¿Somos imbéciles… o quieren hacernos?

>> 15/3/11


Últimamente ando disperso, o mejor dicho, algo confuso y preocupado por planteamientos que, posiblemente, no encajan en el interés popular que se viene observando, pero que no dejan de tener su tendencia clarificadora. Creo que, en gran medida, estamos perdiendo el norte.

Andamos en un mundo convulso, cargado de dudas, de interrogantes, de inseguridad y cuestionamientos de los principios y valores que deben regir una sociedad justa y equilibrada, donde el ser humano tome protagonismo y se busque el desarrollo de todos y cada uno de los integrantes de esta sociedad, con la intención de establecer sinergias, convergencias, que permitan el desarrollo del colectivo social desde la suma y no desde la división y la resta.

Esta crisis nos está volviendo locos o, al menos, nos descentra en los planteamientos racionales para analizarla. Curiosamente, los sujetos que la provocaron están saliendo indemnes de ella y han conseguido, o están en ello, centrar e imputar las responsabilidades de la misma en los políticos y en el cuestionamiento del propio sistema representativo de la democracia.

En este medio aberrante todo se compra y se vende, pero es responsable del acto tanto el que compra como el que vende. El mercantilismo ha llegado a todas partes y donde no se llega con la compra de voluntades por intereses espurios, se llega con el chantaje, hasta conseguir la sumisión. Miedo me da eso de: “O me sigues o te hundo”. Los políticos o caen en ese juego o ya van predispuestos a jugarlo.

Lo cierto es que se están enfrentando dos formas o ideas de organización y dependencia de las políticas económicas, de cómo se reparte el PIB, de dónde van las plusvalías del trabajo y la inversión, de cómo se canaliza el esfuerzo humano y hacía donde se enfocan los beneficios de ese esfuerzo.

Es verdad que la democracia implica la elección de los representantes del pueblo, del votante en el ejercicio de su soberanía. Mientras tengamos la opción de votar, de elegir a quien nos gobierne, estaremos en disposición de reconducir la situación hacia el lugar que más nos interese. Pero no servirá de nada si ese gobernante elegido por sufragio, en el que delegamos el poder de gestionar los intereses comunes de la sociedad, no tiene la capacidad de orientar las políticas adecuadas para la gestión de un Estado fuerte y solidario, donde priven los intereses de la mayoría sobre los de una pandilla de avariciosos sujetos que solo pretenden el beneficio personal. Si el gobernante, al final, tiene que someterse a intereses del mercado global, estamos perdidos.

Es sorprendente ver como, en una situación como la actual, se incrementa el número de multimillonarios y crecen los capitales, incluido nuestro paisano de Zara, mientras la pobreza avanza, como un caballo apocalíptico, entre las clases menos favorecidas. Y esto, amigos lectores, bajo mi opinión, solo es posible desde la idiotización de la ciudadanía; es decir, hacernos imbéciles, entendiendo por tales: “Alelados, escasos de razón”; o lo que es lo mismo, desvestirnos del espíritu crítico que debe acompañar a todo ser humano racional, dotado de razón o facultad de discurrir.

Nuestra razón ha sido manipulada, reorientada y dirigida hacia los objetivos que les interesa a los sujetos que andan defendiendo el neoliberalismo y el mercantilismo, el llamado mercado libre, como si ello fuera una filosofía de vida basada en principios y valores humanos, cuando de lo que se trata es de intereses comerciales, engañifas y falacias que nos quieren presentar el progreso desde el TENER y no desde el SER propio de una visión humanista de la vida.

No creo que hayamos sido creados o desarrollados, dada nuestra inteligencia, para depredar el entorno, para consumir bárbaramente y agotar los recursos naturales, para aislarnos de la propia naturaleza y convertirnos en los enemigos principales del equilibrio ecológico. Por mucho que nos hayan dicho, en las religiones o en las culturas dominantes, que somos los reyes del universo, creados a semejanza del propio dios, y que todo está para servirnos y nos pertenece como seres superiores, es de idiota o imbécil no pensar, entender y gestionar el propio funcionamiento de la vida y de su equilibrio sostenible.

Somos miopes, solo vemos a corto plazo. Puede que el egoísmo sea el motor de esa miopía, pero un buen egoísta, inteligente y racional, velando por sus propios intereses, se plantearía la dotación y conservación de recursos a medio y largo plazo. Hasta un egoísta bien orientado sería conservador de la naturaleza y mejor gestor de recursos por el bien de su supervivencia. Entonces, tal vez, deberíamos hablar de un nuevo concepto: El egoísmo solidario como especie… “Lo que me va bien a mí te va bien a ti y viceversa”.

La codicia y la avaricia de unos pocos, que entendieron el poder desde el control de los recursos y desde la posibilidad de crear necesidades a la gente para potenciar su comercio y el consumo, atrapándoles en un sistema consumista y, por consiguiente, esclavista para poder satisfacer las necesidades creadas, son la verdadera causa de la crisis. Podrán achacarle a Zapatero, a Camps, a Perico de los palotes, su mala gestión; podrán intentar salir indemnes de la crisis, pero solo con un momento de justo razonamiento se desmonta el tinglado. El político, el mal político, anda a la gresca, haciéndoles el juego, denostando el arte de la política, confrontando desde lo malo a lo menos malo, en lugar de desde lo bueno a lo más bueno, difamando al adversario y creando desafectos y añorantes de tiempos pretéritos donde no había nada que pensar porque ya te lo daban todo hecho, pensado e impuesto.

Tiramos piedras contra nuestro propio tejado, que anda deteriorado, sí; pero nuestro objetivo debería ser repararlo y tirar las piedras al tejado de enfrente, al de los que intentan engañarnos e imponer sus modelos en beneficio propio. Esos solo nos dejaran para comer las migajas que caigan de sus repletas mesas y siempre que les sirvamos a sus intereses. Reparemos el tejado, exijamos lealtad, honradez y ética a nuestros políticos, pero no olvidemos que los que los compran, los chantajean y someten son los causantes de la crisis. Esos andan el tejado de enfrente.

Es muy habitual recibir correos electrónicos alusivos a la corrupción, a los grandes sueldos de los políticos, a su degeneración y mala gestión. No seré yo quien defienda conductas impresentables, cuando no delictivas, no; es el deber de todo ciudadano pedir limpieza, honradez y claridad en la gestión pública. Pero no me vengan con la idea de que una empresa, por el hecho de ser privada, tiene patente de corso para hacer de su capa un sayo, para dilapidar el dinero o gestionar a su antojo, sin considerar, como es el caso de la banca y el colectivo empresarial, una justa distribución de beneficios.

Sueldos millonarios de banqueros, jubilaciones de escándalo (inmensamente mayores que los expresidentes del gobierno), contratos blindados y un largo etc, de actuaciones impresentables… Nadie habla de eso. Nadie refiere que la crisis la provocó el sistema financiero y la especulación, nadie exige responsabilidades a esa estirpe, a ese colectivo entre la sombra y el anonimato que mueve, con la fuerza del capital y sus agencias, los hilos de la economía mundial. Mientras, ellos, siguen inflando sus arcas. Nadie demanda que dejen de usar el poder económico para comprar y/o chantajear mafiosamente a los poderes democráticos.

Los medios de comunicación, al amparo y exigencia de sus dueños, manipulan y desorientan, centra su artillería sobre determinados frentes, a veces menores, para eximir a los verdaderos responsables, con sus maniobras de distracción. Cada vez que uno ve un debate entre periodistas, políticos y demás elementos afines, se observa la clara tendencia, monolítica, de argumentos enquistados, resistentes a la lógica, que pretenden convencernos de posturas irracionales en defensa de sus amos.

¿Un periodista puede ser tan imbécil de no darse cuenta de dónde está la verdadera raíz del problema? ¿Cómo es posible que quieran hacernos comulgar con ruedas de molino? Solo es posible si sigue consignas. Y es que, sus argumentos, esa especie de desvío de atención, pretenden hacernos caer en la trampa; la trampa de idiotizarnos, de hacernos imbéciles, para que usemos sus premisas en lugar de las propias, las que, desde el uso de razón que deberíamos tener, nos llevaran a un análisis justo y equilibrado de la situación distinto al que ellos hacen, centrando la culpabilidad, mayoritariamente, en los que andan entre bastidores. Por suerte aún quedan algunos, entre políticos, periodistas, intelectuales, etc. que ponen luz y claridad en el camino, que nos ayudan a entender lo que pasa.

Por tanto, la televisión, en este caso las privadas, andan a la gresca defendiendo sus parcelas, carentes de ética y al socaire de los puros beneficios del marketing comercial que otorga la mayor audiencia. No le pida ética al dinero y al beneficio, ambos forman parte del juego del codicioso, que se pasa la ética por el forro. Los Berlusconi y Cia. compran medios y los usan, para eso son suyos…Unos con programas de idiotas insultantes de voz en grito, sobre jesulines, belenes, grandes hermanos y demás; otros con debates ofensivos a la verdadera dialéctica humana, al intento de entendimiento mediante el diálogo y el intercambio respetuoso de ideas con objetivo constructivo, sin obviar cadenas, teóricamente de economía, donde el insulto y la descalificación se cultiva hasta en los SMS. Se meten en nuestra casa sutilmente y cuando te das cuenta te andan comiendo el coco o ya te lo han comido.

Pues bien, considerando que el tema da para escribir páginas y páginas, debemos concluir y dejar claro, al menos bajo mi opinión, que la guerra, o conflicto, está entre un Estado fuerte y democrático (entiéndase por Estado a todos los organismos integrantes de la administración pública, tanto central como autonómica y local, y sus poderes legislativo, judicial y ejecutivo), capaz de defender a sus ciudadanos y de hacer una justa distribución de la renta y del crecimiento sostenido y sostenible, de garantizar unos derechos elementales que permitan la supervivencia, sin quebranto y con solvencia, de todo el conjunto de la sociedad, de poner coto y ley a los especuladores y de controlar los movimientos del capital, en ese juego perverso de la ingeniería financiera, que rompe la esencia de los valores humanos anteponiendo el interés de un colectivo a la propia humanidad y, de otra parte, esa concepción neoliberal, curiosamente aliada del neoconservadurismo, que pretende desmontar el Estado para que sea la libre competencia que, en plan darviniano, determine la supremacía del más fuerte. Es una concepción belicosa de la convivencia, donde el sujeto tiene que luchar a muerte para subsistir. En estas circunstancias cabe la frase aquella de: “El que nace pobre y feo tiene grandes posibilidades de que al crecer, desarrolle ambas condiciones…”

Si queremos que el mundo cambie y fluya hacia la justicia social y a la humanización y convivencia pacífica, habrá que eliminar los elementos de confrontación que cultivan el conflicto y estos no son otros que el choque de intereses económicos y el desprecio a la vida ajena y a los derechos humanos. Habrá que abogar por un Estado fuerte y democrático, incluso universal, con el soberano compromiso de la ciudadanía sabedora de dónde están sus verdaderos intereses.

Lo malo, amigos míos, es que se siguen presentando a las elecciones políticos corruptos amparados por el aparato de partidos que no juegan limpio y siguen saliendo elegidos. El problema no está, pues, solamente en ellos sino en quien los vota. Puede que nuestra sociedad, ya de por sí, sea corrupta, por lo que habrá que refundarla con nuevos principios y valores. Habrá que educar, en esa responsabilidad, para que el criterio del votante sea consecuente, racional y no manipulable.

Estamos, pues, en una economía de guerra, belicosa, que debería orientarse a la constructiva y solidaria, a la economía humanista. Mientras tanto, desde el bando de la idiocia, le seguirán echando la culpa exclusivamente a los políticos, a los inmigrantes, a los subsidios de desempleo, al alto coste de los servicios públicos, a la baja productividad, a los salarios altos… mientras los verdaderos culpables andan ocultos en sus despachos, manipulando y controlando el proceso homeostático que se ha desencadenado con la crisis, para que, al final, sea beneficioso para ellos, con los resultados ya conocidos. De momento van ganando ellos, pues el poder económico se ha globalizado y el político no, jugamos en campos distintos, en ligas diferentes, ellos en la chapions y nosotros en segunda o, tal vez, en regional aunque sea preferente. Habrá que espabilarse.

Adjunto dos videos sobre “LA CRISIS DEL SIGLO XXI”, vale la pena verlos y escucharlos y pido disculpas por tan larga entrada.


63 comentaris:

Eastriver 15 marzo, 2011  

Mala solución le veo, Antonio. Con más tiempo veré los vídeos y te digo más detalladamente. Un abrazo.

emejota 15 marzo, 2011  

Antonio, tenia que ser tu prosa, inconfundible. Si he de decantarme directamente me inclino por la imbecilidad. Un fuerte abrazo. Los vídeos los dejo para más adelante, los quiero disfrutar. Un fuerte abrazo.

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Estando de acuerdo con todo lo que dices, hay algo que en tu extensa reflexión no planteas, y que tampoco plantean los que intervienen en los vídeos: que lo que hay que cambiar que cambiar es el sistema capitalista.

Hablas de arreglar el tejado, y yo creo que lo que hay que hacer es tirar la casa abajo, cimentar de nuevo, y construir algo nuevo

Mayor Zaragoza lo reconoce: es tal el poder financiero, que las denuncias que hacemos, una y otra vez, no tiene efecto alguno.

En realidad, con sinceridad ¿no estaremos esperando a que esta crisis pase sola? ¿no será que tenemos mucho, mucho miedo a que de repente tengamos que aceptar que no hay otro sistema posible, y que aquí, en occidente, mejor no menearlo mucho no vaya a ser que perdamos nuestro bienestar?

Antonio 15 marzo, 2011  

Es cierto, Ramón, no se le ve la solución al problema, pero en el fondo todo el proceso vital y la misma historia son un concatenado de problemas y soluciones hasta evolucionar. Lo malos es que no sabemos cómo se desarrollará el sistema cuando se introduce una variable determinada, puesto que éste es abierto y sometido a variables incontroladas e incontrolables.
Un abrazo

Antonio 15 marzo, 2011  

Emejota, un amigo decía que el más feliz es el imbécil, el que no se preocupa y se deja llevar, siempre que se aguante con lo que le den. El imbécil renuncia a pensar y se somete. La historia está llena de imbéciles y ahora andamos con más, incluso con responsabilidad política, pues se dejan llevar por las idas e imposiciones de otros.
Un abrazo afectuoso

Antonio 15 marzo, 2011  

Hola Jones, supongo que has leído lo que comento sobre que hay tema para muchas más páginas. No podemos tocar todos los palos, pero no dejo de estar de acuerdo contigo en que el sistema capitalista es malo y hay que cambiarlo, lo malo también es saber cómo hacerlo, dadas las experiencias habidas a lo largo de la historia reciente. Estamos en una cultura conservadora, no solo por le pensamiento político, sino por la propia influencia religiosa y de valores. Somos resistentes al cambio por definición y siempre andamos con refranes como: “Prefiero lo malo conocido que lo bueno por conocer” tal vez este de respuesta a la paradoja que planteas.
Defiendo, eso sí, un Estado fuerte en el sentido democrático, como forma de hacer confluir la voluntad de los pueblos y la ciudadanía, para que sea este el que defina y controle los abusos y determine una forma de justicia social que sea beneficiosa para el conjunto de la ciudadanía; aunque puede que mi candidez y buena voluntad no deje de tener cierto componente de idiocia en su argumentación visto lo visto.
Un saludo

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

Cierto que estamos todos aturdidos por esta crisis anunciada que, nos afecte directamente o no, no nos deja pensar en otra cosa.
Vivimos en una sociedad mercantilista donde todo es susceptible de compra-venta. Lo único que parece que importa son las ganancias. Y eso sucede porque llevamos mucho tiempo identificando el éxito con el dinero. Y sin embargo en la actualidad, un elevado tanto por ciento de personas sufren enfermedades mentales como el estrés o la depresión. Hemos corrido tanto en pos del dinero que nos hemos olvidado de vivir, de ser felices.
Es cierto que hemos tenido malos gestores porque parece que la disyuntiva sea o aplicar políticas sociales o recortarlas para favorecer al empresario. La verdad es que no tengo demasiada formación económica para elucubrar como debería gestionarse esta crisis
Una sociedad teocéntrica impele al individuo al conformismo y una antropocéntrica le empuja a la depredación sin control.
No creo que sólo veamos a corto plazo sino que no queremos ver más allá aunque esto es culpa nuestra. Ante una ganancia fácil inmediata o una a largo plazo casi siempre optamos por la primera opción pensando que la naturaleza se regenerará sin que nosotros debamos renunciar a nada.
Se juzga a los políticos según nos va. Debe ser propio de la condición humana el buscar culpables y los que tenemos más a mano son los políticos. Sin embargo quiero creer que la clase política, tan denostada últimamente, está formada, en su mayoría, por individuos honestos con una vocación de servicio público que creen en la democracia y que intentan seguir las normas dictadas por la ética más elemental. Los casos de corrupción son la excepción que se airea más y que nos empuja a meterles a todos en el mismo saco.
Las empresas privadas no deberían tener patente de corso aunque tampoco las públicas en las que el absentismo laboral es alarmante. Hablo del colectivo que, por el hecho de haber ganado una oposición se cree con derecho a vegetar y a cumplir con la ley del mínimo esfuerzo, no todos afortunadamente.
El capitalismo salvaje se protege a sí mismo utilizando la táctica del palo y la zanahoria con nuestros políticos. Las razones son obvias, ellos controlan el grifo que abren y cierran a placer. Si los gobernantes no ceden no van a ser ellos quienes los echen, vamos a ser nosotros mismos quienes les hagamos el trabajo sucio.
No creo que los periodistas sean imbéciles, simplemente los grupos de comunicación son negocios y afines a determinadas opciones políticas. Esto es perfectamente legítimo, entra dentro de la libertad de expresión y de creencias. El problema, ayer lo decía Gabilondo en una entrevista, es la distancia y la creencia de algunos de estos grupos que quieren ser más que “informadores”. El periodista nunca puede ser la noticia, sólo el transmisor.
La teoría del erizo nos habla de esta distancia: si dos erizos tienen frío deben aproximarse lo suficiente para darse calor pero no tanto como para que las espinas les lastimen.
Neoliberales o neoconservadores no se diferencian tanto, puede que en nuestro esquema mental se encuentren en posiciones alejadas pero los resultados son los mismos.
Mientras tanto deberemos fomentar el espíritu crítico para saber leer entre líneas y sopesar quien simplemente nos cuenta desde una posición centrista, derechista o izquierdista o de los que pretenden manipularnos desde los medios.

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

SIGO.
Para cambiar la sociedad yo creo que debemos empezar por cambiar nosotros mismos.
Casi todos queremos el reino, el poder y la gloria (la riqueza que permite acceder al poder el cual a su vez nos proporcionará reconocimiento social) pero a casi nadie le gustaría ser calificado como “ pobre de espíritu”.
Me ha costado muchos años entender esta expresión, pero finalmente creo que lo he conseguido. A decir verdad me lo han enseñado y debo decir, mea culpa, que hay veces, demasiadas, que me dejo llevar por la vorágine.
Porque también creo que debemos ser indulgentes con nosotros mismos, esto nos capacita para serlo con los demás y nos vacuna contra muchas enfermedades.
Seguramente este comentario sea producto de mi idiotez congénita pero no tengo otro.
Un abrazo.

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

No hay capitalismo salvaje o capitalismo amable (civilizado)
La naturaleza del capitalismo es perversa, siempre, porque se basa en la competitividad hacia el máximo beneficio, en la explocatción del trabajo ajeno para el enriquecimiento propio.

El Estado ha jugado un papel clave en algunos paises para atar en corto al mercado, y han conseguido altas cotas de democracia y de bienestar social para la población, pero si ampliamos el zoom vemos que para que ese estado del bienestar se aguante es necesario la explotación, esquilmación, robo, de recursos en otros lugares del planeta a costa de los derechos de los pueblos a quienes les pertenece.

Así es el capitalismo

¿Alternativa? ¿Creeis de verdad que ha habido alguna vez, en la Historia, un estado al que se pueda llamar, objetivamente, comunista?

Camino a Gaia 15 marzo, 2011  

Asistimos a la destrucción de las clases medias a lo largo del planeta y, mientras aumenta la desigualdad, disminuye la riqueza. Estamos entrando en una fase de decrecimiento global y la izquierda está perdiendo un tiempo precioso llorando la muerte del capitalismo y del productivismo.
Tenemos mentalidad de lotería, esperamos que simplemente "nos toque" una suerte mejor. Votaremos, como ya muestran las encuestas, a cualquiera que nos mienta, que nos diga que apostando por caballos ganadores nos quedará alguna renta, pero olvidamos que en esta lotería acertar no evita pagar.
Antonio, haces hincapié, en algo fundamental, lo peor del egoísmo es la visión a corto plazo, la miopía sistémica. Debemos hacer entender a los poderosos que el rescate es para todos o para nadie, ellos ya lo saben, por eso cuando gane el PP el control de los medios de comunicación será férreo.
Los estados democráticos están siendo desmantelados desde la desinformación, el expolio, la corrupción y la indolencia. Los estados se han quedado sin dinero y están endeudados con aquellos a quienes han pagado, con dinero público sus botes salvavidas.
Hemos de afrontar que la confrontación será, ya empieza a ser, por los recursos básicos y la supervivencia.
Esta crisis no terminará. Porque no es una crisis, es un naufragio en toda regla. Estados Unidos paga su deuda imprimiendo mas billetes. Es hora de salir del juego.

Porque pienso que el llamado crecimiento sostenible ya no es posible, precisamente porque ya se han sobrepasado los límites. Estamos ante una situación previa al caos producido por el hundimiento del sistema. El decrecimiento no es una opción, es un hecho, no provocado por la concienciación, sino por el colapso del sistema. Estamos afrontando los picos de hidrocarburos y de energías no renovables. Eso no significa que no se pueda hacer nada, sino que hay que despertar del espejismo, cuanto mas tarde lo hagamos, mayor será el impacto contra los límites de la Naturaleza.

Camino a Gaia 15 marzo, 2011  

Antonio, acabo de leer tu respuesta a Ramón y discrepo de lo que dices.
A escala globlal, el Sistema de la Tierra es un sistema cerrado y a él pueden aplicarse con todo rigor científico las leyes fundamentales de la termodinámica.
Aunque son difíciles de entender en toda su complejidad, existen metáforas muy intuitivas. Por ejemplo aquello de que no es posible un crecimiento infinito en un sistema cerrado o finito. Puede parecernos mentira que hayamos caído en semejantes errores de bulto. Pero desde Adam Smith, Malthus y los actuales economistas ecológicos, el fin del crecimiento (y con él el fin del capitalismo) es algo palmario, previsto y que cae de cajón. No hay ninguna duda al respecto, la única discusión es sobre el momento en que ocurre.

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Camino, vaya panorama: tu discurso, que no está exento de objetividad, pero es tan apocalíptico, tan pesimista (aunque sea cierto), que lleva a la inacción, al Decameron: todos encerrados con los últimos enseres a explicarnos las batallitas y, si es posible, a echar el último polvo.
Si eso es así, ¿para que cambiar nada.? ¿Para qué preocuparse?

Hay que proponer alternativas para seguir vivos mientras estamos vivos. La máa es una dictadura ecosocialista global (no soviética, ni china, ni nada de lo que hasta ahora se ha dado) que redireccione todo este desastre hacia alguna posibilidad de solución. Porque esto, con las buenas intenciones y con la democracia no se arregla: Berlusconi, Sarkozy,Aznar, Merkel, Busch, Reagan, Thatcher, Hitler... son y ha sido productos democráticos del siglo XX, el siglo más sangriento e injusto de la historia de la humanidad

ladytacones 15 marzo, 2011  

Encantada de conocerte, argentino ingenioso e inquieto... y sí, mis dibujos son míos!
Feliz semana!

Camino a Gaia 15 marzo, 2011  

Hola Jones, me preocuparía de las consecuencias de unos argumentos, que aunque lógicos y expuestos a ser refutados, pudieran llevar a la inacción, si no estuviéramos afincados y hundidos hasta el cuello en la inacción. Y cuesta creer que una indolencia mayor sea posible.
Si no queremos cambiar nada, si no queremos preocuparnos, es porque tememos al cambio, nos hemos acomodado a nuestro lugar en el capitalismo. Hemos tenido tiempo para cambiar, para una transición suave. En este mismo blog, se pueden encontrar entradas antiguas donde , antes de que la situación se nos hiciera tan acuciante, ya se decía que cuando las prestaciones por desempleo se agotaran, con el estado arruinado en la espera, comenzaría la verdadera crisis, la que duele.
Por otra parte, no he dicho que no se pueda hacer nada. Creo efectivamente que no se puede hacer nada para salvar el capitalismo, porque el capitalismo ha caído por su propio peso. El problema es que es ahora la izquierda quien lucha por conservarlo, dispuesta a vender su alma al diablo para obtener la confianza de los mercados o el favor del rey. Y así nos debatimos entre lo patético y lo tragicómico.
No es que no halla alternativas. Es que no queremos alternativas. Lo alternativo dejó de estar bien visto hace mucho tiempo.

Camino a Gaia 15 marzo, 2011  

En cuanto a tu idea de dictadura ecosocialista global estoy en completo desacuerdo, aunque si eliminamos lo de dictadura, el resto suena bien.
Como dije en mi anterior comentario, el crecimiento y la acumulación sin límites en el capital, nacieron condenados por los propios fundadores del capitalismo y fueron estos mismos los que nos avisaron de los dos únicos escenarios posibles.
Malthus pensaba que después volveríamos a la miseria y el caos (la anarquía es otra cosa) mientras Adam Smith y los actuales economistas ecológicos piensan que queda un camino de enmedio: la economía del estado estacionario.
Así pues, las alternativas teóricas y prácticas, llevan existiendo desde el mismo nacimiento del capitalismo.
El problema es que tendremos que escuchar algunas cosas francamente desagradables, que aunque en el fondo sabemos ciertas y lógicas, nos tocan el orgullo.
Pero nadie vota al que dice la verdad, sino al regala el oído.

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

A través de la democracia jamás avanzaremos, porque , efectivamente, tal y como indicas, nadie vota al que dice la verdad.

El otro día vi Sin City. En un momento, el gobernador, malo malísimo, suelta esta frase:

"cuando dices mentiras que la gente cree a sabiendas de que son mentira, entonces les tienes cogidos por los huevos"

Camino a Gaia 16 marzo, 2011  

Jones, yo te haría una pregunta parecida a la que tu mismo has hecho:
¿Crees de verdad que ha habido alguna vez, en la Historia, un estado al que se pueda llamar, objetivamente, democrático?

La democracia es un ideal, es algo que tiene capacidad para evolucionar, y también para involucionar. Decir que la democracia es el menos malo de los sistemas conocidos implica el reconocimiento que es francamente mejorable y que no debería tomarse por tanto como algo estático. Y como ya se decía en el mayo francés: "un pensamiento que se estanca, es un pensamiento que se pudre". En cierto modo es algo que también pasa con la democracia. No todos los países tienen la misma cultura democrática y en el nuestro, no es precisamente algo de lo que podamos presumir.

Sin embargo, la democracia es un buen acercamiento a un modelo de pensamiento y responsabilidad colectivas.
Lo que sí tengo mucho mas claro es lo que es una dictadura y no las quiero de ningún color ni forma. Una de sus características principales es el control de la información. Por eso considero que nuestra actual democracia (por llamarla de alguna manera) se encuentra en un proceso de involución. Con la mercantilización de los medios de comunicación, sus voces quedan sujetas a compra-venta, algo que no es nuevo.
Como el modelo de consumo ha colapsado, las clases medias ya no son necesarias como motor de la economía, ya no se necesitan individuos ilustrados.
Estamos ante una derecha que no es democrática: es "campechana" y a la que le importa muy poco que los habitantes de este país acaben asqueados de la política y consecuentemente de la democracia, porque de eso se trata precisamente, de manipular el miedo, la necesidad de seguridad, para que la gente pida policía y ejército, mientras se despide a los médicos y maestros.

Antonio 16 marzo, 2011  

Querida Antonia, creo que nuestra cultura, nuestros principios y valores, nos llevan a ese consumo, a esa desviación de lo natural para, mediante la comodidad y la instrumentación, podamos vivir con más de esa comodidad y enaltecer nuestro ego como reyes de la creación.
Lo de teocéntrica, ¿o querías decir geocéntrica? y antropocéntrica, lo sitúo en ese continuo que es una constante en la vida entre un extremo y otro, que lleva a las distintas concepciones y filosofías que los seres humanos vamos fraguando. Tal vez, el hecho se dé por manipular o intentar adaptar nuestros razonamientos a aquello que más nos interesa, lo que nos ubicaría en una falta de objetividad sistemática. Entiendo, en este caso, al conformismo y a la depredación como dos extremos de un posicionamiento psicológico que determina conductas. El teocentrismo lleva a la teocracia y esta sería una forma de conformar y someter a la gente.
Estoy contigo en lo de que es propio de la condición humana el buscar culpables. Eso nos libera de nuestra propia culpa como miembros del sistema. Responde al concepto de externalidad defensiva.
Hay una cuestión que me preocupa. Existe cierta tendencia a hacer hablar a la política por boca de los periodistas. Están tan denostados los políticos que las empresas dueñas y amas de los medios, establecen líneas editoriales para que sus periodistas transmitan ideas políticas convenientes a sus propios intereses.
En todo caso, puede que la solución o, al menos, la mejor orientación, se dé desde ese espíritu crítico del librepensador que no gregario. En todo caso coincido en que el mar es más limpio mientras más neta está cada una de las gotas y moléculas de agua que lo forman. Empecemos por limpiarnos a nosotros mismos.
Un abrazo

Antonio 16 marzo, 2011  

Jones, no seré yo quien defienda la existencia de un Capitalismo amable, aunque sí diré que es engañoso, cínico y manipulador para ganar la confianza y limpiar las conciencias de sus agentes. Lo de amable es un constructo que, como siempre, pretende vender su imagen, pero el capitalismo es como una fiera, movida por la avaricia, que solo se limita ante el poder del control y atada bien corta. Lo malo es que responde a una parte importantísima de las motivaciones que mueven a los seres humanos en una cultura como la nuestra, fraguada desde la rapiña, el conflicto, robo, saqueo y desprecio a los demás.
Tal vez lo utópico esté en lo libertario, pero desde la asunción de la responsabilidad social que lleve a la implicación y al respeto mediante el tránsito sostenido de todos y cada uno de los sujetos. Como decía Antonia, empezando por nosotros mismos.

Antonio 16 marzo, 2011  

Camino, no sé si calificar la situación de crisis o de estrategia para catalizar un cambio favorable a los poderosos, a los que ostentan el poder económico. Todo lo que dices anda orientado a ese desmantelamiento y la creación de una situación donde prevalezcan los intereses del capital como motivador y promotor del desarrollo material.
Difiero contigo en lo de sistema cerrado para la tierra, en todo caso y cito: “El universo entero considerado como un todo es probablemente el único sistema realmente cerrado, sin embargo, en la práctica muchos sistemas no completamente aislados pueden estudiarse como sistemas cerrados con un grado de aproximación muy bueno o casi perfecto” pero nunca perfecto y siempre desde el control de variables moduladoras para neutralizar su influencia en ese estudio.
A veces me pongo paranoico (es un decir) y pienso, también, que existe una clase de sujeto de ideología homologable al nazismo, que procuran el desarrollo y la ventaja de un colectivo selecto, que les importa un bledo la humanidad en su conjunto y que creen que llegará el momento en que la sociedad no requiera de mano de obra y con las máquinas y robots podrán vivir de maravilla en oasis de naturaleza mientras la tierra queda yerma.

Finalmente, reduzco mi catalogación de sujetos, de una forma simplista, a simbiontes y saprofitos hablando de forma de relacionarse con el entorno.

Aprovecho también para mostrar mi acuerdo con el argumentarlo que planteas en tu último comentario como respuesta a Jones.

Antonio 16 marzo, 2011  

Ladytacones, ando fuera de juego. No sé muy bien a que se refiere tu comentario, pues ni soy argentino ni sabía que dibujaras. Ahora sí lo sé pues me pasé por tu blog.
Feliz semana

Camino a Gaia 16 marzo, 2011  

Hola Antonio, me he referido a los sistemas cerrados según una clasificación básica:
Sistemas aislados: no intercambian materia ni energía con el exterior.
Sistemas cerrados: intercambian energía pero no materia con el exterior.
Sistemas abiertos: intercambian materia y energía con el exterior.
Como bien dices, no existe el sistema aislado perfecto y los sistemas cerrados son en general buenas o excelentes aproximaciones a la definición. En ese sentido, considerar el Sistema de la Tierra como un sistema cerrado, es una aproximación muy buena, y el intercambio de materia con el espacio exterior puede ser cuantificado sobre unos márgenes.
La importancia que pueden tener estas consideraciones en el debate, es que tanto países capitalistas como comunistas han caído en el mismo error del productivismo. Porque en lo que se refiere a la gestión económica debemos distinguir dos cosas: como se genera la riqueza y como se reparte.
El humanismo puede tener un papel importante a la hora de decidir como repartir la riqueza, pero a la hora de producirla estamos condicionados por los límites del sistema biofísico.
Cuando estos límites se superan, se convierten o deberían convertirse en los elementos determinantes del modelo económico y social.
La razón es muy sencilla: no se puede repartir aquello que no existe.

Eastriver 16 marzo, 2011  

Como bien dices en uno de los comentarios, Antonio, esta entrada sólo puede apuntar brevemente, porque el tema es tan amplio y da para todo. En el fondo se habla del fallo de un sistema. "La izquierda no ha encontrado respuesta frente a esta situación" dice en un momento uno de los que intervienen en el documental. Efectivamente los problemas son múltiples. Este, el que enuncia el señor, sería uno de ellos, el que seguramente más nos afecta a nosotros. Es desolador observar la respuesta de las izquierdas, que hacen lo que pueden las pobres. Pero no convencen. Ni unos ni otros. Es desolador. Lluis Llach decía el otro día en una entrevista, cuando le preguntaron si estaba desilusionado por el papel de las izquierdas, que no, porque en realidad nunca esperó demasiado de las izquierdas, obligadas a jugar en un campo hostil. Pero bueno, esto que digo, sacado fuera de contexto puede sonar terrible, tan terrible y depresivo como lo que puede parecer que apunta creo que Camino en un comentario. Y no. Yo estoy en ese trayecto, como muchos. Pero la crisis también afecta a los partidos de izquierda, a la base ideológica de esos partidos, y justo es reconocerlo para encontrarle solución cuanto antes.

Otra cosa que apuntas, de las mil que se podrían comentar, es el desencanto de nuestros políticos. Sí, otra gran verdad. Pero yo siempre digo que una cosa es la ideología, de la que no nos moverán, y otra quienes la llevan a buen/mal puerto. Lo peor de la política son los trepas, ya lo sabemos (la vicepresidenta de la Generalitat se inventó el curriculum, adjudicándose una carrera que no tiene... llegas a la conclusión de que muchas veces triunfan los caraduras, los sinvergüenzas...).

Gran post, abierto al debate que efectivamente ha generado.

Antonio 16 marzo, 2011  

Hola Camino, sin entrar en la variopinta y extensa clasificación de sistemas que podemos ver según autores y orientación, el de sistema cerrado lo ajusté más a la definición de Zamudio: “No presentan intercambio con el ambiente que los rodea, son herméticos a cualquier influencia ambiental”, o a la de Alba: “Sistema que no intercambia materia, energía o información con el ambiente”, que, según deduzco, se identifica más con el que tú calificas como aislado. El hecho es que, para mí, un sistema cerrado sería el que no está sometido a ninguna influencia externa, tanto de energía como de materia, que lo modifique.
De todas formas aclaras perfectamente la aproximación de la tierra a un sistema cerrado, obviando la aportación de materia proveniente del universo, y considerando que funcionamos gracias a la energía solar.
En cuanto a tu último párrafo no puedo estar más de acuerdo.

Antonio 16 marzo, 2011  

Hola Ramón. El problema de la izquierda, para mí, es que ha de jugar en el campo de la derecha con sus normas y leyes protegiendo aquello contra lo que quiere o debería luchar. Nuestras constituciones son una garantía de perpetuación del poder del capital y de la propiedad privada sobre el resto.
Tenemos leyes burguesas, en su concepto histórico, que nos atan. Supo el capital someter las ideologías de izquierda con el señuelo del poder, pero las hizo firmar que no irían contra él y lo destruirían, de lo contrario estarían fuera de la ley, y en eso andamos. El resultado es una izquierda teórica que integra una derecha real. Por tanto, la clave está en empezar a pasar de conceptos y redefinirlos y armarlos ideológicamente, pero para eso hace falta otra u otras figuras capaces de transmitir nuevas ideas y formas de organización social que se adapten a esta globalización, aunque la idea de “internacional” haya que retomarla para hacer fuerza en un nuevo campo de juego.
El ser humano solo será libre desde la autosuficiencia, desde la autonomía e independencia, pero eso no es posible tan fácilmente pues al ser un sujeto social estamos sometidos a normas y leyes de convivencia donde el intercambio y la ayuda se regulan, al menos de momento. Por tanto, seremos más libres desde el conocimiento y la razón, desde la posibilidad de entender que la vida en común pasa por el intercambio y compartir para crecer todos en plan sumatorio y no para que crezcan solo los más listos, o los caraduras y sinvergüenzas, como tú dices.

La Maldición de Jones 16 marzo, 2011  

¡Bingo! Esa es la clave Antonio, que jugamos en campo contrario y con reglas que estan diseñadas, precisamente,para que el sistema actual de relaciones económicas laborales y medioambientales no cambie nunca. El ejemplo son las políticas neolibarales que ha tenido que imponer Petazeta y que hubiese impuesto cualquier partido del arco parlamentario actual, incluido IU.

La democracia no es que sea un sistema mejorable, o el mejor de los peores, o algo que jamás podrá llegar a ser perefcto. La democracia, tal y como se ejerce hoy, es la coartada que utiliza el poder económico y financiero para perpetuarse. Es un instrumento de explotación y, por ende, de generación de injusticias.

No me vale el argumento: mira lo que hay por ahí. Sería como decir, 'o tienes cáncer o tienes SIDA' y renunciar a buscar un remedio que nos salve.

¿por qué le tenemos miedo a las palabras? Una dictadura de la ética, de la sostenibilidad, de la justicia social, de los pueblos... No tiene por qué ser contradictorio con lo que el término señala en la actualidad

Es necesario deconstruir el significado actual de 'democracia' y mostrar realmente lo que es.

Antònia Pons Valldosera 16 marzo, 2011  

Dictadura y ética son conceptos que no casan bien.
La dictadura es opresión por más ética que sea.
Los dictadores tienen tendencia a perpetúarse en el poder gobernando, según dicen, para el bien del pueblo a quien consideran debe protegerse y al que nunca le permiten decidir por si mismo.
Los dictadores acumulan todos los poderes lo que les hace especialmente proclives a padecer todos los males que venimos criticando.
Saludos.

belijerez 16 marzo, 2011  

Interesante leeros, pero yo necesito acciones concretas que nos hagan salir de la ruina.

Antònia Pons Valldosera 16 marzo, 2011  

Belijerez, sabia frase casi tanto como la del niño del cuento del vestido nuevo del emperador.
Un saludo.

Antonio 16 marzo, 2011  

Antonia, si cuestionamos la ética del capitalismo por ser amoral, en la dictadura es evidente que no existe la moralidad justa que consolide una ética. Por tanto, comparto la idea de que dictadura y ética son incompatibles. Si entendemos la ética con su componente moral, de virtud y justicia, de felicidad, libertad y bien vivir, colegiremos que las dictaduras no son el campo de cultivo que pueda generar conductas y hábitos éticos que sean generalizables.
Dictadura, viene de dictar y dictar es imponer. Para mí todo lo que sea impuesto es éticamente rechazable. Pero lo peor es que los dictadores aparecen como libertadores y servidores de una ideología y acaban siendo dueños del cotarro e imponiendo sus propias ideas. En nuestro caso tenemos el dictado del mercado, el de regímenes impositivos, el de las propias religiones, etc. Así será difícil ser libres y crecer en autonomía personal inserta en justicia social.
Saludos

Antonio 16 marzo, 2011  

Belijerez, como dice Antonia, tú planteas la verdad desnuda. Y, sinceramente, creo que el asunto estriba ahí. Planteas qué tipo de traje hay que ponerle a esa verdad desnuda e injusta y no sabemos bien como hacerlo, que tipo de tela y forma ha de tener y quien ha de ejercer de sastre. Mientras tanto hay partes arropadas y calentitas y otras pasando frío.
El vestido nuevo se está discutiendo, pero hay quien no quiere quitar el viejo, aunque esté sucio y harapiento, pues su zona está calentita y a cubierto, mientras la de otros anda a la intemperie.
Esperemos que al final tengamos un vestido que nos cubra a todos.
Un abrazo

La Maldición de Jones 16 marzo, 2011  

¿ es posible una dictadura sin dictador?

¿la democracia no es la dictadura de unos pocos sobre los intereses de la mayoría?

¿qué es democracia?

La imposición de leyes justas para la gran mayoría, que marginen a la minoría que se quiere aprovechar del pueblo ¿sería una dictadura?

¿hay dictaduras justas? ¿podría haberlas?

¿Las tres agencias de control financiero ¿no suponen una dictadura?

Emilio Botin, ¿no ejerce de dictador?

¿Alguien ha elegido a los miembros del BM, o del FMI?

¿quien ha creado y consiente los paraísos fiscales?

¿Las empresas multinacionales, funcionan con criterios democráticos?

¿Es Arabia Saudí una democracia?
Entonces... ¿por qué la protegen y la apoyan los gobiernos democráticos?

Hay más preguntas, pero no me caben

Antònia Pons Valldosera 16 marzo, 2011  

A mi me molestan los discursos, vengan de la izquierda más extrema vengan de la derecha más ultra, (al final los extremos se acaban tocando) que pretenden salvarnos y quieren cargarse de un plumazo la democracia que significa gobierno del pueblo que ya se practicaba en la Grecia clásica en el ágora (hoy lo recordaba un compañero en su blog)y perdonad la perogrullada.
No quiero que ningún iluminado me salve imponiéndome sus puntos de vista. Nunca me han gustado los redentores porque la experiencia me dice que después del salvamento piden tu devoción, tu gratitud, tu respaldo incondicional y al fin acaban robándote la cartera y tomándote el pelo.
Creo en la democracia y en los principios en los que se fundamenta y creo que todos tenemos parte de culpa si está desvirtuada. Si frecuentáramos el agóra, escucháramos, habláramos y contribuyéramos a su desarrollo quizás otro gallo nos cantara.
No hay soluciones mágicas y tampoco tengo ahora muchas ganas de desempolvar la guillotina, así pensándolo friamente aunque puedo confesar y confieso que, en ocasiones, la imagen de cabezas rodando me hace sonreír.
Nadie tiene la panacea y nadie va a sacarnos de este embolado si no salimos nosotros. Los deus ex machina no existen, eran los padres.
saludos

Antònia Pons Valldosera 16 marzo, 2011  

Pues sigue preguntando en otro comentario o realiza una entrada en tu blog en el cual te cabrán todas y nos remites a ella mediante un enlace.
Yo creo, dentro de mi idiocia profunda, que las democracias occidentales protegen o consienten a dictadorzuelos es porque saben que si te quedas un día sin luz vas a montar un perifostio de cohones, o si vas al poste y no encuentras gasolina te vas a cagar en todo.
Tenemos a Botines y otros especímenes porque ahora los colchones son de látex o de muelles y no queda espacio para guardar el dinero.
También se mantienen al margen (las democracias) porque si intervinieran pongamos militarmente, saldríamos a la calle para defenderles, ya se sabe que aquí somos muy quijotes y las causas perdidas nos encantan.
La democracia no puede ser una dictadura nunca, eso por definición.
Claro que a mi esto de la deconstrucción se me escapa, no soy Ferran Adrià, ya me gustaría.

La Maldición de Jones 16 marzo, 2011  

No monto un debate, amiga Antonia, porque el debate está aquí. Y sigo preguntando porque no tengo las respuestas. Y si te molesta, querida demócrata, pues chica, no leas, o toca los crótalos y enciende el incienso.

¿Grecia? ¿Democracia en Grecia?

¿De quién? ¿Para quién?

Desde entonces no hemos aprendido nada. Seguimos igual, Para que el 20% esté agustito, caliente, con su calefacción y el 4x4 consumiendo 16 a los 100, el 80% las pasa putas. Igual que en Grecia.

Una mañana en la que Lenin estaba inspirado dijo: ¿libertad, para qué?

Y habría que añadir... para quién

Antònia Pons Valldosera 16 marzo, 2011  

No soy tu amiga así que ahórrate las ironías baratas.
¿Y que haces tu para que el 80 por ciento de los que las pasan putas vivan mejor? ¿vender el 4X4 y guardar el dinero en el colchón o lo inviertes en energías alternativas? ¿O quizás lo llevas al banco de Santander?
¿O sólo te limitas al bla, bla, bla?
¿Qué son los crótalos? Y ese Lenin ¿no es una momia?
¿O era ese el de la dictadura del proletariado? que por otra parte fue modélica como todo el mundo sabe.
¿Sabes lo que creo que eres? un revolucionario anti-sistema de salón.

La Maldición de Jones 16 marzo, 2011  

De salón, sí querida amiga, tú lo has dicho. Así me considero, porque no tengo los cojones ni la valentía para tirarme al monte y ventilar medio centenar de vidas a riesgo de la mía: de mi puta vida de burgués que conduce un diesel 1.9 y veranea en la playa.

Crótalos: lo que tocabas cuando eras hipie cantando canciones de John Lennon. No te acuerdas porque ibas demasiado puesta. Después tu devenir se tradujo en colaboraciones con Cáritas, cines-forums y casals de barrio. Seguramente, hasta flitreaste con el párroco.

A todo esto, querida, acabas de reventar un debate que estaba de lo más interesante

Besos y salud, compañera

Antònia Pons Valldosera 17 marzo, 2011  

Normalmente, en los blogs se suelen borrar los comentarios insultantes.
Confieso que ayer estuve a punto de suprimir de un plumazo el último del capitán trueno, perdón, Jones.
No lo hice porque éste es un blog colectivo y porque pensé que era mejor dejarlo como una muestra palpable de la buena educación, caballerosidad y de las dotes de guionista de nuestro capitán araña, disculpad, Jones.
Particularmente no me gusta demasiado el guión de la hippie happy flowers, drogata, liada con el cura, que se redime y acaba como dama en el ropero parroquial. ¿Cómo os diría yo? Demasiado previsible.
No soy fan de ¡¡¡¡Pedro!!!!! pero en este caso un toque almodovariano le hubiera añadido interés y suspense. No le voy a poner un ejemplo porque sería capaz de robarme la idea.
Lennon me gusta aunque también los Beatles, los Rollings, la zarzuela, Llach, Serrat, Abba, Boney M y ¡como no! la Trinca.
Le recomiendo una canción que le define perfectamente: Fantasmes.
Sic transit gloria mundi.

La Maldición de Jones 17 marzo, 2011  

Grito de lobos es un foro de encuentro de librepensadores que expresan con independencia sus ideas y propuestas. Se articula en torno a una posición común, que es el acercamiento y el entendimiento entre las personas sobre la base de la exposición de ideas de forma argumentada y admitiendo que éstas pueden ser rebatidas desde otras perspectivas lógicas y razonadas. Las entradas van firmadas y, por tanto, representan sólo las opiniones y puntos de vista de quien las firma.

Antònia Pons Valldosera 17 marzo, 2011  

¿Falto de ideas propias, rey mío?
Tu eres un paradigma de nobleza y coherencia sobre todo cuando hablas con otro que tal, de personas que sabes, jamás van a pisar tu cochambroso cascarón, por otra parte digno de su capitán.
En el fondo eres una maruja despechada.
Por mi parte puedes quedarte en alta mar a ver si hay suertecilla y te pilla un hermoso tsunami. Aunque no creo que caiga esta breva.

Nota explicativa
El barco lo tiene varado en dique seco con una mula que lo mueve. De ilusiones también se vive.

La Maldición de Jones 17 marzo, 2011  

Ahora sí que te has lucido pequeña tirana. Has borrado el texto que encabeza y define este blog. Un texto hermoso que canta a la libertad.

¿Qué haces aquí? ¿Cómo llegaste a creer que eras una loba? ¿Qué crees que significa libertad de pensamiento?

Necesito una respuesta contundente de los demás lobos, porque de no ser así pensaré que este blog es un fraude, un fake, un engaño, pura filfa parlanchina

Antònia Pons Valldosera 17 marzo, 2011  

Cierto, he borrado un comentario tuyo pensando que era el último y me he equivocado.
Es que creí que se te había ido la tecla y lo habías repetido.
Como muchas veces se te va la olla...
Mil disculpas.

lolibel 17 marzo, 2011  

Perdón mi atrevimiento de meterme donde no me han llamado,pero sí hay un sistema alternativo al capitalismo se llama Anarquismo y creo que es el mejor sistema,todos iguales y todos para todos,viene a ser como los tres mosqueteros todos para uno y uno para todos.Salud.

lolibel 17 marzo, 2011  

Se me olvidaba decir que hay un teórico anarquista buenísimo que se llama Noam Chomsky. Vale la pena leerlo,y la suerte que está vivo y aún puede decir muchas cosas.Salud.

Eastriver 17 marzo, 2011  

Creo que todo el mundo tiene derecho a dar su opinión en Grito de Lobos, de verdad que creo eso. Pero también pienso que hay personas que, en lugar de sumarse a un proyecto, prefieren hacer números para embarrancarlo, contribuir a los malos rollos. Si el tema fuese un asunto aislado, pensaría que un mal día lo tiene cualquiera. Pero invito, para quien no lo haya hecho, que lea los comentarios a mi última entrada en este blog: Electra/Clitemnestra. También ahí se desarrolló un desagradable episodio con el señor Jones.

¿Queréis que diga lo que pienso? Que hay alguien que pretende que este blog naufrague. No entraré en sus motivos, pero de verdad que tanto mal rollo reiterado me hace sospechar. Y entro en este rifi-rafe en mi condición de coordinador, no porque esté anhelando más jaleo y verme de nuevo envuelto en un asunto que me desagrada tantísimo.

Pienso que hay personas que juegan a ponernos nerviosos, hasta dejarnos contra las cuerdas. Y contra esas personas no vale la censura. Yo pienso que quienes estamos aquí somos suficientemente demócratas, creemos en serio en eso. Por tanto, en este blog común, creo que el camino no es el comentario previo. Que todo el mundo opine lo que quiera. Y frente a ciertas personas lo mejor que podemos hacer es ignorarlas. Es lo que decidí hacer a partir de mi última entrada. Ignorarle, así me llame hijoputa, así me llame depravado, así me llame impostor, así me llame incluso pedófilo. Al final pienso que todos nos definimos por lo que decimos, y cuando pretendemos insultar al otro quedamos nosotros en flagrante evidencia. Es lo que os propongo. Que diga lo que quiera, pero que se quede solo en su absurdo discurrir verbal, en el fondo tan lleno de rabia. Porque volverá. Volverá y hablará siempre. Jamás se callará, como nunca se callan los imprudentes y quienes en el fondo tienen poco que decir.

¿Aceptamos mi propuesta? (Que cada uno haga lo que sienta, naturalmente: me limito a decir lo que haré yo) Repito, aun a riesgo de que me llame/ nos llame lo que le apetezca. La única esperanza es que, ante nuestra suprema ignorancia, se aburra y decida ir a sembrar cizaña (¿pensará que siembra fructíferas semillas?) a otra parte.

Yo mismo, si leo Jones daré un salto. No pienso leer, mucho menos contestar, ni una sola palabra más de este señor. Repito: ni que me llame lo peor del mundo.

Miguel Ángel 17 marzo, 2011  

Dictadura ecosocialista global..., es la primera vez que este personaje se quita la careta (a medias, porque siempre se esconde bajo un alias prestado) y habla de su magnífica propuesta, que los demás por supuesto no alcanzamos ni por asomo a comprender, aceptar o permitirnos (por miedo, claro, por aburguesamiento). ¿Se trata acaso del cirujano de hierro que redimirá a la humanidad y nos iluminará definitivamente? Lo de que sea socialista me deja más tranquilo, la verdad, me suena como a más noble, a dureza pero de la buena. A que nos van a poner a todos a raya, pero por nuestro bien....¿común?
Dios mío, dejadle hablar, como amigo de Voltaire, defiendo su derecho a expresarse. Él solo se está significando.

Antònia Pons Valldosera 17 marzo, 2011  

Amigo East,lo dejaremos aquí. No jugaré con él, bueno, con ellos, ni en campo propio ni en campo contrario. Sus métodos son excesivamente sucios para mi.

Miguel Ángel, se esconde en alias prestados y en anónimos. En realidad sus hilos los mueve otro personaje al que no le gusta mancharse los guantes.
Un saludo afectuoso.

Camino a Gaia 18 marzo, 2011  

Jones, la propuesta de Dictadura Ecosocialista Global tiene todo el aspecto de una suma de contradicciones, y como se dice en lógica formal, de una contradicción puede salir cualquier cosa.

Pero incluso las contradicciones, en el esfuerzo que nos supone desentrañarlas, pueden aportarnos mucho a la hora de clarificar conceptos. Y el primero de ellos es el de libertad.
No creo que haga falta ninguna ecodictadura humana por la sencilla razón de que ya existe una natural. Las leyes que rigen los procesos físicos, tienen un marcado determinismo y son leyes sobre las que no podemos legislar. Aunque parece que en Estados Unidos preparan un ley que dice que el cambio climático no existe, así que probablemente sea declarado ilegal y cualquier indemnización por las emisiones causadas por este país carecerá de base jurídica.
Uno de los comentarios anteriores, el de lolibel, hace referencia a Noam Chomsky, que nos dice en una de sus frases "la propaganda es a la democracia, lo que el garrote es a las dictaduras".
La lucha por la dignidad en el ser humano, es la necesidad de librarse de los parásitos. Porque no solo es cierto que el hombre es un lobo para el hombre, el ser humano es un parásito para el ser humano. No debemos luchar por una dictadura de la que sin duda seremos víctimas, sino luchar contra la dictadura que se pretende extender a lo largo de todo el mundo. Noam Chomsky tiene razón. Echemos un vistazo a lo que publica el País:
http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/Estados/Unidos/desarrolla/programa/crear/perfiles/falsos/redes/sociales/elpeputec/20110317elpeputec_5/Tes
A Estados Unidos, y no me refiero a la población, sino a los lobbys que lo gobiernan, no le interesa que la información circule libremente y se está empleando a fondo en ello.
Han llevado al colapso, no solo a la economía del planeta, sino al fin de la vida en el mismo. Los informes del IPCC están ahí, se pueden bajar sin problemas... todavía.
Espabila Jones, los grandes grupos de poder no temen a las dictaduras humanas: ellos son la dictadura.
La única dictadura a la que temen es a la tiranía de la lógica, la fuerza de la Naturaleza.

Camino a Gaia 18 marzo, 2011  

Estimado EastRiver, me gustaría que también le echaras un vistazo al artículo del País:
http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/Estados/Unidos/desarrolla/programa/crear/perfiles/falsos/redes/sociales/elpeputec/20110317elpeputec_5/Tes

Nos enfrentamos al colapso tantas veces anunciado, esta crisis no terminará nunca. Pero a la confusión propia de las situaciones extremas, se une la confusión inducida, disfrazada de cordura en el absurdo.
En un futuro creo que las incursiones en el blog de gente que intente desestabilizarlo, serán cada vez mas frecuentes cuanto mayor importancia o calidad pudiera tener. No estoy seguro que ese sea el caso de Jones.
En cualquier caso Ramón, creo que es bueno curtirse en el debate, en la detección de los prejuicios cognitivos propios y ajenos. No siempre se dispone de tiempo para ello, pero puede ayudarnos a enfrentar situaciones prácticas.

En cuanto a la mecánica de moderación de los comentarios, creo que debería ejercerla el autor del post según su criterio.

Eastriver 18 marzo, 2011  

Camino, digamos que no me sorprende... serán capaces de todo para manipularnos. Estoy de acuerdo con tu comentario y con tu propuesta, como suele ser habitual. Un abrazo.

La Maldición de Jones 18 marzo, 2011  

Ramon, jamás te insulté, jamás te perdí el respeto, y todo el mundo lo puede comprobar, amigo Ramon. Estás manipulando a las personas y estás jugando con la realidad. Eres la fiel imagen que nos ofrece el espejo del sistema democrático

He sido censurado, silenciado e insultado. Se me ha faltado al respeto en un blog que, repito, "pretende abrir espacios de verdad no maquillada". Y finalmente se me difama y se dice, tan alegremente, que pretendo echar abajo este proyecto.

Muerto soy. Este blog es como la democracia. Este blog es la democracia

Bye, bye, con mi último aliento digital. Necesito una mano... tengo miedo

lolibel 18 marzo, 2011  

¿Dónde está la libertad que predicais? aquí no desde luego,mas bien parece que sólo quereís que os doren la píldora y los disonantes a la puta calle. Eso no está bien.Estamos condenados a entendernos por el bien de todos ,si este microcosmos y esta microsociedad que representa un blog es incapaz de tender la mano y oir a otras voces y otras ideas como quereis que se arregle el mundo ,para eso hay que saber convivir en la corta distancia sino todo será estéril. Salud. Un poco de buen humor no os vendría mal,presiento que más de uno por aquçi debe tener úlcera de estómago.

Juan Saura 18 marzo, 2011  

Con todos mis respetos a todo concurrente.

No sabía de qué íba toda ésta historia, hasta que un comentario ajeno a mi, me sorprendió y extrañó, de que esa cicunstancia fuese posible, en blogs donde priman la buena educación, las buenas formas (escritas) y sobre todo, el respeto al debate sin descalificaciones personales, me incentivó la curiosidad de querer averiguar el porqué de sus razones.

Leí el post Electra/Crisótemis y todos sus comentarios, llamándome mucho la atención algunos, un tanto candentes de descalificaciones hacia Jones.

Hoy un tanto de lo mismo, al interesarme por el último post y sus comentarios, viendo la misma situación de descalificaciones, y que siendo honesto, ni en los anteriores ni en los últimos he leído que Jones, profiriese insultos escritos hacia nadie, ¿ustedes... los han leído de sus comentarios?, porque francamente, no los he visto.

En éste punto, añadiré, que un servidor va por libre dando lo que pido, Respeto, sin estar ni ser padrino de nadie y que personalmente, no tengo el gusto de conocer a ninguno, por si se me pudiera atribuir interés alguno que no sea, el desprecio y repulsa a las injurias y descalificaciones gratuitas de nadie hacia nadie, por simplemente, desde la perspectiva individual, libre, crítica (aunque no guste a algunos), ácida e incisiva sobre lo que se expone y a lo que se invita, tenga que ser vilipendiado dialécticamente, siendo que Jones, reitero, no ha insultado a nadie, y que por insulto, no se tome ironía manifiesta ante los ataques, o...¿hay algo más detrás, que aquí no se expone, ni se ve, ni se dice...?.

Por otro lado, reflexionar sobre lo que todos queremos, que es arreglar los problemas de nuestro país y de nuestra maltrecha democracia, cada uno desde su entendido punto de vista o perspectiva política preferida, ¿qué libertad se respeta y es, la que aparta, desprecia y modera una opinión, por no gustar quien la emite...?, acuerdense los que dijeron que prohibir, era caracteristica de las dictaduras.

Les aseguro, que de haber intuido la balanza, más o menos equilibrada con respecto a las dichas descalificaciones, éste comentario no se estaría leyéndo.
Que cada cual, de su capa hagase su sayo.

El post de la entrada, al margen de ésto, lo he encontrado muy interesante .

Atentos saludos.

Ciberculturalia 19 marzo, 2011  

Antonio, siento mucho haberme perdido el interesante debate. Veré los vídeos con tranquilidad, cosa que hasta dentro de unas semanas no la tendré, pero si te he leído con atención. Por supuesto que estamos en un cambio de ciclo que no se sinceramente a dónde nos llevará. Parece que se han asentado aún más las fórmulas neoliberales, parece que la gente globalmente cree que no hay otras soluciones porque el "capital" manda y lo que a mí personalmente me parece que nunca hemos estado en una manipulación informativa tan indecente como la actual que evita a la gente pensar y creer en que "otras fórmulas son posibles".
Antonio, perdona de verdad no haber venido a tiempo. Considero tu pluma una siempre espléndida referencia.
Besos

Antonio 22 marzo, 2011  

Ante todo quisiera entonar una especie de “mea culpa” por mi ausencia en estos días y en la moderación del debate que le debe corresponder al autor de la entrada. Por motivos de viaje no he vuelto a casa hasta ayer, y marché sin posibilidad de conectarme a Internet o, tal vez, con la intención de evadirme, tanto que no me enteré de lo acaecido en Libia hasta ayer mismo.

El hecho es que me ha sorprendido el cariz de algunos comentarios. El texto ubicado al inicio del blog que define el talante, por decirlo de alguna manera y sin que ello implique orientación hacia talantosos conocidos, lo asumo en su totalidad. El librepensador es un sujeto, bajo mi punto de vista, que mantiene y sostiene ideas propias, conclusiones elaboradas desde su perspectiva en función de los estímulos que percibe, pero que tiene también mente abierta para poder modificar y adaptar sus ideas a una realidad más acorde y racional. De ahí la segunda idea del texto que encabeza este blog: Acercarnos y entendernos desde la exposición de las ideas de forma argumentada, admitiendo el debate desde perspectivas lógicas y razonadas, lo que implica modales y formas respetuosas con los demás. De todas formas, no seré yo quien, a estas alturas, intente educar o formar a nadie en estos menesteres o actos comportamentales.

Entiendo que cada uno se define a sí mismo, como debe ser, mediante sus propias palabras, conductas e ideas. En algunos casos, el carácter puede ser más provocador, incluso con matices histriónicos, para arrastrar a su terreno a los demás. Creo que eso ha de ser valorado por cada cual y entrar o no al trapo. El papel de mosca cojonera o toca cojones, es desagradable, pero suele aparecer, aunque yo no lo haya observado nítidamente en este debate. También puede ser consecuencia de un enconamiento, que no lleva a ninguna parte desde la idea y la filosofía de este blog. Por tanto, entiendo, y hago una llamada a los comentaristas para que sean conscientes de la pretensión que se tiene en Grito de lobos y moderen sus comentarios evitando descalificaciones gratuitas, que utilicen argumentos consistentes para la discusión, además de centrarse en la temática de la entrada y sus aspectos colaterales para hacer más productivo el debate, respetando, como es lógico, las formas y el fondo del mismo. Está claro que esto tiene sentido si lo que queremos es intercambiar ideas y crecer todos un poco más, intelectualmente hablando.

Nadie está en posesión de la verdad absoluta y no se trata de dogmatizar sino de poner sobre la mesa lo que se piensa para que cada cual tome de ello lo que estime conveniente. No vengo a convencer a nadie, sino a convencerme, sometido al debate, a mí mismo. Para mí todas las opiniones son válidas y si alguien dice una imbecilidad lo único que demuestra es eso, aunque no sea un imbécil, ha tenido un acto de imbecilidad, nada más… ¿Cuántas veces, sin ser imbéciles, cometemos actos de imbecilidad?

En resumen, los integrantes de Grito de lobos, bajo mi punto de vista, no pretendemos dejar a nadie fuera del debate, pues de lo que se trata es de acercarnos mediante el conocimiento de otras visiones y argumentaciones sobre la temática que se presenta. Eso sí, estamos obligados a preservar la orientación del blog y velar por su esencia para que no sea desvirtuada. Ofrecemos este campo a todos los que, de buena voluntad, quieran intervenir en el intercambio de ideas, pero rechazamos a aquellos que no estén por la labor y pretendan romper la dinámica sosegada y sensata, propia de las personas maduras, que pretendemos establecer. Por tanto: Razón sí, Visceralidad no, bajo mi modesta opinión.

Antonio 22 marzo, 2011  

Ahora, con vuestro permiso, querría hacer algunas aportaciones a los comentarios que se han vertido:

Hay dos conceptos que, para mí, aclaran en concepto de dictadura o democracia, en lo referente a la interrelación del Estado y el ciudadano:

•Súbdito: Sujeto a la autoridad de un superior con obligación de obedecerle.

•Soberano: Que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente.

Entiendo que ambos conceptos se dan en la democracia en tanto el votante soberano es quien define la autoridad y a quien la ejerce, por lo que ella se ejerce por delegación, pero su vez está obligado a obedecer a esa autoridad hasta nuevas elecciones; caso que no se da en la dictadura que suele tener connotaciones de poder impuesto por distintas razones, sean religiosas (por la gracia de Dios), por la armas o por un partido o ideología predominante. En todo caso, en esta situación, el sujeto no es libre de emitir su voluntad para determinar quien le gobierna.

Luego están los aspectos manipulativos, que se ejercen desde el poder oculto, desde el llamado poder fáctico, para llevar al pueblo, en teoría soberano, a votar por la opción que les interese a ellos. Ahí anda el dominio de los medios de comunicación y las estrategias para conformar opinión.

En nuestro caso, nuestra democracia está sometida a normas que son protectoras de clases sociales dominantes y del poder del dinero, puesto que el motor del mundo sigue siendo el deseo de tener bienes materiales. Véanse las constituciones que nos rodean en el llamado sistema democrático… Otra democracia es posible, más justa para todos, aunque, parafraseando al refranero, nunca llueve a gusto de todos…

Antonio 22 marzo, 2011  

Las dictaduras tiene un componente de salvación, de iluminado que llega a salvar al mundo y dirigirlo, a hacerlo grande y poderoso. Los Napoleones de la historia sembraron el imperio con la guerra, matando, sometiendo y empobreciendo al pueblo y forjando clases dominantes nuevas. El poder solo sirve al poder, por lo que solo es válido para el pueblo cuando radica en el pueblo. Pero para eso tiene que ser un pueblo maduro que se implique en el poder y su control. Que ejerza esa soberanía y deje el sometimiento y la sumisión conformista.

El problema es que el ser humano es un animal social por definición y por necesidad. Cuando digo social lo planteo en el sentido más amplio, incluyendo todo el entorno. De esta necesidad surge la creación de estructuras de poder y dependencia. Complicado asunto, pues, para organizar la convivencia desde la justicia cuestionable…

Antonio 22 marzo, 2011  

Hace lolibel una aportación al debate bastante interesante sobre el anarquismo. Mi impresión es que el anarquismo es el opuesto a la dictadura, ocurre que siendo utópico en tanto el ser humano es dual (individual y social) y anda cargado del egoísmo propio de la perpetuación de la especie, necesita de un alto nivel de concienciación para que el colectivo sea operable sin entrar en conflicto entre lo individual y lo social. Anarquismo no es hacer, como muchos piensan, lo que cada uno quiere, sino lo que cada uno debe, sin que tenga que ser impuesto, sino por convicción, para mantener una convivencia libre respetuosa y enfocada al crecimiento de todos sin que nadie explote a nadie en beneficio propio. Al menos eso pienso yo, aunque no sea un teórico del tema, pero sí librepensando.

Antonio 22 marzo, 2011  

Ecodictadura. Buen apelativo….La estructura de la naturaleza está sometida a la dictadura de la vida y sus leyes. La física, la química, la biología, etc… van definiendo cómo se desenvuelve la vida en la tierra. Nuestro cuerpo tiene una fisiología que la ciencia va descubriendo, pero que pudiera ser modificada desde ese conocimiento hasta, incluso, la transmutación genética al amparo de esas normas. Esas normas son las que se han de respetar y aceptar para una larga supervivencia y un crecimiento sostenido. La agresión y la ruptura con estas normas solo llevan a la muerte y desaparición de le especie y de las otras especies animales. La tierra en sí, como sistema, está en un proceso continuo de homeostasis que ampara a quienes se mueven dentro del mismo, pero evita, destruye o elimina a quienes salen fuera y pretenden forzarlo a su conveniencia.

El equilibrio está en el “tú me das, yo te doy”, si solo aparece el tú me das, se acabará lo que tienes y ya no podrás darme más y yo no sobreviviré, salvo que yo te dé para que tu crezcas y me sigas dando. O sea, los seres humanos o entienden que son simbiontes o acabarán con los recursos para subsistir sin persisten en su saprofitismo.

Antonio 22 marzo, 2011  

Juan Saura, como autor de la entrada te doy las gracias por tu aportación. Había pensado que con tanto debate y confrontación se había perdido el hilo de lo importante, que no es lo que yo diga, sino la propia funcionalidad del blog con sus entradas y comentarios relativos e ellas.

Antonio 22 marzo, 2011  

Carmen, lo de la manipulación informativa me parece tan evidente que estoy siendo muy critico con las noticias y soy especialmente selectivo para los debates de la Tv o la radio. No sé si estamos o no en un final de ciclo, pero me da la sensación de que el capitalismo está haciendo una huída hacia delante que no sabe muy bien a dónde le lleva… Eso sí, no será nada beneficiosa para la humanidad en su conjunto

Eastriver 23 marzo, 2011  

Antonio, eres un señor. Por eso te respetamos tanto. Porque todos nos podemos equivocar, pero lo importante en saber la intención final de todos y cada uno de nuestros actos. Cerrando así tu entrada, que ha dado para tanto, creo que cierras magistralmente, sensatamente, este tema. Seguiremos luchando por los proyectos y por ser mejores. Gracias

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP