¡VIVA LA REVOLUCIÓN!

>> 14/2/11

Estos tiempos que nos ha tocado vivir, inciertos y apasionantes, nos han convertido en testigos de excepción de unos hechos que las generaciones futuras estudiarán en los libros de historia.
La inmolación de un joven desesperado encendió la chispa que ha derribado regímenes dictatoriales y corruptos disfrazados de democracias, ha puesto de relieve el inmenso cinismo del mundo occidental obsesionado por la realpolitik. No importaba que Mubarak o Ben Alí expoliaran a su pueblo sumiéndolo en la miseria, bastaba con que fueran nuestros aliados, y si alguien se atrevía a cuestionarles amenazaban con el hombre del saco: ¡que vienen los islamistas! Y todo volvía a unos cauces que parecían inalterables.
En mis días de estudiante tuve la suerte de contar con un viejo, sabio y algo excéntrico profesor que nos enseñaba que las revoluciones no son fruto de la casualidad, que detrás siempre hay ideólogos que se atreven a formular nuevos principios que la sociedad hace suyos hasta que estalla la revuelta.
Claro que el no había vivido en un mundo globalizado ni en la era de las autopistas de la información. No sospechaba que, gracias a la Red, podríamos saber en el mismo instante lo que sucede en las antípodas.
Los blogs y las redes sociales han facilitado la propagación de ideas en un periodo de tiempo muy corto. Esto, unido al descontento y la miseria endémica de una sociedad oprimida, han hecho el resto. Las revoluciones se gestan en el ciberespacio y las manifestaciones se convocan en Facebook o a través de los teléfonos móviles.
Las revueltas tunecina y egipcia, dicen los expertos, tendrán un efecto dominó que va a provocar la caída de otros líderes y que se extenderán como mancha de aceite por todo el Magreb y por el Medio Oriente.
Tal vez tengan razón, ayer mismo veíamos tímidas pavesas en Argelia. Se rumorea que en Marruecos, el Majzén está tan inquieto que ha contratado a todo un ejército de expertos en informática para neutralizar a los ciberactivistas.
Me asaltan sentimientos ambivalentes respecto a estos dos países: espero que llegue inmediatamente a Marruecos pero temo lo que pueda suceder en Argelia ya que mis hijos están allí, el eslabón más débil y más desprotegido de esta cadena: un estado en el exilio dentro de otro estado huésped del que dependen para todo.
¿Habrán aprendido la lección nuestros políticos? Ayer en la televisión la ministra de defensa entonaba el “mea culpa”, decía que se habían equivocado respecto a los vecinos del Sur del Mediterráneo, que habían sido demasiado prudentes y benevolentes.
Sin embargo otra ínclita ministra dice que lo sucedido en Túnez y en Egipto nunca ocurrirá en Marruecos, porque su divino rey ya inició las reformas democráticas hace mucho tiempo y Bono está en Guinea Ecuatorial visitando al sanguinario Obiang. Dice que son más las cosas que nos unen que las que nos separan.
Ayer me contaba un amigo que, en 1975, una delegación saharaui visitó Guinea y que el encargado de cuidarles y acompañarles era el ahora presidente. Le dieron mil dólares para que se los cambiara, el tipo los cogió y se ve que hoy es el día que aún no ha encontrado la oficina de cambio de moneda porque no le volvieron a ver el careto.
Espero que no sean estos impulsos cleptómanos los que nos unen aunque, visto lo visto por nuestras Españas, no sé qué pensar.

14 comentaris:

Camino a Gaia 14 febrero, 2011  

Cuando dicen que con gobiernos dictatoriales son mas las cosas que nos unen que las que nos separan, deberíamos ponernos en alerta porque lo mismo dicen la verdad, y esta democracia devenida en mercado, donde votar es un acto de maquillaje, no sea otra cosa que absolutismo con chucherías para ofrecer.
No hace tanto le vendíamos a Marruecos material militar, que por supuesto entregamos con la condición de que no lo usaran.
La revolución deberán hacerla las personas, pero las ideas son el aglutinante, la materia que permite el sincronismo en los actos, y que un día aparezcan en una plaza los miles de seres humanos que dan testimonio de que la revolución no ha muerto.

Txema 14 febrero, 2011  

Casi te diría que la revolución es una necesidad vital.

saludos

Eastriver 14 febrero, 2011  

Antònia, por un lado está el análisis que haces de la realidad. Coincido. Es posible que la cosa se extienda y esperemos que sea para bien. Coincido también en eso tan asqueroso de soportar abusos por el hecho de que son aliados. ¿No se dan cuenta de que ese es el mejor modo para acabar perdiendo a esos aliados, en cuanto salta la chispa y los sufridos habitantes montan una revolución?

Lo de Obiang no tiene nombre (lo de Bono casi tampoco, pero no nos extraña: es del club que prefiere mantener a un hijo de puta antes que hacer justicia, qué asco). Y lo de Marruecos, vaya mierda de renovación democrática, ¿no crees? A cualquier cosa le llaman renovación, o mejor, cualquier cosa son capaces de justificar para que las cosas se mantengan como a ellos les interesa.

Es para ponerse a llorar. Pero al menos hay algo bueno en esto: la certeza de que las cosas pueden cambiar si nos movilizamos juntos. Petons.

Eastriver 14 febrero, 2011  

Aj, i el Lluis sempre és un regal. Per la seva música, per la seva coherència, pels seus dallonses... Quin tio més coherent, no? Petons, que em quedo amb la gallineta.

RGAlmazán 14 febrero, 2011  

Estas revoluciones populares cuya causa es la miseria y la conculcación de derechos humanos a la que se ven sometidos los ciudadanos de esos países, han sido un ejemplo, y además son una mancha de aceite que sigue extendiéndose. Veremos hasta dónde llega. No estoy seguro de que el final sea tan satisfactorio como las expectativas que se tenían, pero el primer paso de ha dado, ahora hay que seguir y que no se tuerza la cosa, no vaya a ser que todo se convierta en humo.
Espero lo mejor y deseo que a todos los países con gobiernos sátratas dictatoriales se les contagie ese virus revolucionario y consigan tener la esperanza de un mundo mejor, que sin duda merecen.

Salud y República

Ciberculturalia 14 febrero, 2011  

Querida Antònia, tu reflexión es compartida por muchos de nosotros. Vemos como todo eso que nos han querido mostrar como real, como único, como auténtico, era tan sólo una patraña para mantener los intereses económicos, quizás geopolíticos de unos cuantos que no de la ciudadanía. Esta es la pura verdad.
Ahora se empieza a conocer toda la verdad que pone en evidencia la existencia de regímenes dictatoriales y corruptos y también la falta de ética de occidente, entendido éste como EEUU y UE.
Creo que la llama ya se ha extendido. Esta noche están diciendo ya los graves disturbios de Irán. O en Yemen, o Libano, o Argelia, o Marruecos, también en Marruecos...
Lo que se pone en entredicho es la moral de muchos de nuestros políticos y que cuando la ciudadanía quiere su fuerza, su capacidad de cambio es poderosa.
Ojalá en Egipto la transición a la democracia sea real y efectiva.
Ojalá los cómodos y adormecidos ciudadanos de este nuestro país entiendan que muchas de las cosas que nos acontecen tienen que ver con nuestro propia incapacidad para la acción.
Enhorabuena por la entrada. Un beso

Antònia Pons Valldosera 15 febrero, 2011  

Camino, quizás sea verdad que las democracias han quedado vacías de contenido ya que el pueblo tenemos poco que decir una vez cumplida la cita con las urnas.
Los intereses económicos nunca deberían entrar en contradicción con la ética, la moral o la legalidad internacional.
Un abrazo.

Txema, una necesidad de avanzar rompiendo moldes. Las transiciones pacíficas siempre suelen quedarse con conductas viciadas.
Un abrazo

East, he intentado dar un tono medio irónico a las reformas de Marruecos que no son más que un lavado de cara al exterior mientras en el interior los males endémicos de una monarquía feudal y teocrática han sumido en la miseria y la desesperación a millones de personas privadas de sus derechos fundamentales.
La canción de Lluis tiene plena vigencia. Estos dictadores momificados han creído que su cargo era la gallina de los huevos de oro hasta que la gallina ha dicho NO.
Abraçades.

Rafa, las rupturas siempre son más expeditivas aunque por otro lado más traumáticas. Vamos a ver cómo se hace este camino hasta la verdadera Libertad y que alcance a todos.

Ciber, ¡ojalá! y que esta revolución sirva para hacer un mundo más justo, más libre y más igualitario.
Un beso.

La Maldición de Jones 15 febrero, 2011  

-El día 24 de Enero, un día antes del inicio de la llamada revolución egipcia, la cúpula del ejército egipcio estaba en Virginia (USA) reunidos con la cúpula del ejército Americano

-Suleiman, el que dio la noticia por TV, es el jefe del ejército y persona de confianza de Mubarak

-Mubarak estaba desde hace meses deshauciado por los médicos

-Los Hermanos Musulmanes estaban ya preparados para levantarse a lo iraní

-Israel, prácticamente, ni se ha inmutado

Pongamos en relación estos hechos y quizá la revolución no resulte, al final, tan espontánea.

Todo se verá en unos meses: Si hay elecciones constituyentes. Si habrá nueva constitución. Quién se presentará...

¿Revolución?

josep estruel 15 febrero, 2011  

Últimamente, el término "dictadura amiga" se ha puesto de moda, en los medios de comunicación, para hacer referencia a aquellos países, o grandes potencias mundiales, con las que está plenamente justificado establecer transacciones comerciales, aunque se violen los derechos humanos de forma sistemática. Si hay que decidir entre caja o faja, está bien claro hacia dónde se decantará la balanza. El dinero mueven el mundo y cerrar los ojos es muy fácil. El ser humano no quiere complicaciones. Sólo tenemos que recordar la cálida vinculación que hasta hace poco unía el tirano egipcio Mubarak con los líderes de varios países europeos -incluido España, si realmente entra en esta categoría-.

Tot condueix a que es compleixi el que resa la cançó, "la gallineta ha dit que prou, ja no vull pondre cap més ou".
Todo conduce a que se cumpla lo que dice la canción, "la gallineta ha dit que prou, ja no vull pondre cap més ou".
Un petó.

Antonio 16 febrero, 2011  

El problema de las revoluciones es que una vez hechas, se acaba consolidando una clase dominante si no se mantiene el espíritu dinámico que debe acompañar a toda evolución del ser humano. Mientras que en cada uno no haya un ser crítico, responsable y dispuesto a implicarse y exigir que se cumplan y realicen los cambios, no se consolidará ninguna metamorfosis de forma efectiva, pues luego vienen los manipuladores y advenedizos que buscan ganancia en el proceso. Ninguna revolución tendrá sentido si no se acompaña de un cambio de actitud, de una concienciación y educación cívica que la sostenga. La revolución se da cuando el ser humano necesita otra dinámica, otra forma y estructura social que le permita esa justa evolución y se compromete a vigilar esa evolución y sostenimiento en los principios que la justificaron.

Yo, cuando escuchos estas canciones, como La gallineta, L’estaca, Campanades a Mort. Al vent (Raimon) y otras muchas, siento en mi interior algo indescriptible, la piel se me eriza; recuerdos propios de mi juventud, en una Barcelona, cargada de ilusión y lucha contra una dictadura, defendiendo una democracia que luego adulteraron, en beneficio propio, los advenedizos y políticos de despacho e intereses sumisos al sistema… Eso sí, el camino andado, al menos, ha sido positivo y nada comparable a como se estaba, aunque no se haya recorrido mucho de lo previsto y deseado.

Un abrazo

Antònia Pons Valldosera 18 febrero, 2011  

Antonio, Llach también canta que hem d'anar més lluny més lluny de l'avui que ara ens empresona... Llegaremos, estoy segura.

Josep. sí lo de las dictaduras amigas es un ejercicio de cinismo muy difícil de digerir aunque los políticos tengan un estómago a prueba de bombas.

Por último dejad que responda a la Maldición de Jones:
Se me dan muy mal las profecías y los oráculos. Sigo pensando que es apasionante vivir lo que estamos viviendo y me niego a lanzar por la borda la ESPERANZA. Aunque pese mucho y no me permita correr a tu velocidad.
Encantada de haberte conocido.

Gracias por vuestros comentarios

La Maldición de Jones 19 febrero, 2011  

Antònia, por gritar un poco más:
será revolución cuando los niños esclavos de Nike que trabajan en Egipto vayan al colegio, que es donde deben estar

¡Salud!

Antònia Pons Valldosera 19 febrero, 2011  

Mi madre a los 8 años trabajaba junto a la abuela en el campo. Iba a la escuela cuando no había jornal. Yo tuve la suerte de poder estudiar y trabajé en cuanto terminé mis estudios. La abuela nunca fue a la escuela.
El progreso y la evolución llegan después de las revoluciones.
Volviendo a los niños esclavos de Nike o de ADIDAS. Nosotros tenemos parte de culpa porque una vez que estos horrores se saben no tendría que haber demanda. Nadie debería comprar nada de estas marcas.
Salud!

icue 24 febrero, 2011  

Los abusos traen estos rsultados.
Algo muy habitual se apoya en una paradoja: Criticamos con frecuencia que los gobernantes son malos e incompetentes, pero los hemos elegido nosotros, por tanto intervenir en la función del gobernante, equivale a suponer, que nosotros antes hemos sido incompetentes al elegirlos.
Debíamos estudiar a los políticos y a los partidos, y sus principios, lo cual incluye el estudio de sus realizaciones en el pasado, tanto en si mismas como en relación con el principio que profesan.
Es fundamental que estudiemos si son personas sinceras, si hacen honor a la verdad, o por el contrario se apoyan en la mentira, en la falsedad y en los intereses de partido, para mantenerse en el poder.
Es hora de examinar el rumbo que sigue la vida de nuestro país, pues si todos no somos expertos en política, debiéramos de tener el olfato necesario para juzgar, si el cuerpo de la política está sano y cada vez va mejor, o si está enfermo y va empeorando. No podemos juzgar de los procesos, pero si hacemos cargo de si el producto es el que deseamos, y el que necesita nuestra sociedad para vivir en armonía

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP