FUNDACIONES Y OTRAS MENTIRAS

>> 8/9/10

Cuando en julio de este año defendí que la libertad se conseguía con un poco de ira fue porque cada vez parece más evidente que es necesario que la gente se enfade para que salga a la calle. Y si bien es cierto que no soporto la violencia también es cierto que toda denuncia contiene una parte de ira consustancial. ¿Alguien se imagina que existiese este blog si no estuviésemos llenos de ira contra muchas cosas? Pero creo que merece la pena delimitar y comprender que ira no significa violencia física, por ejemplo, o que para pedirle moderación al personal ya está Mariano Rajoy (y luego dan cumplida cuenta, con sus actos, de lo que ellos entienden por moderación).

Hoy quiero gritar airado contra Su Majestad y su parentela abundante y untadísima, aún a riesgo de que me organicen un sumarísimo. Con el sueldazo generoso de que disfrutan (pagado por todos) como mínimo deberían tolerar la crítica. Se me dirá que el señor es rico, lo cual no es ningún pecado. Y yo responderé primero que en algunas ocasiones sí es un pecado la riqueza. Y añadiré luego que si esa riqueza ha sido almacenada gracias a una situación de privilegio y poder, de regalos y prebendas, y a ocupar un lugar privativo al que se accede por sangre( con ese justo empujoncito franquista), representa un pecado por partida doble. Y si encima la riqueza se ve incrementada año tras año, mes tras mes, día tras día, en este instante en que tantos españoles están pasándolo mal, la cosa es para gritar muy airado y actuar en consecuencia. Aun a riesgo de que, como ya hizo en el año 2004 en Euskadi, me haga la peineta de puro campechano como es (a unos republicanos que le silbaban, parece ser). Fíjense en su mano izquierda...


Veamos. Según Libre.red , a los 8.9 millones de euros anuales que percibe la casa del Rey, deben sumársele los 6 millones de euros que aporta Administraciones Públicas para gastos diversos relacionados con la monarquía (asesores y funcionarios reales). Y a estos 14'9 millones (de euros, claro) debe añadírsele una cantidad indeterminada para el mantenimiento de las residencias reales (según algunas fuentes, unos 18 millones). Pero la suma no ha terminado todavía pues estos millones no incluyen el transporte, ni los coches oficiales, ni el sueldo de los conductores. Ni lo que cuesta el mantenimiento del yate Fortuna (un regalo, por cierto, de los empresarios que, como no llegaban vieron incrementada la suma con esos 400 milllones de pesetas de dinero público que aportó el gobierno balear). Por lo bajo, es decir, sin contar estos regalos, serían pues esos 33 millones de euros que reza el artículo . Con un fácil ejercicio de calculadora observamos que el sueldo diario del Rey es de 90.410 euros, es decir, unos quince millones de las antiguas pesetas diarias. Cierto, cierto, luego él reparte con la familia, no todo es para él. ¿De verdad seguimos pensando que la monarquía nos sale barata?

Pero aunque 33 millones de euros anuales sean una cantidad notable que seguramente ninguno de nosotros oleremos en nuestra vida, se convierten en una cantidad irrisoria si tenemos en cuenta la fortuna que revistas como Forbes le calculan al monarca. A 33 millones anuales, ahorrando todos y cada uno de los céntimos, el Rey hubiese tardado la friolera de 54 años en reunir los 1800 millones que se le atribuyen. Como es evidente que de la asignación anual mucho se ha gastado, como es lógico y natural, cabe preguntarse cómo ha acumulado ese dinero. Dicho de otra manera, cuáles son los negocios del Rey. Recuerdo hace cosa de quince años en que el nombre del amigo del monarca Manuel Prado se vio envuelto por primera vez en asuntos turbios. No pasó nada, o casi nada. Al Rey, al menos, no le pasó nada. Tampoco cuando se relacionó con personajes tan particulares como Ruiz Mateos (que cuando lo de Rumasa reconoció haberle entregado al rey la nada despreciable cantidad de mil millones de las antiguas pesetas) o el empresario ejemplar catalán Javier de la Rosa. O Mario Conde, si se quieren añadir más nombres ilustres a la lista. Se ha hablado mucho de los regalos que ha recibido el Rey. Pero también de cosas enormemente ilegales, como el asunto de los cuadros del marqués de Hernani, tema que, sin pruebas, es mejor obviar. Existe también una bibliografía maldita sobre el tema, como cabe suponer.

Otro de los nombres relacionados con el del Rey es el del empresario y banquero catalán, del Opus por cierto, Luis Valls Taberner. Valls Taberner (su hijo unió el Valls y el Taberner con un guión; así luce Cristina ambos apellidos) ayudó económicamente al entonces príncipe. Visitando su página de la Wiki puede leerse, en el apartado Otros datos, algo relativo a sus aportaciones a Juan Carlos.
Pero según algunos esa cantidad de 1800 millones parece que se queda corta. Alfonso XIII, cuando partió felizmente al exilio, se encontró con una mano delante y otra detrás. Su nieto ha aprendido de la historia. Pero, ¿puede ser aún mayor la cifra de 1800 millones? Poco importa: cuando los cientos de millones se acumulan, se acaban por perder las cuentas. Se habla de regalos secretos, de dinero repartido y escondido gracias a testaferros que hubiesen podido trabajar a nombre del patrón. Yo pienso que ya no viene de aquí: las cifras acaban siempre por ser engañosas. Lo único que no es engañoso son los hechos y me parecen ya bastante claros.

Que la monarquía es un gran y productivo negocio ya nadie lo duda. Pero seguir diciendo que nuestra monarquía es barata equivale a no querer ver la realidad. Se me dirá que un Presidente de la República haría lo mismo. Probablemente. Pero hay diferencias notables, a parte de la elemental de los votos. Por un lado un Presidente electo sería siempre mucho más cuestionado (se evitaría la innegable sacralización de la familia real que todos sufrimos) y por tanto sería vigilado de cerca y no se le ahorrarían críticas a sus desmanes (recuérdese la boda de la hija de Aznar). Por otro lado, existiría una mayor nitidez en la diferenciación de la esfera pública y la esfera privada. Por si todo ello no fuera suficiente y por mucho que cayera en deesmanes el Presidente electo, ni tendríamos que mantener a toda su familia ni la cosa iba a durar tantos años como está durando la broma borbónica. Cuestión de democracia, de limpieza, de alternancia, de libertad, por tanto.

Es por eso que saber que la reciente operación real se ha hecho por la Sanidad Pública mientras la factura por el alquiler de las instalaciones hospitalarias subía a 25000 euros me parece una verdadera tomadura de pelo.

Pero no terminan ahí las tomaduras de pelo. La infanta Cristina se compró hace unos años un chalé valorado en mil millones de pesetas (gastos de mantenimiento y carísimas facturas de protección y vigilancia aparte) en una de las zonas más exclusivas de la ciudad. Imagino lo que costará mantener a su otra hermana o al Príncipe, que por cierto recibió el exclusivo regalo de una residencia privada en el complejo de la Zarzuela con motivo de su boda. No es demagogia: comprendo que el jefe del Estado no puede vivir en un piso en Carabanchel o la Verneda, ni viajar en utilitario. Comprendo que ciertos cargos exigen unas medidas de protección que se resuelven mejor y más económicamente incluso residiendo en un lugar en que la protección sea fácil. Comprendo que existen servidumbres de representación que exigen espacios adecuados y elegantes. Pero de ahí a que la protección, la elegancia, el regalo, se haga extensiva, de por vida, a los familiares directos (¿los indirectos no? ¿seguro?) va un trecho muy largo.

Siento que de un tiempo a esta parte se está asistiendo a un cierto desenmascaramiento de esta familia. Podríamos preguntarnos el motivo pues estas cosas nunca ocurren gratuitamente. Sin voluntad de ser exhaustivo ni cronológico recuerdo ciertos momentos más o menos recientes en que la familia real se ha visto rodeada por la polémica.

Cuando la hermana de la princesa fue contratada por el socialista ayuntamiento de mi ciudad para un cargo absurdo con sueldo millonario juro que se me nubló la vista. Ahí el abuso es de mi ayuntamiento, pero lo cierto es que siempre se aprovechan los mismos y sus familias políticas.

Cuando una revista gamberra fue secuestrada por mostrar a los príncipes en una actitud íntima me pareció fuera de todo sentido. Con lo que cobran deben tolerar las críticas e incluso las bromas inofensivas. De lo contrario la tan pregonada libertad es una falsedad.

Cuando la reina tomó partido claramente y optó por la enseñanza religiosa (en una época en que, recordémoslo, los obispos y el PP montaban manifestaciones en contra de las políticas laicistas del gobierno ZP) o apostó por la teoría creacionista o se manifestó claramente contra el matrimonio homosexual; es decir, cuando la reina nos dijo a todos que ella era seguidora convencida del Partido Popular, servidor hizo extensivo el anuncio al resto de la feliz familia, y les desprecié todavía un poco más. Porque además de todo lo que llevo dicho han decidido romper esa imparcialidad que acaso les otorgaba un mínimo sentido. (Ya Sofía se había cubierto de gloria cuando, años atrás, había manifestado que los últimos años de Franco no fueron una dictadura exactamente y que existía más libertad que la que se reconoce ahora).
Cuando, finalmente, (y aquí el motivo de mi última indignación monárquica, sigan leyendo) recibieron una herencia millonaria hace no mucho, pensé que se confirmaba que eran una familia con suerte. La mitad de la herencia millonaria que recibieron se repartirá entre los príncipes y los nietos reales. Y la otra mitad del dinero otorgado por el millonario Balada deberá ir, por expreso deseo del otorgante, a una fundación de interés general .

Pues bien, ya está decidido. Y es aberrante. Está muy claro qué significa para esta gente interés general. Se ha creado una fundación, llamada Nueva Hesperia, con domicilio en la Zarzuela, que será la que recibirá y gestionará ese dinero. ¿Cuál es el interés general que propone defender esta nueva fundación? Agárrense: el estudio y apoyo a la institución monárquica, tanto en España como en el extranjero, así como su fomento a través de las ciencias y las artes. Sí, para las testas coronadas es frecuente, como ven, lo de confundir interés privado con interés general. Son, así lo siento, despreciables.

Clamemos y gritemos por la República. Luchemos por destronar privilegios indignos. Sólo si nos llenamos de ira, podremos conseguirlo. ¿Ven como la ira es buena? ¿O prefieren ustedes a Sus Majestades?




29 comentaris:

Isabel Martínez Barquero 08 septiembre, 2010  

Sin ira, clamo que es un gran negocio este de ser rey.
Las cuentas claras siempre y aquí, en nuestro país, se sabe poco sobre nuestra monarquía (tema tabú) y no debe ser así.
La verdad es que ahora mismo, tras la lectura de tu artículo, estoy indignadísima. Aunque no me gusta la ira, porque confunde la mente y sólo ve furia, apuesto por la clarificación de todo y por la movilización de las conciencias.
Está visto que el poder corrompe o, si se quiere, se aprovecha estar en él para beneficio propio y esto sí me parece indignante.

Valiente artículo, Ramón.
Como Rafa, me apetece despedirme con: "Salud y república".

RGAlmazán 08 septiembre, 2010  

Ramón has añadido algunas tropelías más a las que ya conocía de esta gente. Es un tema grave, pero se sigue tragando. Tragan el PP y el PSOE y muchos de los nacionalistas nos cuestionan la monarquía.
Y lo que es más grave, tienen blindaje, pues no tienen que justificar nada a nadie, ni tan siquiera al Congreso.
En fin, no son simples privilegios, son abusos que los poderes públicos, conchabados, permiten.
Hay que destaparlo y hacerlo palpable, como tú has hecho.

Salud y República

Montserrat Sala 08 septiembre, 2010  

Es de una valentía inusual, lo que publicas en tu blog de hoy, Ramón. Ya imaginaba cosas así, pero tantas y tan gordas, me han sorpredido e indignado.
Semejantes a este despilfarro de millones, lo són también, los sueldos de los ex ministros, o ex consellers, que les quedan de por vida.
Tienes razón, hasta que no protestemos juntos y salgamos a la calle, no se arreglarán, los principales problemas de la sociedad trajadora.
Felicidades por el artículo. Y salud.

Eastriver 08 septiembre, 2010  

Añado los comentarios que han dejado en mi blog las siguientes amigas:

Isabel Romana:
Me he quedado de piedra leyendo el artículo completo en grito de lobos. Comparto tu indignación. Un abrazo, querido amigo.

emejota:
Taco, taco, taco y mas taco. Ramón ¿Será que nos lo merecemos? Y seguramente más, por no enumerar otros muchos emolumentos vitalicios a costa de los de siempre. No sigo que me cargo más de la cuenta y no debo si quiero permanecer en este lugar, cosa que a veces me planteo. Si no fuera por..... ya sabes. Un abrazo.

mariajesusparadela:
Como dice alguno a quien conocemos, SALUD Y REPÚBLICA.

mariajesusparadela 08 septiembre, 2010  

Eso el tu blog. En éste, me uno a tu grito, hasta enronquecer.
Que se vayan y que aprendan a trabajar. Ya nos han saqueado bastante.

Txema 08 septiembre, 2010  

Fuera de una vez la monarquía franquista. Me uno al grito contra esta pestilencia.

Saludos

Jose Vte. 08 septiembre, 2010  

Valiente artículo Ramón, aunque algunas de las cuestiones que expones ya eran conocidas, todas unidas dan una realidad y una imagen bastante lamentable de la monarquía.

Del rey al igual que de cualquier persona, pública se debería poder opinar, con la única limitación que debería imponer el respeto a la persona y el insulto gratuito.

Anna Jorba Ricart 08 septiembre, 2010  

Lo he leido una vez con detenimiento y tranquilidad....

Siempre he estado al margen de estos temas, pero evidentemente no me gustan las consecuencias de toda esa gente que está sentada,como diría mi padre, en la "poltrona", a costa de ....

y hay tantos butacones ocupados por "chupopteros", en todos los ámbitos politicos, de gobierno, de dirección, de empresa...etc, etc......
¡una verguenza vaya...!

Ramón, has dado tantos datos que lo que ahora siento es un gran enfado y me lo vendré a leer mañana que estaré más descansada...porque ahora estas cifras me marean....como me marea aun más pensar de dónde vienen...

Todo es un teatro...lo malo que a mi me ha tocado una butaca muy incómoda....

Permíteme una frivolidad del tema:
¿y pensar que a mi no me caen mal ni el rey ni la reina?...pero ciertamente son intolerables las cuestiones que planteas...

Concluyo diciendo como Scarlett O’Hara en "lo que el viento se llevó":
"ya pensaré mañana"...

Eastriver 09 septiembre, 2010  

Isabel, es que si gritamos sin ira en realidad no gritamos. No sé cómo explicarme... ¿Te imaginas una Revolución francesa sin ira? Pues eso... No digo que salgamos a darnos tortas, odio la violencia tanto como tú. Pero actualmente hay formas de canalizar la ira que permiten visibilizarla y que ocurran cosas. No me gusta la ira, pero tampoco me gusta que con buenas palabras y para no pelearnos, se nos tape la boca. Si hay que gritar, se grita. Al abuelo de Juan Carlos lo echaron sin violencia. Pero con ira, no podemos olvidar que la monarquía acumulaba mucha ira. Pues ese es mi deseo: que la ira crezca para que pasen cosas.

Rafa, son abusos, exacto. Privilegios convertidos en abusos. Estoy enfadado, muy enfadado. Algunos me dirían, ¿y no se te pasa? Pues no, porque no quiero que se me pase. Quiero seguir enfadado siempre, hasta que se larguen. Si se me pasa contribuiré a que nunca pase nada, y ellos puedan seguir chupando. Un abrazo.

Montserrat, es cierto que es una vergüenza lo de los sueldos que duran y duran y duran en los ex altos cargos. Una gran vergüenza. O lo que ocurre en el Parlamento europeo, que cobran y se marchan. Son indignantes muchas cosas, por eso es bueno que nos enfademos. Que ocurran tantos desastres no implica que digamos que ya, total, entre tanta mierda, no viene de aquí. Sí viene, porque todo contribuye a que tengamos un mundo de listos como el que tenemos. Afortunadamente cada día somos más los que luchamos contra la monarquía. Ya está bien de chupones.

Jordi Pascual Morant 09 septiembre, 2010  

Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el reino de los cielos, desdichados los ricos porque de ellos es el reino de la tierra.

Eastriver 09 septiembre, 2010  

Isabel Romana, es bueno que se sepan ciertas cosas... Pero que quede claro que yo no he hecho ninguna investigación, me he limitado a recoger comentarios que circulan por la red. Lo que es sintomático es que a ninguno nos extraña...

Emejota, tu taco, taco, taco ha sido como un grito que me llega. Sí, tenemos lo que nos merecemos. Pero también tenemos la capacidad de cambiar las cosas. Un abrazo.

María Jesús, tu grito en dual me ha llegado al faro y al grito. Eso, hasta enronquecer. Un abrazo.

Txema, que los califiques de pestilencia me da la idea de comenzar a recoger adjetivos y establecer un diccionario de sinónimos. ¿Qué crees que dirían si supieran la rabia y/o indiferencia que despiertan en algunos? Lees daría exactamente, claro, al menos mientras no supongamos una amenaza. Pero bueno, las monarquías han ido cayendo todas...

Eastriver 09 septiembre, 2010  

Jose, se debería poder opinar, es cierto. Hombre, no hace falta insultar a las personas, en eso estamos de acuerdo, pero al menos sí a los sistemas políticos que esas personas representan... Un abrazo.

Anna, lo de la butaca incómoda supongo que lo dices por tu maldito corsé, haremos una fiesta el día que te lo quiten, que ya iría siendo hora. Pues a mí, desde que me he ido enterando de estas cosillas, no me caben muy bien, la verdad. Ellos juegan a eso, a ganarse a la gente por el corazón, porque en realidad es su única arma, un arma muy valiosa, la mejor de todas, claro. Pero creo que está bien que se nos vaya cayendo la venda. Un beso.

Jordi, te imaginarás que no me valen los reinos del cielo cuando hablamos de estos temas. Pero como te conozco y sé de tu proverbial capacidad irónico-cáustica me río contigo y te digo que sí, que benditos nosotros que en el cielo nadaremos en la abundancia, y nos vamos a reir un huevo de ellos porque claro, en contrapartida, qué eternidad más jodida van a pasar. Una abraçada.

Eastriver 09 septiembre, 2010  

Un comentario de Fackel en mi blog:

"Ramón. Creo que sin madurez de pensamiento y sin ejercicio creativo de la libertad no habrá jamás República. Muchos conciudadanos no aspiran sino a ser súbditos vitalicios. La Monarquía, como la Iglesia, tendría que ser mantenida por quienes crean en ellas."

Isabel Martínez Barquero 09 septiembre, 2010  

Ramón, cuando me refiero a que es precisa la falta de ira es fundamentalmente por abogar por la serenidad de juicio.
Un juicio sin ira analiza, estudia, busca salidas a las situaciones para mejorarlas. Se distancia emocionalmente si quieres, y este distanciamiento permite ser más efectivo y conseguir los propósitos.
La ira calienta demasiado el juicio y, en muchas ocasiones, sólo consigue que seamos menos efectivos.
Y todo esto lo suscribe una que es fundamentalmente apasionada, pero que intenta siempre templarse, porque la experiencia me ha demostrado que enfocar los temas importantes con un cierto desapasionamiento consigue que se resuelvan mejor.

Ni que decir tiene que esta postura no excluye el grito y la indignación intelectual, precisos como motor que mueve la acción.
Besos, amigo, que creo que no me expresé bien a este respecto en mi anterior comentario.

Camino a Gaia 09 septiembre, 2010  

¿Llegaremos a vivir en un país donde seamos personas y no súbditos? Desde luego, no a través de ruegos y de pasividad, la indignación lleva a la exigencia, el sometimiento lleva al ruego.

La monarquía en sí misma es un atentado a la memoria. Cuarenta años de censura y autocensura cultivaron la mentira en el país de los niños perdidos.
El problema no es recordar sin ira, sino hacerlo sin hipocresía.

Los mas beneficiados por la privatización de la soberanía popular, colman de regalos a los que los favorecen. Parásitos que ensalzan a otros parásitos. Hacer multimillonaria a la monarquia es darle con dinero público las mas altas cotas de poder privado. ¿De verdad podemos creer que alguna vez aceptaran de forma voluntaria renunciar a semejante privilegio?

La religión es al individuo, lo que la monarquía es a la política. Reyes y sacerdotes, parásitos de la dignidad y la soberanía. No podemos extrañar que formen tandem para conseguir el sometimiento de las sociedades.

Sonia 09 septiembre, 2010  

Excel.lent, però no pots tenir problemes per dir tot aixó? Això dels quadros pot ser veritat? Estic esfarrifada, no hi ha un pam de net noi

Eastriver 09 septiembre, 2010  

Comentario de Lembranza en El far de Maians:

"Creo que tienen un morro que se lo pisan. Ya sin meterte y si eres monárquica o republicana, creo que deberían dar ejemplo y donar ese dinero, no hace falta que se vaya al extranjero, España tiene muchísimas instituciones sin animo de lucro que necesitan dinero. Un abrazo"

Eastriver 09 septiembre, 2010  

Fackel, lo de la libertad creativa me gusta. Dejemos de ser súbditos para convertirnos en ciudadanos como dice luego Camino. Y que los poderes del estado sean controlados directamente por los ciudadanos.

Isabel, la serenidad está muy bien, pero no para condicionar el enfado sino para ver qué hacemos luego. Quiero decir, yo ahora me molesto, me enfado. Si somos muchos los enfadados nos movilizamos y, si somos más todavía, podremos cambiar las cosas (todo se puede cambiar siempre, si la gente realmente quiere). La serenidad será necesaria después, para construir, eso desde luego. Pero el enfado no puede ser sereno, no lo sé ver así. Bueno, claro, luego hay gente muy bestia, pero yo no hablo de ir a quemar contenedores ni nada de eso, espero que se haya entendido... Un beso.

Camino, es lo mismo que dice Fackel, que se la paguen ellos... Y sí, yo también comparo la monarquía con la religión: lo que las sustenta es un poco lo mismo. Por eso, efectivamente, se sustentan la una en la otra. Un abrazo.

Sònia, no m'espantis dona... Jo sí que penso que hi ha un pam de net, i més d'un pam i tot. Hi ha gent molt honorable, seriosa, afortunadament. Jo en conec moltes de persones senceres. Però és clar, els que més es veuen són els trepes, els que sense manies han lluitat per aconseguir disfrutar d'una posició per a la qual ni tu ni jo lluitarem, amb mentides si fa falta... Un petó.

Ya, Lembranza, tampoco tengo claro que el dinero de la fundación se vaya todo fuera. Pero me da igual: entre que se vaya fuera o que se lo queden ellos, francamente, ¿¿¿dónde está la diferencia??? Un beso.

Antonio 09 septiembre, 2010  

Enhorabuena, Ramón, has levantado la polvareda de las ideas, el tropel de argumentos que se han ido colocando, el sentido crítico al sistema, la búsqueda de la razón política justa.

Los majestades han sido llamados siempre soberanos y eso es incompatible con un sistema demócrata donde el soberano es el pueblo… ¿Dónde está pues el soberano, en el rey o en el pueblo? ¿Y si el rey no es soberano, en contra de su propia justificación histórica, para qué narices se quiere? ¿No es más lógico contar con un representante del pueblo soberano, que lo vaya decidiendo con las elecciones, en función de cómo ha ejercido el cargo?

No voy a pensar en los atropellos, en el enriquecimiento malévolo, en la utilización del sistema en beneficio propio, en la alianza entre el gran capital y el papa rey, o entre la iglesia tradicionalmente monárquica y aliada para sostener un sistema beneficioso para ambas partes, no… no lo voy a hacer, ya se ha comentado y poco hay que añadir.

Pero, como demócrata, entiendo que la esencia de la democracia está en el reconocimiento de la soberanía popular y, como ya he dicho, eso es incompatible con la monarquía. Es más, si se estima que debe haber un presidente de la República o un Jefe de Estado, habrá que llenarlo de contenido para que sea operativo y beneficioso para la sociedad. En este caso, tal vez, ese beneficio que se transmitió al pueblo, era solo el que neutralizaba y controlaba a las fuerzas tardofranquistas, cuando eso era solo un señuelo… ¡Si no hubiera sido por el rey habría otra guerra civil y el franquismo no habría muerto, por lo que le debemos estar muy agradecidos! Falso, rotundamente falso. En ese momento él fue el salvador del franquismo al permitir su perpetuación en las esferas del poder mediante la reconversión a demócrata que, parece, lideró… todos le siguieron, cambiaron la piel de lobo, con perdón para el lobo, por la de cordero, pero en el fondo todos estaban en el barco, junto al timón, al pie del mismo cañón que disparó antes contra el pueblo.

Por tanto, cada día estoy más convencido de que es necesaria una república para elegir y mantener a un solo presidente, sin familia y adláteres cortesanos, revisable y reelegible según su trabajo, según se ajuste al desempeño de la actividad que el pueblo delegue en él.

No hablo con ira, a mis sesenta años próximos, la irá la dejé atrás. Es una cuestión de salud mental de la madurez o tercera edad. Ahora, como antes pero más sosegado, busco la razón y ello me lleva al lado de la república, aunque seguramente no la verá. Lo demás ya lo has dicho tú…Eso sí, yo siempre preferí ser pueblo soberano y no súbdito… Los estados son el resultado de la alianza de los pueblos soberanos y no la imposición de los dueños del poder y de la economía.

Un abrazo

Ciberculturalia 10 septiembre, 2010  

Importante entrada, querido Ramón. De lo que cuenta algunas cosas sabía, otras me las has descubierto.

Es una muestra más, pero ésta aún más lacerante, del abuso de poder.

Entiendo que digas que no quieres que se te pase la ira y el enfado porque si fuera así dejarías de gritar.

La historia oscura y fraudulente de la fortuna real es conocida pero hay todo un tupido velo respecto a ella y los medios, tan animosos en dar a conocer cualquier "escándalo, en este caso sin embargo guardan una silenciosa complicidad.

Sigamos defendiendo la República.

Un beso

Stalker 10 septiembre, 2010  

Espeluznante, no sé qué decir...

agradezco los apabullantes datos que nos ofreces. Tenía una idea aproximada de las cifras, pero al verlas así, contantes y sonantes...

Hay que quitarse este lastre ya, no se puede seguir así. Y lo peor es cuando la monarquía muestra su "rostro solidario"... La única solidaridad posible es que abdicaran...

salud

Camino a Gaia 10 septiembre, 2010  

Me parecen indignante la opinión de la reina sobre que al final del franquismo había bastante libertad. Sería bueno puntualizar algunas cosas sobre este concepto. La libertad no es una aparecida que un día se encuentra por la calle, después de un genocidio de republicanos, cuarenta años de represión y una alienación ideológica sistemáticas, en buena parte llevado a cabo por la iglesia, para conseguir individuos que vivan en el temor de Dios y el temor de la dictadura. La libertad de la que habla la reina, SU graciosa libertad para ser influyente y multimillonaria, SU libertad para transmitir a SU descendencia un poder no representativo y unos privilegios que pueden usarse para hacer ostentación de la propia impunidad. Una libertad fruto del exterminio de los defensores de la libertad, fruto de 40 años sin libertad de expresión, de 40 años sin libertad de prensa y 40 años sin libertad de educación, no es sino esclavitud consentida. Para al final obtener una democracia tutelada por un poder no representativo, traída de la mano de otro miedo, el miedo a los poderes fácticos incrustados en el poder económico y judicial.
Quizá, querido Ramón, la libertad de la que habla la reina sea la percepción de quienes habían de heredar el botín de la dictadura, un pueblo con la rabia y la indignación convenientemente extirpada.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 10 septiembre, 2010  

...y sin embargo, es la persona y la institución mejor valorada en España. ¡Lo tenemos claro!
Leo estos días "Rojo y Negro" de Stendhal. Recomiendo el capítulo XVIII : "el rey en Verrieres", en el que, entre otras cosas, se explica (o no ) la fascinación del pueblo por la pompa y el boato de la monarquía. ¿recordais alguna de las últimas bodas reales? ¡Y cualquier visita pública que estos tipos hacen?

¡Salud y República!

Eastriver 10 septiembre, 2010  

Antonio, me encanta que definas lo que yo llamo ira como salud mental... supongo que es cierto. Me gusta también esa apuesta por un Jefe de Estado con un verdadero papel... cuando dices lo de llenarlo de contenido. En Italia tienen un presidente de la República sin papel, como un rey que les dura cinco años... ¿para qué lo tienen? ¿No puede hacer esas tareas de representación el propio presidente del gobierno o jefe del ejecutivo? (Aunque sea Berlus, bufff). Quiero decir, yo creo que con uno podría pasarse bien. En Francia, por ejemplo, tienen el poder repartido entre el presidente y el jefe de gobierno, me cuesta entender eso, con las cohabitaciones cada poco... en fin. Pero en cualquier caso es eso mejor que una familia que crece y crece, que jamás se los escogió y que tienen ese halo de inmunidad que les dura toda la vida. Yo aceptaría encantado a Juan Carlos si cada cuatro o cinco años debiera revalidar su cargo. El tema no es la persona sino la institución. Un abrazo.

Ciberculturalia, me molesta sobre todo ese tupido velo, que sean inmunes, que puedan hacer lo que quieran y que las leyes que nos afectan a todos a ellos no. Bueno, me molesta eso y tantísimas otras cosas. Un abrazo.

Stalker, pues sí, esa solidaridad de que se largaran nos vendría de perlas... Juegan con el corazón, y lo hacen francamente bien (bueno, ya no tengo tan claro que Leticia lo haga tan bien como los otros... diría que me da exactamente igual pero no es del todo cierto: cuanto peor lo hagan menos van a durar). Un abrazo

Eastriver 10 septiembre, 2010  

Camino, no puedo decir más tras tus palabras. Es cierto que para mí aquellas reales palabras de su primer libro relativas a la calidad de la dictadura franquista de sus últimos años, aunque pasaron en su día muy desapercibidas, me revolvieron el estómago. Fueron como un aviso de lo que iba a suceder años después, con la nueva tanda. Un primer intento de quitarse la careta. Un abrazo.

MJ, es cierto que continúan siendo muy bien valorados en España, ya lo sé. Caen simpáticos, son muy sencillos, etc. Es a lo que juegan, al juego de la lágrima y la emoción. Y luego están tan hiperprotegidos, son tan incriticables, que qué quieres... Pero bueno, todo cambia en esta vida y también en relación a ellos comienza a percibirse una cierta modificación de tendencias. Un abrazo.

Javier 11 septiembre, 2010  

Compartiendo la idea de que ser rico no es pecado, entre otras cosas porque el concepto en sí mismo debe restringirse al ámbito de la religión -que mejor haríamos en reducirla a lo privado-, y a riesgo de que los creyentes sí lo consideren como tal, desde mi panateísmo diré que ser rico debería estar tipificado como delito.

Resulta inmoral, incluso en este mundo absolutamente hedonista, que alguien, por mor de su "esfuerzo", disfrute de una situación de privilegio respecto al resto, y me da igual si se llama "rey" o "sota de bastos". La competitividad que propugna el supercapitalismo produce consecuencias catastróficas en todo el planeta. Es inmoral y carente de justicia que unos pocos acaparen todos los recursos y exploten la pobreza en beneficio propio. Es inmoral el beneficio económico. Es inmoral la propia economía. Y la Humanidad entera es culpable porque -al igual que los esclavos en Roma no cuestionaban la esclavitud por más que desearan la libertad- nadie, ni siquiera el más tonto de los pobres, desespera de ser rico algún día.

Mientras tengamos dinero tendremos miseria.

Un abrazo.

m.eugènia creus-piqué 11 septiembre, 2010  

Había oído algo de todo eso pero no sabía que fuera tan gordo el asunto, pues estamos arreglados, esperemos que la monarquía termine con Juan Carlos, un beso.

Eastriver 12 septiembre, 2010  

Javier, tienes buena parte de razón... y dejemos efectivamente los pecados para los curas.

Eugènia, que ilusión verte por aquí, estimada amiga. Y en cualquier caso me gustaría esperar que la monarquía se acabara antes que don Juan Carlos, que ya he dicho que no soy violento y no le deseo mal a nadie. Que viva muchos años incluso en Madrid, si quiere, que yo no soy de expulsar a nadie. Pero que viva en una casita, que pasta tiene para comprarlas, pero qu a partir de ahora se pague él solito todos los gastos, que ya ha acumulado demasiado. Un petó molt fort.

Anónimo,  17 abril, 2016  

sólo hay que ver los lobos depredadores que salvajemente muerden aquello que no es su pensamiento to, emponzoñando todo con la teta que mamaron desde su infancia

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP