Pensamiento "macho" en la Argentina

>> 20/9/10


Me encantaría dejar de lado la ideología, desligarme en lo posible de lo que pienso y de lo que creo, pero de lo que, y esto es primero, siento, porque soy un ser que, en esencia: SIENTE. Pero todo está infectado de ideología, dominado por la ideología y como tal, deben entenderse algunas cosas que puedo llegar a decir .
Me pregunto hasta que punto el tema que abordo es discutible, o si, sólo son dos maneras de ver el mundo, dos perspectivas antagónicas que no deben rozarse. Me pregunto hasta donde puedo llegar a tener razón y hasta donde tenerla el “otro”.
Me pregunto, y esa es la cuestión, en qué instante de la historia, o si, desde el inicio mismo, las mujeres son consideradas seres “inferiores”, que deben mantenerse como custodios  del “hogar” y cuidando de los “niños”, postergando hasta la resignación más oscura, sus ambiciones, sus sueños, sus ilusiones.
Me pregunto, cuál es la diferencia entre una sociedad que practica la mutilación del clítoris o la lapidación por adulterio, a otra que, observa aterrada, y se espanta ante tales prácticas que juzga como “aberrantes”, pero sólo observa. 
Se me ocurre, de tanto pensar, que se trata de la ley que atraviesa dichas sociedades, de las diferentes “normas” que regulan su convivencia.
Las leyes atadas a creencias religiosas, parecen sostener en su centro, un rasgo de salvajismo, un tinte arcaico. Por eso, se nos figura que las leyes occidentales, apuntan un proceso de mayor tolerancia, de comprensión del “otro”, y además, de presunta “equidad”.
Sin embargo, en lo profundo, en lo innato del ser humano, parece resistir un inexorable sentimiento discriminatorio y violento, sólo “mantenido a raya” por la legislación vigente.
En Argentina, el período kirchnerista, que se inicia en el 2003, está signado por un fuerte movimiento de transformación. La revalorización del rol del estado (reestatización de servicios), los juicios por crímenes de lesa humanidad a la Junta Militar que gobernó (secuestró y mató) durante siete años el país, la Ley de Medios Audiovisuales, la Ley de Matrimonio Igualitario, la Asignación Universal por hijo, son sólo algunas de las medidas políticas que marcaron drásticamente a este tiempo y que, modificaron para siempre, la estructura social y las formas de ver y vivir la política.
Pero, si todas estas transformaciones implicaron la reacción violenta de la derecha revulsiva, de los sectores más conservadores, de la iglesia y de los monopolios instalados como un cáncer en la comunidad, hay un elemento central que opaca cualquier cuestionamiento que se pueda hacer desde un argumento mucho más afincado en el pensamiento de la derecha, y que pretende invalidar, todas las políticas cuasi revolucionarias que se tomaron desde el estado  Ese elemento es el MACHISMO.
La asunción de Cristina Kirchner en el 2007, con un amplio apoyo popular, viene ya cuestionada por la intrusión en las decisiones políticas, de empresarios o periodistas que fundamentan la necesidad de un “poder fuerte”, razón que, presuntamente, no podría defender una “mujer  presidente”, y si, un hombre. Hombres fuertes del "empresariado", le ruegan a Néstor Kirchner que "no ponga" (como si fuese un muñeco),  a su mujer como candidata.
Paradójicamente, de lo que se acusa ahora a la Presidente Mujer es de ejercer un pode "demasiado fuerte". Al menos. los políticos opositores y los medios, decididamente opositores, comparan a Cristina con Hitler, la llaman dictadora o fascista, y, paralelamente, sostienen que es Néstor Kirchner quien gobierna y que Cristina, está relegada a un segundo plano, a ser títere del macho. Inexplicable. Y fundamento sumamente machista, que durante el gobierno de Néstor Kirchner (el macho) (2003/2007) estaba exactamente invertido. Era “ella” (Mujer demonio) quien dominaba al “bobo” de su marido. Argumento éste, doblemente machista, ya que dice la mente cerrada y perturbada, que es el hombre quien debe ocupar el lugar de “jefe”, y la mujer, “obedecer”.
Y si bien, subyace previo a la asunción, el olor del machismo brutal, como el fascismo se huele en “El huevo de la serpiente” de Bergman, es con el conflicto del gobierno y las patronales del campo, en marzo del 2008, cuando se desata toda la furia de las clases medias altas urbanas, y  en un reflejo patético, provoca la automática empatía de las clases mas desprotegidas y marginales. Este es el virus que viene a despertar al monstruo dormido.
Aquí no hay causa ni intereses comunes entre diferentes y opuestas clases sociales, sino el machismo. El único punto donde Macho Pobre y Macho Rico están de acuerdo, y el único punto también, donde acuerdan las féminas.
La solidaridad que los une es el odio, el desprecio. El argumento de que el gobierno quiere aplicarles “retenciones” (por exportación de soja) a los “pobres agricultores” queda definitivamente perimido, primero por las impresionantes ganancias que obtienen, y segundo, por los terribles epítetos e injurias que se lanzan desde las rutas cortadas y desde las plazas pobladas por el conchetaje más repulsivo, hacia la Presidente por su sola condición de Mujer.
El pensamiento macho se desparrama sin límites. Son las mujeres las que más atacan, casualmente, a Cristina. Mi hipótesis ligera es que el pensamiento macho hace metástasis en la cabeza masculina, porque ésta no soporta que sea una mujer quien ocupe el máximo cargo ejecutivo del país, y en la cabeza femenina, porque no soporta la imagen de esa mujer inexpugnable y soberbia, que le devuelve especularmente, un fantoche, es decir, el de la mujer sometida por ese pensamiento macho que entraña la impotencia de ya nunca poder “ser” lo que esa mujer “es”. Como un boomerang, esa mujer dignísima devuelve a las masas auto-sometidas, la imagen del fracaso y de la intrascendencia eterna.
Las políticas sociales o de derechos humanos sólo sirven a estos sectores como fundamento pútrido para hacer supurar su machismo implícito, ahora, claramente explícito. La Presidenta es una “yegua”, una “corvina”, una “bipolar” y siempre, una “puta”, o sea una “prostituta”. Se acuesta (sexualmente hablando) con todos los gobernadores de provincia, con sus ministros y también, con los Presidentes a los que visita y la visitan. Todos la “cojen”, o la “cogen”. O, como dirían los españoles, la “follan”.
Todos tienen ganas de “matar” a la Presidenta. Se festejan sus problemas de salud (o los problemas que los medios opositores le adjudican). Si en otros tiempos se festejó el cáncer de Evita, ahora, cualquier “elemento” para sacarse de encima a esta mujer-demonio es pertinente. Se escuchan voces metálicas en el helicóptero presidencial: “maten a la yegua”.

Lo más liviano es que los dirigentes campestres y las mujeres con liftings reunidas en la Sociedad Rural, manden a la Presidente Mujer a “lavar los platos” o a “limpiar los pisos”, que es, el lugar que le corresponde a una mujer, según el macho y la mujer machista, en una sociedad "normal".
Memorable es la postal de un grupo de mujeres patéticas portando un cartel con la inscripción “Cristina, no te vayas con Chávez, andate “conchuda”, lo que quisiera significar, más o menos, “mujer de órganos genitales muy grandes”.

Desde ese conflicto el aroma es de intolerancia y crispación, lo cual utilizan los seguidores del gobierno para transformar en “Cris Pasión”. Los opositores y los medios que los acompañan, o viceversa, hablan de crispación, de intolerancia, de dictadura, y lo más ridículo, de la “falta de libertad de expresión”, cuando lo más suave que se le dice a la Presidente Mujer es: “estúpida”. Hace unos días, nomás, una periodista deja brotar su machismo para decir que dan ganas de “meterle una cachetada”. Así es como tratan a sus mujeres los “guapos del arrabal”. Un hombre despechado, dice el tango, le “ensartó 34 puñaladas” a su mujer, por haberlo engañado.
Ni hablar de los adjetivos calificativos que se lanzaron durante el tratamiento de la aprobada, para odio de la iglesia, Ley de Matrimonio igualitario. Pueden imaginarlo, con muy poco esfuerzo intelectual, ya que alguien que defiende algo semejante, es un “demonio” o un “degenerado”.
Los argentinos se jactan de las instituciones, se jactan de defenderlas y ambicionan ser un país primer mundista, que establezca relaciones con “países serios”, como EE. UU. y no, con salvajes, como Venezuela.
Me pregunto otra vez, cuál es la diferencia entre una sociedad que aprueba la circuncisión del clítoris o la muerte por lapidación de las adúlteras, y otro que, humilla con el lenguaje la condición de la mujer, pero que si tuviese la libertad, la descuartizaría, la enterraría viva . Existe alguna diferencia? Creo que si.
Supongo que se trata de la ley, que como un muro sostiene a los perros salvajes y babosos, sedientos de la sangre de esa mujer que se “arroga” derechos de macho en una sociedad de machos.

58 comentaris:

Eastriver 20 septiembre, 2010  

Qué inicio brillante en Grito de Lobos, Darío... Entiendo y comparto tu crítica, y la indignación. El fachamen argentino es conocido y reconocido en todas partes, nosotros aquí nos quejamos de lo nuestro pero vosotros vais bien servidos, lamentablemente para el mundo.

Juzgar a Cristina se me hace difícil. Desde lejos a los árboles no se les ven los nudos, o se les ven menos. Así que yo, desde aquí, te diría en principio cosas buenas de Cristina. Diversas medidas de su gobierno y cierto clima progresista está claro que me gustan. También me gusta su valentía, fotografiándose con todo el mundo dignamente, también con Chávez. Eso me gusta, y mucho. Luego, imagino que también existirán las sombras típicas en todo gobernante. Pero digamos que por todo lo que la critican yo la ensalzo. No sé, luego, si yo la iba a criticar por otros temas.

Lo que sí sé, obviamente, es que nunca la iba a criticar por ser mujer. Creo que ese virus del machismo a mí no me atacó (de todas formas siempre conviene estar vigilante que a veces los vientos son muy fuertes). Pero es que en el fondo es lo mismo: el machismo virulento de estos desgraciados no es otra cosa que una pieza en el puzle de su pensamiento. Puzle formado por mucho desprecio, mucha cara dura, mucha santa intransigencia que diría Josemaría y mucha arrogancia.

Gran pieza en tu inauguración, Darío. Espero que te sientas bien entre nosotros y espero que todos podamos mirar allende los mares a través de tus ojos, y aprender de tu punto de vista.

Curiyú 21 septiembre, 2010  

No puedo sentirme mejor, Ramón, en un lugar donde lo único que se respira es libertad.
Por lo demás, creo que el machismo que supura invalida cualquier debate ideológico. Está cerrado, porque se parte de la idea de inferioridad de una mujer. O no?

Camino a Gaia 21 septiembre, 2010  

Hay quienes, a falta de razones, recurren al insulto. Se me ocurre pensar que a pesar de tanta baba en el ladrido, lo que se les debe hacer muy difícil a los machistas, es precisamente ver a una mujer gobernando, en una labor que pocos hombres están preparados para ejercer.

¿Con qué autoridad moral puede un hombre reclamar justicia e igualdad, si en su vida privada es un tirano? ¿Como podríamos solidarizarnos con otros trabajadores si su interés por obtener un trato mas digno termina en su propia persona?
Solo cuando se rechaza la discriminación contra cualquier ser humano se lucha contra la discriminación.
Felicidades por tu post. No conozco muy bien la situación en Argentina pero por desgracia, el machismo es algo que pervive en demasiados lugares.

mujerdeole 21 septiembre, 2010  

Genial el texto Curiyú. Tan cierta cada palabra, tan sentida, y comparto que las mujeres occidentales debemos tener cuidado cuando levantamos el dedo y decimos porque en el mundo árabe tal o cual cosa. A mirarnos en el espejo y no buscar la paja en el ojo ajeno. Yo que hago un blog de fútbol, más de una vez me han mandado a la var los platos o a la cocina.

Nosotros acá sabemos lo que se aguantó y se está aguantando esta mujer, como ella mismo dijo el otro día en el acto de la juventud. Creo además que por respeto a su aguante, a su fortaleza, valentía y dignidad, debería ser ella quien se presente a elecciones. Ella la candidata. No dar el brazo a torcer en eso ni desandar todo lo que se ha logrado. Porque creo que si se vuelve a pensar que desde el escritorio de algún marketinero se pueden manejar los destinos del pais, y entonces porque nos dicen que ahora es el momento de un hombre bien plantado, que a ella no la quieren, la odian, y caemos en eso, de poco sirvió todo lo andado. Siento eso, de corazón.
Y es un corazón de mujer.

Antònia Pons Valldosera 21 septiembre, 2010  

¡Qué fácil atacar a una mujer llamándola puta! Desde la noche de los tiempos ha sido lo mismo. Las leyes contienen el perro rabioso del machismo pero siempre es más fácil legislar que enseñar a vivir una verdadera igualdad desde la cuna. Machismo y sexismo siguen fuertemente implantados en la sociedad.
Tengo la teoría que este cáncer sólo puede extirparse con una profunda transformación de la sociedad en la intimidad de nuestros hogares cuando educamos a nuestros hijos e hijas. Y aunque no queramos ser machistas, hombres y mujeres reproducimos tics aprendidos y perpetuados generación tras generación.
Yo tengo un yerno que se escandaliza cuando sabe que un niño varón juega con muñecas o con cocinitas. El domingo Messi salió lesionado del campo de fútbol al grito de ¡maricón!. En España tenemos un ministerio de Igualdad que no sería necesario si ya fuéramos iguales hombres y mujeres.
Y quien esté libre de sexismo que tire la primera piedra. Os aseguro que yo no podría.
Un abrazo a todos.

Argentiersen 21 septiembre, 2010  

Exelente Dario! No soy muy bueno comentando...solo te puedo decir que esos que denigran a nuestra Presi se remitan al Diego y su frase...
"QUE LA SIGAN...LTA"

Curiyú 21 septiembre, 2010  

Argentiersen: dicen por ahí, unas amigas quisquillosas que yo tenía, que esa frase de Diego, es machista. Y ciertamente, puede que su origen sea muy machista. Lo cierto es que para los argentinos, ha cobrado desde que fue pronunciada, un sentido nuevo, o sea, ha sufrido un deslizamiento semántico.
Tanto, que escuché a un periodista deportivo derechoso (Rossi) decirle a Ruggeri: "ustedes la tienen adentro". Claro, la derecha tiene muy poca gracia cuando pretende usar el lenguaje vulgar.
Un abrazo.

Ciberculturalia 22 septiembre, 2010  

Interesante entrada que nos acerca a lo que está ocurriendo en aquel país.

Respecto al machismo irredento, sabemos porque en todas partes cuecen habas, que en parte, en una importante parte, es mantenido por algunas propias mujeres cuyas mentes están castradas de años y siglos en la sumisión y la ciega obediencia al "macho". Estas no pueden asumir la fortaleza de una mujer libre e independiente. Si además esta es una Presidenta, la situación aún se oscurece más.

Solo através de la educación podremos cambiar la tendencia de una forma más rápida, para conseguir una sociedad igualitaria.

Repito, interesante crónica la tuya.

Un beso

Curiyú 22 septiembre, 2010  

Cibercult: totalmente de acuerdo. Y si leemos el post anterior, podemos inferir cuanto aporta la educación a visiones mucho más abiertas y tolerantes.
El macho (argentino o universal) sin dudas, tiene asumido que porta "la verdad" desde el origen, que no le es cuestionable su condición de "superior". Pero es que, no apunta la educación, precisamente, a transformar esa visión estancada y pútrida, y mucho depende de lo que cada uno aporte.
Abrazo.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

Hada: Está muy bien. Son puntos de vista. Particularmente, no veo casi nada como vos lo ves, digo, veo las cosas de otra forma. Soy del Chaco, y eso no cambia nada.
El destrato hacia la mujer no conoce de niveles sociales, y ese es el punto. Un abrazo.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

Creo que el sesgo machista invalida cualquier debate. Cuando un "cortador de rutas" manda a Cristina a "lavar los platos", ya no hay margen para la discusión de ideas. El machismo se impone como el fascismo, dice "ésta es la verdad" y no admite otras. Te tapa la boca.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

Está muy bien, Hada. Se gana "tu" repudio. Insisto, es una forma de ver las cosas, yo, no las veo así. En todo caso, no se gana "mi" repudio, y supongo que lo que yo pienso tiene, para vos, la misma validez que lo que vos pensás. Digo.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eastriver 22 septiembre, 2010  

Asisto fascinado a este debate argentino en Grito. Cómo me alegro que sea así. Además Grito parece haberse especializado en lugar para debates. Genial.

Me faltan datos para poder sumarme al debate. Pero creo que una opinión no invalida la otra. La Argentina no está en su mejor momento (tampoco lo está Europa). Pero el machismo con que es atacada Cristina merece toda nuestra repulsa. Naturalmente nadie debe ser inmune por ninguna condición, tampoco Cristina. Pero es cierto, visto desde mi ladera, que dejando de lado errores, Cristina es vista con odio por buena parte de la sociedad argentina. Sólo por eso a mí ya me cae bien y siento que le debo mi apoyo.

Un saludo.

Curiyú 22 septiembre, 2010  

Ja ja ja...Ramón, si que me hiciste reír, y debe ser porque somos amantes de los eternos "despreciados". En verdad, no quiero entrar en un debate sobre lo mal o bien que gobernó Cristina (mi posición es clara), sólo quiero hacer notar que, cuando se interpone un argumento irrefutable, por la fascista, es imposible debatir. Es como cuando en el debate ciencia-religión, se acude, desesperadamente a la "justicia de dios". Entonces, todo queda obturado. Ese fundamento no se puede rebatir. Lo mismo sucede con la superioridad de los "machos", no existe fundamento que lo compruebe . Un abrazo.
Un abrazo

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

"Esta persona para sentirse bien con Cristina ha de ser del gobierno!"

Eso se llama desacreditar porque el "otro" piensa diferente. Y porque, además, me creo el "dueño de la verdad". A eso me refiero. Y eso es parte, también, de la tradición machista.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

"ese discurso tuyo no es cisrto"

De manera que usted tiene la verdad.

Me parece una discusión ya infructuosa, porque el post trata del machismo, y no, de lo mal o bien que gobierna Cristina Fernández de Kirchner. No es la cuestión. Como tampoco es la cuestión cuan errada está "moralmente" una mujer adultera que es condenada por una sociedad a morir lapidada.
Un abrazo.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

"Estamos cansados"

"no la queremos porque es mala administradora"

"pobres nosotros"

Me pregunto: ¿Quiénes están cansados? ¿Quiénes no la quieren? ¿Quiénes son pobres?

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 22 septiembre, 2010  

Yo no estoy cansado, yo la quiero, y no me considero pobre. Y soy argentino, claro, nacido en la Argentina. Porque para el machismo, no existen las nacionalidades.

Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 22 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel Martínez Barquero 23 septiembre, 2010  

No tengo suficientes elementos de juicio para juzgar a vuestra Presidenta, pero sí te digo que me ha encantado tu entrada, querido Curiyú, por tu visión no machista de la existencia, por tu voz que se alza en defensa de las mujeres desde la mejor de las perspectivas.
Un debut brillante en esta querida casa común.

Curiyú 23 septiembre, 2010  

>Gracias; isabel. Y esa es la cuestión. Por eso advertí que trataría de despojarme de cuestiones "ideológicas". Porque se las furias que despierta y a la vez, el amor que provoca, nuestra Presidente entre la gente.
La democracia nos otorga la alegría de poder elegir, y en el 2011, los que la odian tienen su oportunidad. Pero el tema es el machismo, un prejuicio difícil de despejar. Pero el esfuerzo hay que hacerlo. Sentirnos iguales, hacerlo.
Un abrazo.

Hada Isol ♥ 23 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
josep estruel 23 septiembre, 2010  

No tengo ningún elemento de juicio para juzgar a vuestra Presidenta, y además hace un tiempo que no sigo la política de aquel Pais.
Pero si que me escribo con diferentes personas que son de aquel pais. Asi como con Isol y otros blogs Argentinos.
Si que es cierto que el tema es MACHISMO SI O NO, pero en este caso Isol y las personas que nos escribimos son la voz del pueblo y como tal ella también grita alto y fuerte, porque es cierto que durante años y años la gente que pasa por allí "mandando" son unos malos políticos que no sirven al pueblo, sino que se aprovechan de los recursos de una tierra super rica, a costa de Isol y unos cuantos millones mas.
En cuanto a mi permíteme que lea mejor tu escrito, porque la verdad es que me he sentido mas identificado con la rábia que tienen gran parte de los argentinos con Cristina que con el machismo.
Un saludo.

Curiyú 23 septiembre, 2010  

"que durante su gobierno hubo mas desaparecidos que en la dictadura debido a la inseguridad,eso diré,y de ningun modo diré que la odié por ser mujer,porque no es cierto!"

Esa es, claro, toda una declaración de principios.

Por lo demás, me parece que Isol, no soporta lo que diga gente como Ramón. Yo no entiendo el odio desdee ninguna circunstancia, pero me parece que Isol sí, porque insiste en que no odia a "Cristina por su sexo..."
El odio no me va. Y ésto termina siendo una discusión sobre el odio y no sobre el machismo y la violencia verbal que se ejerce hacia la Señora Presidenta elegida por la gran mayoría de los Argentinos. Y al atacar a ella de esa forma, debe entenderse que nos atacan, a los que sí compartimos su forma de pensar, de hacer las cosas, su ideología, su forma de ver el mundo. Y no somos pocos. Y si así fuésemos diez, merecemos el mismo respeto que los millones de odiadores que pueblan la Argentina.

Hada Isol ♥ 23 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 23 septiembre, 2010  

Desde ya, me alegro que no la odies. El odio hace mucho mal.
Por lo demás, siempre fui feliz en la Argentina, con todos los problemas. Debe ser porque en el 76 y hasta el 83 fui muy niño, y no sabía lo que pasaba.
Después, con todos los problemas, fui feliz, en mi país, donde uno se puede expresar muy libremente, donde no hay represión ni censura. Donde cualquiera le puede decir "conchuda" a la Presidenta y sigue feliz por la vida.
Un abraz y hasta siempre.

Hada Isol ♥ 23 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hada Isol ♥ 23 septiembre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio 28 septiembre, 2010  

Después de mi estancia hospitalaria, paso a visitarte y, tras leer tu interesante entrada, me sorprende ese debate intenso en el que no quiero ni debo entrar por carecer de información al respecto. Además, quiero desprenderme de todo lo pasional para centrar mi razón. Pero, entendiendo que el tema del machismo se ancla en la noche de los tiempos, en cuanto se creó la rapiña del botín, la propiedad privada y el sentido del poder del guerrero sobre lo conquistado. El control de la mujer es inherente a la fidelidad procreadora y eso era lo importante para la estructura de la nueva familia y su trascendencia social y económica.
Para mí existe una base de reflexión sobre el tema en el libro de Engels: El origen de la familia, la propiedad privada y el estado. Luego, las religiones, que fueron conformando la ética y moral de la sociedad, facilitaron la exclusión de la mujer, cuando ella es la base fundamental de la vida. No es la inteligencia lo que prima en esta sociedad, sino la fuerza. La cuna mediterránea de nuestra civilización es machista, margina, como portadora del pecado original, a la mujer hasta tal punto que fue necesario que bajara una paloma para fecundarla y naciera el hijo de Dios. No pudo bajar un pene, que a la vez le diera placer y mostrara el camino de la vida y procreación desde el amor, sino desde el letargo, la sorpresa y la entrega como fábrica del nene, pues eso era pecamino.
Ahora, desde la era de las inteligencias artificiales, del desarrollo tecnológico, se presenta un reto más alentador para ellas que, con su capacidad e inteligencia soterrada, podrán hacerla fluir hasta la superficie y tomar parte en el desarrollo de una nueva sociedad. Si en lugar de haberse marginada a la mujer, se hubiera progresado cogidos de la mano y a la par, el mundo sería otro. Ahora habrá que cambiarlo.
Un saludo afectuoso y bienvenida al grupo.

Risk 04 octubre, 2010  

Coincido en todo lo que decís acerca del machismo y el arraigo que tiene en nuestras sociedades. Pero en el caso de Cristina creo que estamos hablando de otra cosa, en mi modesta opinión. De fuertes y arraigadísimos intereses económicos, concretamente. Si esta administración no los hubiese tocado, seguramente muchos de los argentinos que leen los 'grandes' diarios y están expuestos a la compulsa permanente de la TV que financian esos mismos intereses, estarían pensando en "nuestra primera presidenta" como un logro social per se, en vez de pensar en matar a "la puta", "el pescado" o "la yegua".

Debo admitir con todo mi dolor que los pueblos adolecemos de educación, visión crítica y memoria colectiva. Porque si no, no podríamos admitir como argumentos válidos los que exponen ciertos sectores de nuestras sociedades. Entenderíamos inmediatamente que de argumentos no tienen nada.

Como para dar un ejemplo de Argentina: hace poco tiempo la oposición lanzó desde el parlamento un proyecto de ley para otorgarles finalmente a los jubilados el 82% móvil que históricamente reclaman. Ante esto, el ministro de Economía dio una conferencia de prensa, en la que puso a disposición de la opinión pública los números fiscales para demostrar que esa iniciativa, aunque justa, no es viable en este momento. Y estamos hablando de un gobierno que aumentó en 7 años la jubilación por encima del 600%, además de incorporar a más de 2 millones de personas sin trabajo sindicado (léase amas de casa -mi mamá, por ejemplo-, empleados que trabajaron toda su vida sin hacer aportes por estar en negro, etc.) al sistema jubilatorio.

¿Cuál fue el argumento de la oposición? "Que dejen de robar, porque la plata está." El retruque oficialista fue: "Acá están las cuentas que ustedes mismos revisaron: dígannos como hacer sostenible la propuesta, dígannos dónde está la plata. Aunque realmente creemos que no pueden hacerlo, ya que de hecho, cuando fueron gobierno, impulsaron una rebaja del 13 por ciento a las jubilaciones como parte de un ajuste feroz que terminó desembocando en el desatre del 2001, y aprobaron y sostuvieron el sistema de jubilaciones privadas (que terminó siendo un negociado de unos pocos y significó una pérdida para el Estado de más de 100 millones de euros), y luego de que el gobierno al que sucedieron (y del que nombraron al mismo ministro de Economía) las tuviera congeladas por 10 años."

Voy a terminar (ya escribí demasiado) con una reflexión que, creo, es la más antimachista que se me ocurre: Después de todo lo que dije anteriormente, les confieso que me importa tres carajos que Cristina sea mujer, sea adicta al sexo o a las carteras Louis Vuitton, o lo que sea que se les ocurra decir de ella en las próximas horas. Ninguno de ellos es un argumento que sirva para refutar lo que logró hasta ahora como estadista.

Un abrazo grande desde Buenos Aires

Ataúlfa Braun 13 octubre, 2010  

No había tenido tiempo de leer este estreno tuyo, Curiyú. Así que eres/sos del Chaco...
Una pregunta: ¿por qué hay tantos comentarios suprimidos? ¿Me perdí algo?
Conozco un poco el tema histórico-político de la Argentina, y creo que además del machismo existente, porque existe y mucho, el máximo problema, la trampa real es el peronismo. Sé que muchos argentinos me odiarían por decir esto, pero en la vida sería kirschnerista, ni con Néstor, ni con Cristina. Pero obviamente tampoco sería radical, está claro. Y ahora que me dicen que Pino no sabe bien por dónde se navega, veo que las izquierdas andan un poco "locas" como aquí.
Pero vaya, que como dices el debate no es ideológico, aunque es difícil hablar con un argentino y no hacerlo de política ;)))
En Argentina hay un machismo que me sorprendió desagradablemente. Y no depende directamente de las clases sociales; quizás las clases medias sean las menos machistas. Pero es que en muchas ocasiones es la propia mujer la que crea esa concepción. En ocasiones he oído decir, "no, eso no lo hago yo, que es trabajo de hombres" (por colgar un clavo en la pared?). Y después toda esa obsesión por el culto al cuerpo, por ponerse lolas nuevas, por llevar bien apretados los pantalones. Además, los celos, la mujer preserva al macho y viceversa, de tal manera que a veces la hacen sentir a una como si fuera una come hombres del norte. Otra cosa que hace a las mujeres machistas en aquella latitud es la forma que tienen de "medirte". Para los que no sepan: te miran de arriba hacia abajo sin conocerte, o se giran al verte pasar, sólo porque vistas diferente.
Bueno, hemos hablado del machismo de la mujer que creo que proviene del pasado español e italiano tan poderoso que tiene la Argentina. La madre como figura total.
De todos modos, y aún no siendo fan de Cristina, creo que no es manera de tratar a una Presidenta. Leo los diarios argentinos y a veces dicen verdaderas barbaridades; eso no es crítica, es vendetta nacionalsocialista. Yo creo que algunas políticas que aplica son buenas, otras son propaganda pura, pero vaya que no vamos a entrar ahí.
Y luego, el machismo del macho, creo que debe venir de los tiempos del tango y del arrabal. De los guapos de 1900. Y seguro, seguro, de la época de los milicos, eso lo tengo clarísimo. Se cargaron a tantos librepensadores que la Argentina todavía no ha vuelto a recuperar esa energía que los hacía prácticamente a todos iguales en los 60.
No sé, Curiyú, igual me equivoco, pero es mi versión.
Un apunte más: me parece más acertado tener tratos con Venezuela, Rusia y China como los que ha realizado Cristina, que volver a transar con lo que queda del Imperio.
Un abrazo!

Ataúlfa Braun 13 octubre, 2010  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Curiyú 13 octubre, 2010  

Hola Ataúlfa: supongo que los comentarios borrados revelan rasgos de intolerancia. Creo que esos comentarios borrados por la misma persona que los escribió estaban cargados de odio. El odio es un peso terrible.
Por lo demás, debo decirte que yo si soy Kirchnerista Cristinista y todo lo que se sigue. Pero traté de escribir el texto despojándome de ese "karma". Evidentemente no pudo ser.
El tema del machismo es brutal. Y en Argentina, está más que claro. El odio a Eva y ahora a Cristina, no son casualidad. Los presidentes machos, potentes, con uniformes, como Videla, parecen ser de nuestro agrado. Ya se dice que "somos hijos del rigor", macho, agrego.

lichazul...elisa 21 mayo, 2012  

no solo el machismo en la Argentina, es en muchos lados del orbe, seguimos marcando el paso patriarcal, hace muchos años , cuando eramos matriarcales, otra cosa era, lástima que la sed de poder y figuración pudo más que la luz del conocimiento y por eso fuimos relegadas a subespecie humana, aún hoy , somos ignoradas en muchos debates y leyes, elhombre siente temos a lo femenino,por eso se hizo asesorar por los más reclacitrantes pensadores, así nació la subyugación de la hembra , y el músculo pudo más que la razón y el corazón

abrazooo

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP