Matar un ruiseñor

>> 5/4/10


LA GRANDEZA DE UNA NACION Y SU PROGRESO MORAL PUEDE SER JUZGADA POR LA FORMA EN QUE SUS ANIMALES SON TRATADOS.

Mahatma Gandhi.


Mucho se ha hablado de los toros, todos los que me conoceis sabeis lo que pienso al respecto, cuando Susana publicó su Post hablando de ellos, yo ya tenía este preparado, fué casualidad, no obstante hablar sobre algo que te procupa y mucho creo que no ocupa lugar, tenemos que luchar para que esta barbarie termine, está demostrado que es una brutalidad sín sentido.

Para mantener un toro en la plaza se necesita de una alta técnica, por las dificultades anatómicas que entraña penetrar con la espada en la caja torácica y romper uno de los grandes vasos que transporta la sangre que mantiene vivo al animal .Es por ello necesario, conseguir que el animal adopte una postura rígida que permita la entrada del acero. Si eso no se consigue, la espada chocará irremisiblemente con el hueso o penetrará en los músculos subcostales, y el toro permanecerá sufriendo y sufriendo en la plaza hasta que sea enviado a los corrales.

Cuando el toro está en reposo y no se le molesta, es un animal tranquilo que mantiene el cuello en flexión debido al peso de su cabeza y a la marcada inclinación de su columna cervical que le hacen adoptar muy frecuentemente esa postura, pero cuando el entorno le es hostil, se enerva, se contraen sus potentes músculos cervicales y el morrillo, antes imperceptible, se eleva como una montaña donde la cruz queda escondida. Es la estampa del estado de alerta, de un animal enormemente sensible al desafío. Esta postura no puede ser largamente mantenida por las condiciones anatómicas antes descritas, y tiende, repetidas veces a bajar la cabeza y mirar al suelo.

La suerte de varas, como se aplica en nuestros tiempos, es terrible. La súbita detención de la embestida por el peto del caballo, que se comporta como un muro, tranmite al cráneo, a la columna cervical y médula, la energía del choque que produce un peso de 800 Kg. a una velocidad de 40 Km. por hora.

El destrozo de la puya es lo más dramático.Una copiosa hemorragia, de no menos de 10 Litros de sangre, se produce durante este tercio, acompañada de unos enormes destrozos de músculos y partes blandas, solo es explicable que el toro siga vivo y con bravura, por la síntesis de sustancias analgésicas, llamadas endorfinas, que deben ir paralelas a la producción de una enorme cantidad de adrenalina que necesita para mantener su agresividad. La adrenalina producida por el toro es tan abundante, que cuando se han manipulado sus restos, su olor en las manos ha durado varios días.

Esta expresión de desafío que es la extensión del cuello y su elevación del plano del suelo, se va venciendo con el cansancio, las lesiones de la puya y con el buen hacer del maestro que lo humilla una y otra vez para irlo enseñando a bajar el hocico.

La suerte final necesita de una flexión del cuello y un acercamienro de las pezuñas delanteras para que la abertura que ha de propiciar la entrada de la espada sea lo más amplia posible.Es el del hoyo de las agujas donde la columna cervical se une a la dorsal, y cuando el cartílago que prolonga el potente hueso de la escápula se aparta al máximo de la cara externa de su columna vertebral. En estas condiciones se obtiene una abertura de 8 cm de lado por 4 en sentido anteroposterior, camino obligado de la espada que va buscando los grandes vasos. Es la optima e imprescindible abertura. La máxima flexión posible del cuello y la máxima aducción de las pezuñas anteriores, si esta postura no se consigue, el hueso es el destino del estoque.

Los vasos que entran y salen de los pulmones son los receptores del estoque. Cuando es la arteria, el toro caerá pronto, y si es en la vena, lo hará más lentamente. La estocada lateral, o lateralmente inclinada, perfora el pulmón y desangra al toro lentamente, haciéndole con frecuencia sangrar por la boca por lo que le va asfixiando. La sangre roja siempre va seguida de una muerte rápida, la azul lleva aparejada una muerte lenta, poco estética y estertorosa.
Así es la muerte del toro, me pregunto que si el toro viera como los humanos, si al torero le sería tan fácil darle muerte.
Para los aficionados a esta masacre, la muerte del toro de lidia es gloriosa, salvaje y hermosa, en lo único que estoy de acuerdo es que es salvaje, lo otro me cae la cara de vergüenza.

30 comentaris:

mariajesusparadela 05 abril, 2010  

No he leído nada. No quiero saber cómo se maltrata a un animal.
Solamente quiero decir, contigo NO A LA FIESTA DE LOS HUMANOS CONTRA LOS TOROS

Txema 05 abril, 2010  

¡Que barbaridad!

Saludos

Dilaida 05 abril, 2010  

No al maltrato animal, el que quiera divertirse que luche con el toro en igualdad de condiciones, con las armas que le dio la naturaleza, cuerpo a cuerpo, al que pierda le cortamos el "rabo" y "las orejas". De todas formas yo ni así iría a verlos, pero dejaría de criticarlos.
Bicos

tula 05 abril, 2010  

Siento que no es necesario ni explicar que los animales sienten,
de lo cual se deduce que el dolor estará presente ante el daño en sus cuerpos,
siento también que incluso las plantas sienten.

Quizás si ponemos la mente a un lado el sentir aparece, la mente es solo ruido, pero un ruido que lleva a matar por placer, a torturar.....

causar dolor es lo más gratuito e inútil que existe.
un abrazo.

josep estruel 05 abril, 2010  

Este escrito es para mandarlo a los aficionados, aunque supongo que al igual que los toreros se iban a reir de ello.
Y esto que no explicas que le hacen al pobre toro 48 horas antes de salir al ruedo.
Ni hablas de los caballos que mueren o sufren las consecuencia de las embestidas del toro. O las heridas por los cuernos.

Pienso que al igual que en Catalunya que se debate en el Parlament, (por petición de los ciudadanos). La abolición de la tortura, esto se tendría que hacer en toda España.
Hace unos dias en Madrid se hizo una manifestación. Pero esto es poco, muy poco.
Por cierto, aunque sea poco, me parece que doña Esperanza no salió con el capote y la espada, quizas esta vez no hacía falta, ya salió el Rey de todos los españoles para dar su bendición.

UN ABRAZO.

Antonio 05 abril, 2010  

Tremendo y demoledor relato del sufrimiento agónico del toro, amiga Geni. A mí nunca me gustaron las corridas de toros, pero menos conforme he ido desarrollando mi espíritu crítico ante el sufrimiento, sea de donde sea. No entiendo ni comparto el arrebato y la algarabía que se monta con el toreo al que le llaman “arte”... será el arte de la muerte, o helarte el corazón ante el macabro espectáculo de la sangre, el dolor y la violencia con engañifa.
El debate que se ha iniciado en Cataluña, desvestido de politiqueos, debe generalizarse en todo el estado español, por el bien de una sociedad en evolución, más humana y sensible con los animales. Por el bien del mundo animal. Que callen los políticos y escuchen al pueblo evolucionando, después deben hablar para liderar una sociedad en evolución hacia el respeto a su entorno.

El toreo, bajo mi punto de vista, es el ejercicio de la fuerza, de la violencia del superior poder del hombre, al amparo de su inteligencia, donde se da la imposición y la humillación del toro. El toro puede significar la bravura del rebelde, del sujeto con criterio propio que no se plegó a la mansedumbre del poderoso, de quien no se sometió al servilismo. El último reducto de bravura y contestación ante la doma de sus semejantes, ante la entrega del mundo animal al poder del humano. Entonces, para demostrar que nada escapa a ese poder del hombre sobre la creación, se hace el espectáculo del escarmiento, de la demostración de dónde está el poder y el dominio. Si el toro se hubiera sometido ya no habría toreo… pero no escarmienta y sigue rebelde. Este tipo de dominio sobre el mundo animal rebelde, también se ve en los circos, pero sin sangre (ahí se puede abrir un debate de alternativa).

Por tanto, desde un planteamiento de simbología sociológica, puede haber un componente subliminal que viene a validar lo autoritario, el sometimiento al poder, los principios que sustentan el ejercicio de la autoridad sobre los pueblos y el trato al rebelde, al que no se somete.

Tal vez, el hombre, desde su infantilismo necesite estas demostraciones de poder y haya mucha gente que disfrute y se identifique con ello. El toro, con su sufrimiento, hace a los niños más hombres (en sentido figurado), más poderosos. Para eso lo crían para humillarlo y demostrar quien es el rey de la creación. El que mata se puede sentir el señor de la vida, pues tiene el poder de arrebatarla. Por cierto, el torero suele venir de las clases bajas. Eso, sociológicamente, también tiene su simbología.

Esta sociedad española tiene una extraña adicción al espectáculo del dolor y a la muerte. La religión lo ha potenciado a lo largo de la historia y cada Semana Santa vemos como mucha gente se entrega con frenesí a la teatralización de la muerte y el sufrimiento de Cristo. Otro ejemplo son los, ya extintos por suerte, autos de fe, como escarmiento público de herejes. Nuestra cultura está impregnada de sangre y dolor en ostentación pública. El sufrimiento abre las puertas del cielo, la alegría y el disfrute conducen al infierno. Al cuerpo hay que castigarlo, el mundo el demonio y la carne son los enemigos del alma. ¡Qué cinismo! Creo que deberíamos potenciar el disfrute de la vida y la evitación del suplicio. Pero eso está demasiado arraigado en el pueblo español. Es necesario hacer un análisis profundo de cuales son la causas sociológicas de determinan el posicionamiento de este pueblo para cambiar hacia un estado más evolucionado social y humanamente.

Un abrazo, Geni, y enhorabuena por tu relato cargado de cruel verdad.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

M.JESUS
Y aquí no se explica todo, hubiera sido bastante más largo, ha habido momentos en que me venían ganas de llorar de pena, de impotencia...

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

TXEMA
Tu lo has dicho, es una barbaridad !Saludos.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

DILAIDA
Yo me he preguntado muchas veces el porqué no se torea sín machacar al animal, sín provocarle ningun dolor,solo dar pie al torero para que demuestre lo bien que lo hace, eso sí sería arte, o no ? Petonets.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

TULA
Claro que sienten las plantas al igual que los animales y los que niegan todo esto son unos obtusos que se creen el ombligo del mundo, todo ser vivo, siente.Besos.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

JOSEP
Tienes razón, he dejado muchas cosas fuera el tintero, pero quizá será otro Post.Tendría que abolirse en todo el estado, pero no creo ni q8ue lo consigamos en Catalunya, ojalá fuera que si.Petonets.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

ANTONIO
Como siempre has hecho un comentario estupendo, no entiendo los toros, no entiendo a la gente que les gusta, no comprendo como pueden disfrutar con tanto dolor.Petonets maco.

Ramon.Eastriver 05 abril, 2010  

Me he quedado estupefacto ante tu relato, Geni. Mira que lo sé, mira que odio los toros porque son maltrato convertido en espectáculo, mira que veces y más veces me he encontrado con relatos como el tuyo y con imágenes tan duras, mira que, mira que y mira que... Pero no me acostumbro. Sigue produciéndome ese horror, ese asco, y en el fondo ese dolor. Soy de los que celebran cuando la sociedad da un paso en defensa de los animales: cuando el Govern català prohibió los espectáculos con animales le aplaudí de veras (y mira que fueron los convergentes, que no son de lo mío...). Da igual la política, da igual la nación, da igual el politiqueo, no me gustan los toros porque son un espectáculo tercermundista. Punto. Porque el maltrato al animal es tercermundista, porque somos mejores cuanto mayor respeto tenemos a nuestros animales,

Si conseguimos que se prohiban los toros lo celebramos por todo lo alto. Pero acto seguido seguimos luchando para que se prohiba también cualquier espectáculo con animales, y por tantísimas otras cosas.

Geni, has vuelto a Lobos por la puerta grande. ¿Ves como eres una loba gigantesca? El blog colectivo se hace más grande porque tú eres grande y porque tienes tanta gente que te quiere, te lee y te respeta... Un abrazo molt fort!

Isabel Martínez 05 abril, 2010  

He sufrido con tu relato que, al final, leí a grandes zancadas para pasarlo rápido, que las crueldades las detesto.
Está claro que debemos acabar con las corridas de toros. No me vale el argumento de la tradición. La barbarie no se justifica, como no se justifica el espéctaculo romano de entregar los cristianos a los leones para que se los zamparan.
NO A LOS TOROS con todas mis fuerzas.
Bravo, querida Geni.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

RAMON
Ojalá lo que se cuece en Catalunya llegue a buen fín, cosa que no tengo tan segura,pero nosotros seguiremos luchando para que esta barbarie termine de una vez, gracias por tus piropos querido amigo, me he puesto encarnada.petonets.

m.eugènia creus-piqué 05 abril, 2010  

ISABEL
Hola guapísima, mira por tradición deberíamos todavía estar como tu dices con los leones en el foro romano, esas cosas no son tradiciones, son crímenes contra los animales.Un petonet ben fort.

Camino a Gaia 06 abril, 2010  

Nuestros actos son los que nos definen, mas que nuestras palabras. ¿Cuanta humanidad puede perder una persona cuando se regocija ante la tortura?
Un saludo

Ciberculturalia 06 abril, 2010  

Estoy contigo querida Geni, no a la brutal fiesta. Un beso

m.eugènia creus-piqué 06 abril, 2010  

CAMINO
Opino como tu, son nuestros actos los que nos definen, esto debe terminar de una vez por todas, a ver si algun día abren los ojos.Un abrazo.

m.eugènia creus-piqué 06 abril, 2010  

CIBER
Hola guapa, somos muchos los que luchamos por una serie de cosas que de momento se estrellan en oídos sordos.UN petonet.

soniabaste 07 abril, 2010  

Pues nunca había leído una posición tan bien argumentada, la verdad, y además muy contendente. Estoy completamente con usted. Soy barcelonesa y me posiciono ahí mismo, cayéndoseme la cara de vergüenza. Buscaré su blog.

m.eugènia creus-piqué 07 abril, 2010  

SONIA
Hola guapa, bienvenida a este blog, yo tambien soy de Barcelona, ya te he visto hoy por mi blog particular, por favor no me llames de usted, no me gusta nada,, estoy contenta de que compartas mi punto de vista sobre los toros, es denigrante una fiesta así, a ver si entre todos logramos que desaparezca del mapa por lo menos de momento en Catalunya.Un abrazo.

Jordi Pascual Morant 07 abril, 2010  

Mª Eugenia, la imagen que describes, a mi entender, generar en el lector el desagrado que cualquiera podría tener ante la autopsia de un cuerpo humano. Los forenses que ya han superado tal desagrado no por ello son menos sensibles que cualquiera de nosotros al sufrimiento humano o animal.
Quiero decir con esto, que nadie puede dudar del sufrimiento del toro en la plaza, no creo necesario recrearnos en una descripción tan detallada sobre ese dolor sin tener en cuenta las razones que llevan a un colectivo para crear ese tipo de espectáculo.

No soy aficionado a los toros ni me interesa defender su continuidad, me desagrada la violencia y el maltrato físico hacia un ser vivo. En eso creo que todos los que opinamos estaríamos de acuerdo. Pero la mirada de cada uno de nosotros sobre aspectos más recónditos y menos evidentes del toreo es lo que me interesa.
Para mí el toreo es cultura y arte, no tengo ninguna duda, aunque no siempre se manifieste en cada una de las corridas que se realizan, como tampoco toda interpretación musical llega a ese nivel sublime que es el arte.

Los aficionados y espectadores del toreo no creo que vayan a ver sufrir al animal o esperar a que el toro cornee al torero, lo que esperan es una tarde donde la creatividad del hombre se manifieste en todos sus lances y movimientos.

La cuestión es que en la sociedad actual un espectáculo donde se sacrifica a un animal no tiene sentido. La cuestión no es prohibir las corridas de toros sino adaptarlas a la nueva sociedad. El toro, presente por doquier en el arte y la arquitectura cretense y en el que se había encarnado la divinidad, era un animal sagrado. Creo interesante la lectura de estos dos fragmentos. (Ver 2ª parte del comentario)

Jordi Pascual Morant 07 abril, 2010  

El laberinto

El laberinto aparece mencionado en las tablillas de Cnosos en relación con un culto subterráneo de carácter iniciático. De hecho, en Creta existían cavernas como lugares de culto. El iniciado que salía de estas grutas lo hacía como un hombre nuevo, de manera similar al que se adentra en un laberinto y consigue encontrar la salida. El posterior mito griego del Minotauro estaría relacionado con este aspecto del culto arcaico cretense. Se conserva en Roma un grafito de los tiempos imperiales en el que un niño dibujó con un clavo en una pared un laberinto y escribió debajo: Laberynthus. Hic habitat Minotaurus ("Laberinto. Aquí habita el Minotauro"). Desde los tiempos arcaicos hasta las revistas de pasatiempos de nuestros días, pasando por la Roma clásica, las estelas celtas y los atrios de las catedrales góticas, el laberinto forma parte de la conciencia colectiva como un viaje iniciático que, partiendo del exterior, lleva al conocimiento de un centro interior entendido como el origen y el final del mundo.

Minotauro

Monstruo con cabeza de toro y cuerpo de hombre, concebido por la esposa del rey Minos, Pasífae, de un toro con que el dios Poseidón había obsequiado al rey. Minos, avergonzado y asustado por lo que su esposa había dado a luz, mandó construir un inmenso palacio (el Laberinto) formado por un embrollo tal de salas y corredores que era muy difícil encontrar la salida. Allí encerró al monstruo, a quien periódicamente le sacrificaba siete muchachos y siete doncellas ofrecidos como tributo por la ciudad de Atenas. El joven héroe Teseo se integró voluntariamente en uno de estos grupos de víctimas sacrificiales y venció al Minotauro saltando por encima de él y agarrándole por los cuernos; además, ayudado por la enamorada Ariadna, encontró la salida del palacio. Esta leyenda conserva el recuerdo de la antiquísima civilización minoica que, según parece, rendía culto a los toros como personificación del dios sol. En la actualidad se cree que las corridas de toros son un culto solar heredero del "salto del toro" micénico.

La plaza de toros como símbolo del laberinto, y Teseo representado por el torero. Los sacrificios humanos asociados al Minotauro fueron evitados por la acción de Teseo. ¿Habrá un nuevo Teseo que evite el sacrificio del animal?

La solución no es fácil, aquí es donde la creatividad de algunos individuos puede incorporar nuevas formas del toreo donde el sacrificio no exista, o lo sea de forma figurada. O bien desaparecerá en pocas generaciones por desinterés popular.

Tampoco utilizaré comparaciones como que en Catalunya se sacrifican 18.000.000 de cerdos al año, pues nuevamente contamina la cuestión de cuándo debemos y cuándo no sacrificar a un animal.

Dejemos que sean los aficionados los que hagan la transición sin sacrificar al toro y sin prohibiciones.

m.eugènia creus-piqué 07 abril, 2010  

JORDI
Es tu manera de ver las cosas, a mi entender es muy importante saber exactamente todo el proceso que sigue el martirio de este animal, si a alguien no le gusta, como ha habido algún comentarista, pues no leyendolo estamos al cabo de la calle, hay quien como dices le generará desagrado y habrá otros que prefieran saber la verdad por muy cruda que esta sea, entre estos estoy yo, na vale mirar hacia otro lado, creo que las cosas hay que afrontarlas tal cual son, pero ya sabemos que para gustos, los colores.
No pienso para nada como tu, para mi el toreo no es ni cultura ni arte, es sencillamente una salvajada.

Jordi Pascual Morant 07 abril, 2010  

Mª Eugenia,
Creo que no he sabido explicarme bien para hacer entender que el toreo sí es un arte, debe ser por la dificultad que conlleva explicarlo.
Por otro lado no se si te ha quedado claro que no me gusta ver sufrir a los seres vivos y precisamente evitar eso en el toreo sería el camino a seguir.
En fin, quizá alguien me ayude a explicarlo mejor.
Un abrazo.

Camino a Gaia 08 abril, 2010  

Bueno con el Diccionario(RAE) en la mano:
1. amb. Virtud, disposición y habilidad para hacer alguna cosa.
2. [amb.]Acto o facultad mediante los cuales, valiéndose de la materia, de la imagen o del sonido, imita o expresa el hombre lo material o lo inmaterial, y crea copiando o fantaseando.
3. [amb.]Conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer bien alguna cosa.
4. [amb.]desus. Libro que contiene los preceptos de la gramática latina.
5. [amb.]Cautela, maña, astucia.

Parece que la fiesta de los toros podría encajar en la definición de "arte" en las acepciones 1 (como el arte de la guerra), 3 (como el arte de matar) y 5 (como el arte de burlar o humillar). Sin embargo no creo que pueda encajar en la acepción:
2. [amb.]Acto o facultad mediante los cuales, valiéndose de la materia, de la imagen o del sonido, imita o expresa el hombre lo material o lo inmaterial, y crea copiando o fantaseando.
Porque el toro es un ser vivo, es algo mas que materia.
Por otro lado, si bien es cierto que el toro o el toreo están presentes en la pintura o literatura, eso no eleva la fiesta de los toros a la misma categoría que el arte que los representa.

Otra cuestión es la cultura. Entre las acepciones que contempla el diccionario:
1. f. cultivo.
2. [f.]ant. culto, homenaje reverente que se tributa a Dios.
3. [f.]Resultado o efecto de cultivar los conocimientos humanos y de afinarse por medio del ejercicio las facultades intelectuales del hombre.
4. [f.]Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época o grupo social, etc.
No creo que la "cultura taurina" tenga nada que ver con la definición 3.

En cuanto a la cuestión "nacional", creo que es tan de esperar que los herederos del fascismo quieran dar continuidad y validez a su "Fiesta Nacional" que se impuso durante la dictadura para sustituir a toda la cultura destruida, como natural también es, que los que nunca nos identificamos, ni con el fascismo ni con sus propuestas, rechacemos de plano que se nos vuelva a imponer como seña de identidad.

m.eugènia creus-piqué 08 abril, 2010  

CAMINO
Pues vaya trabajo has tenido y tambin paciencia en buscar todo eso en el diccionario, me ha parecido un trabajo estupendo el que has hecho Camino.Estoy muy de acuerdo contigo.

Ramon.Eastriver 09 abril, 2010  

Bravo por Camino, justísimo ahí. Señalando el ídem como de costumbre!

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP