¿QUÉ PODEMOS OFRECER?

>> 23/12/09



A mí lo único que se me ocurre es suprimir el sistema que tenemos de intercambio de trabajo y dinero. Me gustaría ofrecer mis conocimientos y habilidades por los de los demás. Construir una mesa a cambio de una instalación de agua en mi cocina, por ejemplo. Diseñar un logotipo por una corrección literaria. Es decir, sustituir el esfuerzo en ganar dinero por el de aumentar nuestros conocimientos y habilidades como sistema de intercambio.

Un sistema usado en los comienzos de la civilización pero que aquellos que utilizan sus habilidades para explotar a otros hacen muy difícil su continuidad.

Es posible que el dinero haya sido también un sistema de evolución y progreso tecnológico y cultural que no existiría sin ese incentivo. Así que quizás esté proponiendo el fin de la evolución humana con este sistema.

El año 1900 no nos queda tan lejano, sin embargo han pasado 109 años. Quiero recordaros que en 1917, año de la revolución de Octubre, se exponía en Nueva York una escultura firmada por R. Mutt, seudónimo de Marcel Duchamp, que consistía en un urinario industrial. Los restos de nuestra lucha por engullir continúan expulsándose a nuestro entorno, qué mejor ejemplo que un urinario convertido en escultura, el pensador de Rodin sentado en un sanitario de porcelana observando el urinario de nuestra civilización, reflexionando ante las revoluciones sociales.

(http://pajarodechina.blogspot.com/2009/12/ii-mear.html)

Si tenemos en cuenta que 109 años están aquí mismo, ¿qué son 5.000 años de civilización?, a mi entender insuficientes para llegar a un estado de perfección humana, pero suficientes para tener muestras del alto nivel musical, literario, científico, filosófico, etc, etc, al que ha llegado el ser humano. Soy responsable de mí mismo, nunca de los demás (adultos) y sus actos. El día a día vivido con sentido común, con optimismo, ilusión y gratitud por lo que puedo hacer. Esa actitud debería ayudarnos mutuamente y mejorar o evitar las injusticias sociales.

Propongo una lista de los trabajos que podamos intercambiar.

Yo me ofrezco para:

Realizaciones artísticas, cuadros, esculturas.

Construcción de muebles.

Reparaciones domésticas.

Diseños gráficos y exposiciones didácticas.

Pequeñas narraciones de entretenimiento.

Acompañante ocasional para solitarios.

Composiciones musicales simples.

Cursos de técnicas artísticas.

Limpieza de domicilios para gente mayor.

Apoyo psicológico y consultas.

Cocinero.

Recadero.

Ambientación de espacios.

(Iré ampliando la lista a medida que amplíe mis conocimientos y habilidades.)



La otra versión, "el grito", una escultura de Julio González en tiempos de la República, en oposición a la reflexión del "Pensador". Y el videt, lugar de limpieza frente al urinario masculino.
El grupo unido que reclama libertad y el líder egocéntrico que dirige a las masas.


9 comentaris:

mariajesusparadela 23 diciembre, 2009  

Ese sistema funciona en algunas partes de la comunidad galega. Se denomina "Banco de tempo" y cada uno oferta horas (como tu haces) para diferentes trabajos y solicita lo que no sabe hacer.
Sería magnífico dejar a los otros bancos un poco más pobres (aunque seguro que los gobiernos acudirían en su ayuda)

tula 23 diciembre, 2009  

..se me ocurre:
www.kroonos.com

Susana 24 diciembre, 2009  

En Barcelona también existe. Hay varios "bancos de tiempo". A mí me parecen una forma muy hermosa de colaboración e intercambio sin ánimo de lucro. El problema es que yo apenas sé hacer nada (y como yo mucha gente). Y, lo peor, apenas tengo tiempo para nada.

Creo que en varios de esos "bancos", para zafar ese problema, crearon las ‘unidades de tiempo’. Es decir, yo no puedo hacer un canguro un día y que a mí me hagan nuevo todo el baño, me hagan hermosas mesas o me pinten toda la casa. Si tuviera un huerto, como en Paradela, o tuviera tus habilidades (también) para el bricolaje, algo podría ofrecer, pero en estas condiciones, casi seguro que acumularía tal cantidad de unidades de tiempo que me estirarían de las orejas.

En cuanto a "otros" bancos (una banca ética, qué complicado!), también existen. Pero desconozco absolutamente todo de ellos... Quizás pudiéramos preparar una entrada para darlos a conocer.

Un beso.

Jordi Pascual Morant 24 diciembre, 2009  

Mariajesus,
había oído hablar del banco del tiempo y me pareció gran idea, la más natural de todos los intercambios entre las personas, pero como sucede en la mayoría de las acciones sin lucro están hechas para minorías.
Gracias por estar cerca de las minorías.

Tula, eres muy amable por aportar más información. Gracias

Susana, no hace falta saber hacer muchas cosas, pocas y bien no dudo que estén en tí.
Te sorprenderías lo inútiles que son algunos médicos, arquitectos, ingenieros, jueces, fuera de su ámbito, necesitan a su alrededor mucha gente para lo más simple.
El equilibrio en la naturaleza lo tenemos día a día ante nuestros ojos.
Por otro lado yo puedo dedicar 30 minutos para hacer una suculenta comida que te produce un largo bienestar, así que el tiempo que uno dedica en realidad se prolonga más allá del empleado. Lo que cuenta es estar satisfecho con lo recibido, el pacto es el entendimiento del intercambio.
Tu actividad aglutinadora de conciencias merece un intercambio. Necesitas algun arreglo doméstico?

Isabel Martínez 26 diciembre, 2009  

Si pudiéramos llegar realmente a este sistema de trueque, sería maravilloso. Cada cual haciendo lo que le gusta y mejor sabe hacer. Un sueño tentador al que me apuntaba ahora mismo.

Jordi Pascual Morant 26 diciembre, 2009  

Isabel,
seguimos teniendo ese instinto animal por el cual nos esforzamos para conseguir el terrón de azucar de recompensa.
La recompensa de ésta vida, para mí, és la utopía.
Estás apuntada en la lista.

Laura 26 diciembre, 2009  

Conmigo podeis contar para hacer cortinas, también cocino bien y diseño jardines de todos los estilos.

Estoy dispuesta siempre que no se tenga que hacer esfuerzo físico

Isabel Martínez 26 diciembre, 2009  

Pues puestos en estas lides, enumero lo que creo que hago medio bien:
- Escribir, sobre todo escribir. Me es necesario.
- Cocinar, sobre todo salado (como no soy golosa, los postres no los controlo, excepto los bizcochos y el arroz con leche).
- Poner mesas para muchos.
- Arreglar y decorar estancias.
- Algo de Derecho Civil.
- Degustar vino tinto.
Bueno, paro que esto parece que va en broma, pero no es así. Lo he dicho muy en serio, Jordi.

Jordi Pascual Morant 26 diciembre, 2009  

¡Fantástico!, Laura, Isabel.
Tendré en cuenta vuestras habilidades, vuestras ofertas; cortinas, jardines, derecho civil, brindemos con un buen vino. Con absoluta confianza podéis pedirme aquello que necesitéis de mi lista, espero el posible intercambio.
un abrazo a las dos.

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP