Viajando a Kabul

>> 11/3/11

Hoy les propongo una jornada de cine. Una jornada especial para acercarnos, o al menos intentarlo, a conocer una realidad, la vida diaria en Kabul, desde otro ángulo que el usual.

Porque Afganistán para ojos occidentales es tan sólo un lugar en el que hay una guerra civil. Hay una intervención extranjera. Hay un conflicto que parece no pueda resolverse. 

Pero detrás de todos esos "hay",  también hay, una vida cotidiana, una vida diaria. Para eso, para mostrarlo, Alberto Arce ha realizado un interesante documental "Vida diaria en Kabul", con el patrocinio del Institut Catalá Internacional per la Pau, dividido en ocho episodios. 

He visto la serie al completo y les garantizo que no tiene desperdicio. Si ya antes era muy escéptica a creerme el porqué de nuestra presencia en Afgnistán, de creerme las versiones oficiales de los gobiernos y de la prensa acompañante, ahora ni les cuento. Por eso aconsejo su "visionado". Sin prisa. 

Como todos los vídeos están bajo licencia Creative Commons, podemos gozar de una sesión de cine sin temor a ser "encarcelados". 

A continuación les dejo los episodios enlazados y con una breve sinopsis, aunque en los enlaces tienen una ficha mucho más completa:

Cinema Park: Un cine en Kabul. Antes repleto, ahora vacío. De los destrozos dan buena cuenta el proyeccionista que mima su "prehistórico" equipo. Al gerente, sin embargo, no le interesa el cine en absoluto. No entiende por qué la alcaldía de Kabúl aún lo mantiene abierto, sino fuera porque una rica mujera americana dió dinero para ello. Concluye "Los extranjeros, siempre los extranjeros".

Empotrados: Viaje a una mina cercana a Kabul, la segunda mina de cobre más importante del mundo. La disculpa para viajar es conocer el trabajo de las fuerzas de seguridad afgana. El objetivo oculto: ver la mina.

El mito de la caverna: En esta mina, mina de Aynak, existen unas cuevas que fueron base de Al-Qaeda. En esta mina trabajan entre 2000 y 3000 chinos. Las reservas de mineral ascienden a 240 millones de toneladas. El consorcio chino paga un canón de 800 millones de dólares en conceptos de explotación.  Esta mina-cueva fue refugio de Ali Al Bahlul, ahora en Guantánamo cumpliendo cadena perpetua.

El cooperante y el general: El general Sajan piensa que la solución militar no es la solución que mejorará la vida de los afganos. El cooperante dice que la presencia de tropas extranjeras no tiene como centro de atención la seguridad de los afganos sino de la comunidad internacional.

Checkpoint Kabul: Es un checkpoint movil, artesano, nada que ver con los puntos de control del ejercito israelí, por poner un ejemplo.

Helmand Camp: este lugar es habitado por 5000 afganos que huyeron de los talibanes para refugiarse en Kabul. Aquí viven sin talibanes, pero una vida inmunda.

Dolor fantasma: Dicese del que siente una persona, un dolor constante, real y cierto por el miembro amputado. Es lo que ocurre en los hospitales de Kabul donde su mayor actividad es la amputación de miembros a las víctimas de la guerra. El único lugar algo limpio, un "oasis de limpieza" dentro de la ciudad considerada como la más polvorienta del mundo.

Kabul Adiction: También aquí hay lugares y espacio para los drogadictos, cerca de 700.000 en todo Afgnistán. Sin ayuda, sin tratamientos, en exclusión absoluta, pegados y peresguidos por la policía.

Tormenta de polvo en Kabul: Desde el aire, Afganistan es un gran yermo y el panorama del país es tan oscuro como la tormenta de polvo y arena que oscurece Kabul.


Yo he ido viendo, con paciencia, todos los episodios, y el alma se me quedó arrugada.

Hoy precisamente el diario El País publica una reseña del informe anual "Misión de Naciones Unidas en Afganistán", con cifras sobrecogedoras: el año 2010 ha sido el más mortífero para los civiles afganos: 2.777 muertos, un aumento del 15% respecto a 2009. La última barbaridad ha sido la muerte de nueve niños afganos, la semana pasada, durante un ataque aliado, lo que provocó un inmenso rechazo en todo el país contra las tropas internacionales.

Si a eso le añadimos un Karzai incompetente y corrupto, y unos  líderes talibanes con los que intenta negociar y que le responden contundentemente que sólo habrá negociación  "con un calendario cerrado de retirada de las tropas extranjeras", no hay mucho espacio para el optimismo.

Si  a mí este tema me produce gran desesperanza, no acierto a imaginar la que deben sentir los afganos.

24 comentaris:

Eastriver 11 marzo, 2011  

No me extraña lo del alma arrugada... Hoy he sustituido mi rápido visionado inicial con la prensa por tu texto y por el primero de los episodios. Destacable, no sólo por la calidad de la película, sino también por la inusual calidad de imagen, y ese tamaño grande tan agradecido. Una verdadera sesión de cine, un verdadero regalo, amiga Ciber. Impresionante esa imagen final, el reflejo de la película que se está proyectando y el otro reflejo, el del hombre: fundiéndose la realidad y la ficción, casi como una quimera.

Después de comer seguiré con esta especial sesión de Viernes Cine. Un abrazo lleno de cariño.

procurador en puente genil 11 marzo, 2011  

lo más triste no es la guerra, más bien lo que deja ésta, que lo has sabido plasmar muy bien

Antonio 11 marzo, 2011  

Tremendo panorama el de Afganistán. Por la fuerza solo se puede imponer la dictadura. La democracia debe surgir por la convicción y al amparo de la justicia social. Lo demás es manipuleo y cinismo hipócrita de intereses.
Mala salida tiene este país. Los integrismos atrapan y someten por las ideas encapsuladas y por la fuerza impositiva y en ello andan… La instauración de la democracia es más compleja.
¿Le falta al mundo musulmán una revolución francesa para poner la religión en su sitio y florecer el librepensamiento? ¿Le sobra la maniobra de distracción en defensa de la democracia, cargada de intereses económicos? Al pueblo se le gana ayudándole a sobrevivir y a mejorar su nivel de vida, a incrementar su calidad humana y desarrollo individual y, a la par, colectivo, no con atropellos y muertes injustificadas. ¿Lo estamos haciendo bien?
Un abrazo

La Maldición de Jones 11 marzo, 2011  

La sensación de que nacer es entrar en el infierno y morir la única oportunidad para salir de él.


Eso es lo que deben sentir los afganos. Ese es el precio para que a nosotros nos llegue gas barato

La Maldición de Jones 11 marzo, 2011  

Ah!, y las palomitas del cine, excelentes, ni muy sosas ni muy saladas.

Eastriver 11 marzo, 2011  

Ciber, no sabría decirte con cuál me quedo. El de los drogadictos me ha impresionado mucho, porque resume muy bien no solamente esa realidad concreta sino los motivos. Y no he podido evitar pensar de qué formas tan diversas puede tratarse un tema, un mismo tema, aquí, en Afganistán, donde sea, dependiendo solamente de la voluntad. En nuestras privadas hubieran montado un Callejeros de enorme impacto pero poco más.

Más allá de las palabras me impresionan las imágenes, las metáforas (deformación filológica, probablemente). Creo que es el del Picnic en que el niño se levanta y se aleja procurando evitar ese charco de inmundicia. Y así todo el rato. O el mono saltando. O los niños jugando en el mar.

L'Institut Català Internacional per la Pau és un ente autónomo, creado por el Parlament de Catalunya en la época del tripartito (tan malo que fue, rojos e independentistas, cómo temblaron las Españas) que sin embargo, a pesar de enormes y fatales desaciertos internos se ocupó de algunas cosas que merecieron la pena. Algunas de sus ideas fueron importantes, fallaron quienes las llevaron a la práctica (suele pasar con las izquierdas, en algunas ocasiones... con las derechas ya falla todo, las ideas para empezar). Sea como fuere, espero que con el nuevo ciclo en mi país los buenos proyectos no desaparezcan. Este, el del ICIP, fue uno. Prefiero que con subvenciones se monten buenos proyectos como este antes que martingalas por todos conocidas (y muchos desayunos opíparos, en hoteles muy bonitos, porque todos sabemos que las salas de los ministerios y consejerías son feas con ganas, tan frías, y en cambio alquilar un salón del Majestic por la módica cantidad de 24.000 es una menudencia).

(Todo cuanto sé sobre el ICIP es gracias a tu entrada, Ciber. Como suele suceder desconocía casi todo sobre el Instituto. Me sonaba de hacía años, creo que de la época Maragall. A raíz de este proyecto que tú has presentado he pensado que debía estar más informado. Su página, en castellano, es
http://www20.gencat.cat/portal/site/icip?newLang=es_ES

Camino a Gaia 12 marzo, 2011  

Por motivos tecnológicos (no dispongo de banda ancha) no he podido ver los vídeos, pero tu descripción es muy completa.
Supongo que la pregunta que nos hacemos todos es si la presencia internacional está para proteger a la población o los intereses de las empresas que allí operan.
Lo mas cínico, es que en nombre de los derechos humanos se invadan países para garantizar suministros de materias primas.
Un saludo

Ciberculturalia 13 marzo, 2011  

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Siento, Camino que no los puedas ver. Realmente nos proponen una mirada distinta y muy interesante.

Ramón, veo que tu has hecho el visionado completo. Me alegra que esto te haya ayudado a mejorar tu opinión del ICIP que al parecer hace proyectos interesantes.

Antonio, yo no tengo dudas. Lo estamos haciendo de pena. Lamentablemente.

La Maldición de Jones, me alegra que disfrutes con las palomitas y es que para muchos son imprescindibles a la hora de abordar una sesión de cine.

Al procurador, gracias pero yo no he sido la que lo ha plasmado. Ha sido la mano extraordinaria de Alberto Arce quien lo ha hecho. Mi mérito, en caso de tenerlo, es difundir su documental.

Besos a todos, y buen domingo

La Maldición de Jones 13 marzo, 2011  

¡Hombre, Ciber! parece que te has saltado mi comentario anterior... (habrá sido un lapsus)

¡Salud!

Ciberculturalia 13 marzo, 2011  

@Maldición: efectivamente. Disculpa no me di cuenta. Totalmente de acuerdo con tu comentario primero. Para los afganos debe ser un vivir en el infierno sin ninguna posibilidad de escaparse. Eso creo
Un beso

Josep 14 marzo, 2011  

Kabul. Desde que leí “Mil soles esplendidos” -ya hace años- no se el motivo, pero la cuestión es que Kabul. ha “viajado” siempre conmigo. Te aseguro que cuando terminé de leer esta gran obra, me dije que me resultaba casi increíble que la vida de todos los afganos esté marcada por la muerte y un sufrimiento inimaginable. Y, sin embargo, también veo que la gente encuentra el modo de sobrevivir y seguir adelante”. Voy a ver estos videos y te los comento.
Un abrazo Ciber.

Ciberculturalia 14 marzo, 2011  

Yo también leí "Mil soles espléndidos". Si me gustó estos vídeos es por lo cotidiano, por cómo ellos viven esa vida diaria al margen de cómo decide occidente que es aquella vida.
Siempre nos persiguen los estereotipos y de eso ya se encarga la desinformación continua que nos asola.
Besos

La Maldición de Jones 14 marzo, 2011  

Estimados "lobos"
Iba a escribiros a través de la @ que habies colocado para proponer temas, pero he preferido hacerlo aquí.

Mantengo un acalorado debate en el blog de Antonia Pons sobre una entrada que ha colgado recientemente. En ella, Antonia, bajo el título de "Disidente" reproduce por entero un manifiesto que ha hecho público Fathallah Arsalan, portavoz del partido 'Justicia y Espiritualidad' de Marruecos. El manifiesto pone en cuestión las reformas que, parece ser, quiere impulsar el actual rey del pais vecino.

Me gustaría mucho que alguno de los "lobos" reprodujese aquí el texto para abrir el debate a todos los seguidores de este blog. Creo que esa entrada formula perfectamente una serie de contradicciones que surgen a raíz de las revoluciones de Oriente Medio y el peligro de su capitalización por parte de los fundamentalistas islámicos.

Muchas gracias

¡Salud!

Antònia Pons Valldosera 14 marzo, 2011  

Estimada Ciber, en cuanto pueda ver las películas te comento.
Un abrazo.

PS/El capitán no ha entendido nada de nada. No se trata de debatir sobre el islamismo sino el alcance de unas reformas constitucionales destinadas a parar las manifestaciones en Marruecos.
Si quiere debatir sobre algo
¿por qué no usará su propio blog?

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Gracias Antonia. Tu sentido de la democracia, de la expresión libre y del contraste de ideas sigue siendo proverbial

Estos lobos no se dan cuenta, pero aquí hay más de un par de topos

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

Claro más de un par y más de tres.
¡Qué bien realizas tu cometido!
Lo tuyo ¿es vocacional o profesional?

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Si me haces preguntas es que quieres que te conteste, y yo encantado. Parece como si los dos tuviésemos un interés especial en seguir ¿debatiendo?.

Debemos sufrir el llamdo síndrome del aceite (sobre el agua),de la última palabra o, como diría mi amigo Ramon, del mal de bucle.

Yo, como las buenas putas, cobro. Pero cuando el cliente me gusta le beso en los labios y le doy mi teléfono. ¡Y a veces hasta se lo hago gratis!

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

En mi caso no es extraño el síndrome, nací en un lugar donde se produce el mejor aceite del mundo. Mi pueblo ganó ganó el primer premio en la Exposición Universal de Barcelona en el año 1929.
En cuanto a tu profesión, ten cuidado con dejarte llevar, mi amol, como decía mi padre:
"Para ser puta y no ganar nada vale más ser mujer honrada".

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Bueno, eso lo decía tu padre, pero los padres no son infalibles. A mí, que me quiten lo bailao, querida.

Ya sabes aquello de : "las mujeres buenas van al cielo; las malas a todas partes"

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

Mae West tampoco.
Puestos a elegir a mi me gusta mas esta otra menos conocida pero infinitamente más ingeniosa:
¿Llevas una pistola en el bolsillo o es que te alegras de verme?

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Je, esa es buena. A mi, cuando bailaba lentas (ya ves que soy antidiluviano), me decían que me pusiese las llaves en el boslsillo de la chaqueta.

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

¿Estás seguro que no te lo decían para subirte la autoestima?
Ya se sabe que las mujeres siempre hemos tenido instinto maternal.

La Maldición de Jones 15 marzo, 2011  

Estoy convencido de ello, de las dos cosas, del instinto y de que lo hacían para subirme la autestima. De hecho, yo sabía que eran las llaves

Antònia Pons Valldosera 15 marzo, 2011  

¿Y te las cambiabas de bolsillo o seguías con el equívoco?

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP