AMY

>> 7/8/11

La vida me parece un plató de televisión.

Hace poco vi una fotografía de una cueva muy profunda. Pertenecía, creo, que a National Geographic pero no puedo confirmarlo. Sí sé que era la foto de una cueva auténtica, nunca hasta ese momento fotografiada. Se veía una enorme sala interrumpida por columnas de roca, decorada con estalactitas y con un enorme lago al fondo, perdiéndose en el infinito oscuro. A mí se me antojó falsa. Se me antojó un decorado, un plató televisivo. Las rocas me parecieron de cartón piedra, las estalactitas prefabricadas con algún tipo de gel sintético, las pequeñas piedrecitas negruzcas del suelo, porexpán oscurecido, y así todo ello un mejunje de resinas, polietilenos y policloruros. Si me fijaba bien en la foto, auténtica aunque yo no lo sabía, hasta era capaz de verle las costuras al decorado. Acabó por parecerme un recuerdo de la subasta del Un, dos, tres.

Cuando supe que no, que aquello era verdadero, pensé que mientras algunas cosas educan nuestro gusto y nuestra sensibilidad, otras (pienso en la tele, en los medios) consiguen justo lo contrario. Convertirnos en unos descreídos y hacer que lo que es único se convierta en icono del mundo pop. No nos extrañe: desde que una lata de sopa se convirtió en arte, ya todo es posible en este mundo loco.

Recuerdo, al hilo de lo que digo, la polémica que aún colea respecto a si el hombre llegó o no llegó realmente a la luna. Me llegan ocasionales mails tratando de demostrar que fue una burda mentira, un decorado también. Banderas que ondean sin viento, extrañas marcas en el suelo de cartón, cámaras de tele reflejadas en el casco de los astronautas. Todos sabemos a qué me refiero. Pero lo peor de todo, seguramente lo más triste, es que si el hombre llegó a la luna, la luna verdadera nos parece casi una mala escenografía. Y si el hombre finalmente no llegó, la luna verdadera será, con certeza, un calco de la luna falsa que nos presentaron.

Es por eso que, en este mundo de la imagen, se nos hace cada vez más necesario convertirnos en caminantes, en paseantes, en flaneurs , no porque lo que vayamos a conocer pueda suponer una sorpresa, sino porque solamente viéndolo con nuestros propios ojos, sin cámaras y sin mediaciones, podemos descubrir en el mundo un atisbo de emoción que de otra forma ya no existe. La autenticidad, más que nunca, pasa por la mirada directa, intransferible, personal. La otra, la mediatizada, está definitivamente prostituida.
Esto no afecta solamente a las imágenes. También afecta a lo que creemos y lo que no. A la verdad de lo que nos cuentan. (Sí, ya sé, muchos insisten en que la verdad no existe, en todos esos discursos de la verdad relativa. De esta manera pueden continuar falseando verdades, manipulándolas, convirtiéndolas en material fungible.)

La muerte de Amy Winhouse me pilló de sorpresa, y ahora contaré la razón. No sentía ni simpatía ni antipatía por la muchacha. Su música no me dice nada, ni tampoco su voz. Respeto su trabajo y respeto a quienes dicen que era buena. Pero no quiero hablar de su arte. Quiero hablar de su imagen. Porque nunca me la creí. Siempre pensé que Amy era un producto. Un producto de marketing tan estudiado como los lipdubs que hacían Milli Vanilli (¿alguien recuerda a esos dos negritos que hacían play back y se hicieron tan famosos?). Algo tan falso como las proclamas a favor de la virginidad que hacía esa tonta insoportable que se llama Britney nosequé.

Siempre pensé que Amy era un producto. Que seguramente fumaba porros y se metía alguna raya, pero que exageraba ese malditismo. Había que parecerse a todos los muertos, a Kurt, a Janis, a Elvis. Había que mentir, exagerar, para convertirse en producto y poder vender. Pero tenía que haberme dado cuenta de que esta historia, por lo menos ésta, no era una invención.

Debería haberlo sospechado cuando comencé a ver a Amy acompañada de su padre en una buena cantidad de fotos. Una roquera no es una folclórica. Tanto padre debería haberme hecho sospechar. Porque Mitch, el padre, aparecía en muchas de esas fotos acompañando a su hija, llevándole la bolsa en alguno de los ingresos de la joven, agarrándola de la mano para sortear los insoportables fotógrafos, protegiéndola en suma. Sí, tanto padre en tanta foto debería haberme hecho saber que ahí había un padre ocupándose de su hija verdaderamente enferma.

La tele me ha vuelto un desconfiado. Pero a pesar de tanta impostura la vida sigue su curso, con sus triunfos y sus miserias.

(Para esta entrada estival de Grito, que más que grito es un susurro seguramente sin mucho sentido, he preferido no centrarme en indignados ni en asuntos políticos, sino descender al terreno de las pequeñas certezas familiares y afectivas que generalmente suelen tener mayor grandeza. Acabad de disfrutar el agosto.)

24 comentaris:

Desclasado 07 agosto, 2011  

Al final has dejado mensaje y claro: nos manipulan la realidad como quieren. Ni entrada superficial veraniega ni na, has dejado mensaje.
Y estoy totalmente de acuerdo.

ESTEVE 07 agosto, 2011  

titeres de la sociedad, ni mas ni menos.
saludos

Camino a Gaia 07 agosto, 2011  

Tanto cuestionar la realidad parece un canto a la negación: esto no puede estar pasando, lo que consecuentemente y según toda lógica puede pasar, no pasará. En poco mas de dos años hemos pasado del paraíso al infierno y Amy puede resultar una metáfora del fracaso del éxito, de la pérdida del escaparate, de esa verdad que en cierto modo queremos relativizar, para hacerla menos dura, para no sentir el vacío del precipicio.

Isabel Martínez Barquero 07 agosto, 2011  

Opino como Desclasado, que hay mucha tela que cortar en esta entrada.
En una sociedad tan mediatizada por la imagen de cara al exterior, que hasta los ciudadanos anónimos buscan las poses más idóneas a sus fines para aparecer en las redes sociales, la autenticidad que abogas, esa autenticidad del cara a cara es el mejor termómetro, el que nos mide la valía de las personas.
Un beso, Ramon, y disfruta las vacaciones merecidas.

Ataúlfa Braun 08 agosto, 2011  

La sociedad toda se está convirtiendo en un producto y si no te gusta, pues eso, hacia la exclusión. Tanta imagen simula una suerte de espejo en el que podemos quedar atrapados y así no ver con nuestros propios ojos "lo auténtico". Como bien dices, para encontrar el rasgo de algo hemos de verlo y percibirlo nosotros mismos. Jaja, cuidado con las trampas de eso que llaman realidad.
Enjoy your holidays!!
Besos!

Carlos Galeon 08 agosto, 2011  

Laa ciencia y la tecnología tienen dos caras en una sociedad como la nuestra. La positiva, que es el avance que representan como tal para los ciudadanos (en el caso de la televisión que has puesto, imágenes de noticias, documentales, deportes, hechos importantes, etc.) directamente transmitidos y visibles, y la negativa: la utilización como medio de consumo, como forma de alienación de las masas abotargando su pensamiento, y como forma de manipulación de las noticias al servicio de un determinado poder o una clase social, partido político, o llamémosle como queramos.
Esto que ocurre con la televisión ocurre en todos los campos de la tecnología y la ciencia, pues aun no siendo algo intrínseco a ellos sí que lo es al sistema social en que vivimos, que tiende a convertir todo en un algo comercial, y por tanto con un valor económico que produce beneficios y que está por encima del mismo bien.
Saludos, y un abrazo.

LaLy 08 agosto, 2011  

Hola, lei con atenciòn y estoy de acuerdo, pero llamarìa ascenso al terreno de nuestra vida cotidiana.

Me gustò tu espacio!

Saludos.

LaLy

Eastriver 09 agosto, 2011  

Descla, lo peor no es la manipulación sino que somos tan desconfiados que hasta lo que es verdad nos parece pura apariencia. Un abrazo.

Esteve, sí, encima eso, títeres, muñecos. Me da pena Amy, me dan pena los que no han sabido ser felices. Pero en su sufrimiento igual podemos encontrar algún tipo de enseñanza.

Amy como metáfora... me gusta eso, Camino. Puede tener algún sentido. Sí, estos muertos mayoritariamente jóvenes que nos asaltan son un poco eso, metáforas del tiempo y metáforas de nuestra propia condición.

Isabel si en mi entrada hay tela que cortar, ya no te digo en tu comentario, tan acerado. Te doy la razón, la verdad. Aunque ese es un asunto muy delicado, jajaja. Un besazo.

Ata, prefiero las trampas de la realidad, que en realidad más que trampas son puntos de vista, que la mediación interesada de los medios, la prostitución exaltada, la violencia situacional, el convertir un rayito de realidad cálida en un show de mierda. Sé que estás de acuerdo en esto. Con esto que hacen no solamente las teles, sino también la prensa y la literatura. Un besito, y que sepas, nena, que te hicimos caso y nos fuimos a las Tates, a las dos. Turner me provocó algunas ulceraciones visuales, jajajaja, pero te juro que te lo perdono porque aunque no sea mi pintor, vale la pena contemplarlo en grande. Mira, ves, en eso también estamos de acuerdo, los pintores buenos nos cuentan la verdad, aunque sea su verdad, y por tanto por eso los salvo a todos (a todos menos a Andy Warhol, pero bueno, aclaración innecesaria, porque dije a todos los pintores buenos y ese ni siquiera es pintor malo). Petonarros.

Sí, sí, Carlos, que lo resumes genial, es eso... En el fondo son los mercados, ahí está la raíz de la trampa. Te mando un abrazo, porque siempre es saludable y necesario saber que no es uno solo quien está mirando hacia la misma dirección.

Laly, gracias por asomarte aquí. Espero que no sea esta la última vez que también tú asciendas a este pedazo de vida cotidiana.Un abrazo.

S.A.D.E.FILIAL VILLA MARIA 09 agosto, 2011  

Un post extraordinario que nos concientiza plenamente. Un placer leerte y seguirte.
Saludos cordiales de la Sociedad Argentina de Escritores Filial Villa María-Córdoba.

Josep 09 agosto, 2011  

Os vais a reir mucho si os confieso que la primera vez que eschuche algo de ella fue cuando murió?
Pero bueno, como el tema de Ramon tanto da si es ella u otro. Eschuche los dias de su muerte que "En ese momento, decía abiertamente: "Necesito tener problemas para sentir mi fuerza creativa". bien pues si la sociedad hace virguerias para convertirla en un producto, y si no gusta pues a por otro. Pero claro el mensaje queda.
Esta joven ha muerto. pero el torero que atropello,no y yo he escuchado voces que tanto a la familia como a la televisión les hubieses vendo bien lo contrario de lo que ha sucedido. es trampa, es mercado...

Maria H. Sanchez 15 agosto, 2011  

tenia mucho que decir, pero josep lo ha dicho todo. asique ahi queda. voy a seguir cotilleando shhh

romi 15 agosto, 2011  

Muy buen pot, pase por acá visitando a Leo y vi el tuyo, te dejo muchos saludos

Antonio 18 agosto, 2011  

En buen dilema entramos, amigo Ramón. Eso de la verdad, la falsa verdad, la verdad percibida, relativa, etc…. Nuestros sentidos siempre fueron los garantes de la percepción. Nuestro cerebro y la capacidad cognitva los obreros que la fraguan. Pero hay un elemento descorazonador. Es cuando fraguamos nuestra opinión desde uno de los sentidos, la vista o el oído, sin llegar más lejos, sin considerar distintas perspectivas, forzando el juicio a sacar opinión sin base perceptiva adecuada. Entonces acabamos entregados a lo que nos dicen, a lo que nos muestra la TV, y aceptamos eso como bueno, aceptamos lo fácil, lo menso agobiante pues pensar crea dudas y las dudas desasosiego, pero la realidad es otra…
Nos falta el espíritu crítico responsable, el deber de individualizar nuestra opinión para ofrecer otra perspectiva diferente que enriquezca la verdad final, si es que hay una verdad final, puesto que la verdad suele ser un elemento de tránsito en el camino de la vida…
Amigo Ramón, nuestro gran reto sigue siendo fraguar nuestra verdad para ser coherente con nosotros mismos, con la propia percepción de la vida desde la apertura de mente, pero con el libre ejercicio del discernimiento. Tal vez, así, dejemos de ser mediocres para pasar a ser algo más idealistas y coherentes.
Un abrazo

Isabel 21 agosto, 2011  

Lo de Amy ha sido una muerte anunciada. Me gusta mucho tu entrada, dice mucho de lo que realmente somos: Titeres.
Un beso

eMiLiA 22 agosto, 2011  

Me gustó mucho esta entrada.
Días atrás le estuve dando vueltas a la frase de que vivimos en un decorado. Y creo que es más que una frase hecha.

Gracias por tu saludo de cumpleaños.

:)

Un abrazo.

eva-escort madrid 26 agosto, 2011  

Somos lo que los de arriba y no me refiero a dios sino a los que nos gobiernan quieren que seamos, seres que creen que son libres pero en realidad son esclavos para ellos. Nos manipulan, nos meten por los ojos programas de mierda que nos distraen la atención de lo que realmente deberíamos ver. Pero esto esta cambiando, no se si gracias a la red o que la gente ya no tiene vergüenza de decir todas las verdades de las buenas.

Jorge Ampuero 27 agosto, 2011  

La sociedad de consumo tiene cuerpo pero no alma, pero Amy siempre será amada por los que tenemos alma.

Saludos :)

RECOMENZAR 27 agosto, 2011  

Muy interesante tu blog Te encontré en mi camino Que tengas un great sabado

Sergio 30 agosto, 2011  

No me tengo por desconfiado pero tampoco por ingenuo, desde luego la tele ya apenas la veo, sencillamente porque no me la creo.

Beatriz Salas 02 septiembre, 2011  

Plas,plas, plas.
Sereno, contundente, auténtico! Así te noto yo.
Gracias de nuevo.
Un abrazo sevillano.

Pd: A mi me pasó igual que a ti con Amy... al final resultó que era verdad!

María del Carmen 04 septiembre, 2011  

Somos piezas de un gran engranaje que a veces nos utilizan... y a otras nos dejamos utilizar.

Es obvio que es un gran sistema pero esta en uno desenchufarse anuque sea por momentos.

Muy buen post y reflexivo que invita a Que la brisa sople a tu favor.
Que la nube se corra ante tu paso.
Que el sol acaricie tu alma.
Que el día a día sea mejor.
Que puedas ser haciendo.
Dejo mi huella en paz
Junto a un cariño
E invito a pasar por mis blogs
Y retirar los premios y detalles dejados en ellos.

Marita García
www.panconsusurros.blogspot.comdebate.

ana maría parente,  05 febrero, 2012  

Y.....luego de lo de NEIL AMSTRONG nos pueden hacer creer CUALQUIER COSA.
Como dice M del CARMEN ,lo real es la belleza del mundo ,el sol alumbràndonos ,el mar rugiendo en la orilla ,la variedad de seres existentes.
TANTA BELLEZA REAL ,estamos llenos de realidad.
Recuerdo esa trasmisión de la bota de NEIL AMSTRONG pisando el suelo regado de bolitas de tergopol.....

Eva Magallanes 08 abril, 2012  

Buen post, claramente hoy la imagen y los discursos de los Medios arman al poder ( al fáctico y al no fáctico, aquel que crea que allí está la verdad o la realidad, está condenado aunque no sepamos donde están... pero allí no. Y la condena es la mantención del sistema. Tal como lo percibes en la presencia del padre de Amy, siento, sólo los afectos entrañables pueden salvarnos y agruparnos identitariamente en la manada, lejos muy lejos de la tele y de las palabras mediadas por el poder de turno. Ser más Lobos y Lobas.
Un fraterno abrazo!

ecos de ubeda 14 junio, 2012  

no se como decir que me parecen tus escritos muy informativos o documentados seria la palabra

Publicar un comentario en la entrada

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP