Europa sangrante

>> 23/11/10

Instrucciones: darle al play y empezar a leer.

En un primer momento tenía la intención de escribir acerca de las próximas elecciones catalanas, pero me parecen cansinas y demasiado locales como para que precisen de mi atención en este momento. No porque no vaya a ir a votar, que sí lo haré, sino porque no me apetece darle más importancia que la que justamente tienen. Y eso, que no tengo ganas de mencionarme al respecto, porque bastante taladro es que utilicen los espacios destinados a los informativos de TV3 para lanzar toda su propaganda.

En un segundo momento pensé en dilucidar acerca de la hipocresía; toda ella, en su conjunto. La hiporcresía en el trabajo, con los amigos, con los conocidos, la social, la moral, la religiosa, la política, la educacional, la administrativa...La hipocresía global vaya. Pero tampoco. Otra vez será.

Así que como a la tercera va la vencida, he decidido hablar de la crisis. Y me diréis, ¡vaya, otra vez con la puñetera crisis! Pues sí, otra vez, puesto que considero imprescindible entenderla y porque creo que aunque hayan elecciones catalanas y seamos más o menos independientes, más o menos condescendientes, o más o menos tradicionales, la solución de la crisis no pasa por el Parlament. Es más, creo que la hipocresía de prácticamente la totalidad de los medios de información, de los opinadores y todólogos que comentan la jugada al nivel del territorio español, no se dan cuenta  de que cambiando a Zapatero por Rajoy tampoco se va a solucionar la crisis. Yo tampoco tengo la solución, aunque se me ocurren muchas ideas.


Como soy por defecto exigente, me he propuesto llegar a entender cuál es la y estrategia ingeniada por el PODER. Y para ello me he dedicado a deconstruir.  Si analizamos las palabras a las que recurren diariamente los medios de comunicación mundiales, así como los distintos líderes gubernamentales europeos, veremos que indefectiblemente siempre se repiten las siguientes:

RESCATE+INTERVENCIÓN+CONTAGIO+RECORTE+ESPECULADORES+MERCADOS
+ATAQUES+ESTADO+INVERSORES+CRISIS SISTÉMICA+SOBERANÍA

Claro que dichas palabras, algunas claramente eufemísticas, parecen ser sólo de aplicación en aquellos países denominados PIIGS. Ahora parece ser que le ha tocado el turno a la verde Irlanda, tierra constantemente vilipendiada, si no por los ingleses, por las guerras o las hambrunas. Ahora también le ha tocado soportar el ataque de los mercados especuladores, que proponen un rescate económico que anteriormente no se contemplaba, aunque podría llegar a podrucirse dada la crisis sistémica en la que se encuentra sumida Europa. Que gacias a esta itervención los inversores se tranquilizarán, la población sufrirá grandes recortes y el Estado perderá gran parte de su soberanía. De manera que, suerte han tenido aquellos jóvenes recién licenciados que agarraron sus maletas y emigraron a otras tierras con los bolsillos vacíos y sus cerebros repletos de ideas.

Próximamente, dicen le tocará el turno a Portugal, que aunque su situación difiere de la de Grecia y no tiene nada que ver con la de Irlanda...Y después, seguiremos ¿con quién? ¿España o Italia? Pero claro, España, uno de los territorios situados en el punto de mira desde que se inició esta cruel bufonada, también difiere de la situación de Grecia, nada tiene que ver con la de Irlanda y por su puesto, mucho menos con la de Portugal. Así que podemos empezar a apostar. A propósito de lo dicho, esta mañana leía en un artículo de "La carta de la bolsa", que lo que en Argentina 2001 llamaron default, en España 20?? se denominará REESTRUCTURACIÓN. Así que bien, ya sólo nos queda esperar, o como se acostumbra a decir en este país constituido por Comunidades Autónomas: "¡es lo que hay!"

Llegó la hora de ser políticamente incorrecta y digo:

¡UNA MIERDA!

No es lo que hay, es lo que algunos quieren que haya, es lo que muchos no se atreven a deshacer. Basta ya de pamplinas. ¿Sabéis que significa la pérdida de soberanía del Estado? ¿Os imagináis la locura y el caos social arrasando las calles? No, señores y señoras, ladys and gentleman, madames et mounsieurs, no es la anarquía inteligente proclamada por cerebritos privilegiados de los dos siglos inmediatamente anteriores. Es la anarquía del caos y la violencia en todos sus sentidos. ¿Apocalíptica? Que me llamen lo que quieran, prefiero no ser hipócrita conmigo misma. Ya no se trata de más o menos soberanía del "Estat català", que por el momento no responde a esa categoría; ni siquiera de la soberanía del "Estado español" que sí dispone de esa categoría, pero gestionándose de manera esperpéntica. Estamos asistiendo al desmoronamiento de un sistema, de la disolución de gobiernos que conforman un Estado a través del sufragio universal. Si la soberanía de los estados queda intervenida, la capacidad de ser soberanos ejerciendo el derecho al voto queda prácticamente anulada. Dará igual.

España, toda entera ella, todos sus territorios divididos, ya está intervenida. A ver cómo va esa memoria...Pues sí, justo en el momento de la crisis griega, el FMI y la UE, como no, juntitos siempre, presionaron al gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero a presentar y adoptar las medidas de ajuste y recorte. Y el FMI les dijo: "muy bien chicos, perfecto". Y Merkel dijo: "sí, pero no es suficiente". Así que catalanes y vascos, madrileños y valencianos, andaluces y extremeños, murcianos y aragoneses, castellanos de las dos Castillas, gallegos y asturianos, cántabros y madrileños, navarros e isleños de ambos archipiélagos, todavía nos queda que nos den el toque de gracia. Traduciendo, estamos más cagados que la mierda.

No me voy a extender más, porque eso supondría tener que hablar de la posible o no desaparición del Euro, cosa que veo improbable a corto plazo; de la supuesta autodestrucción de la Unión Europea; y de la propuesta de Europas de diferentes velocidades. Para eso, aún es pronto. En meses, ya no lo será tanto.

Así que a votar todos, a abandonar la hipocresía y a luchar por el mantenimiento de lo que quede de soberanía. No hay más. O sí. Espero que el pueblo irlandés vuelva a inundar las calles circundantes al Parlamento, que los gritos traspasen sus muros, que las pancartas hagan llorar lágrimas de sangre a sus gobernantes. Espero que sigan luchando. Como los franceses, aunque por cierto ¿qué se sabe de ellos?

El silencio informativo es vergonzoso,
el silencio es vergonzoso,
la información es vergonzosa,
la vergüenza
es aquello que los medios no tienen
y los resignados no encuentran.
El silencio,
el silencio y la vergüenza y la hipocresía
¡cómplices, cómplices!
de la ilegitimidad y la deformación del sistema,
¡cómplices, cómplices!
de la impunidad,
de la historia oficial.
Grito: ¡VERGÜENZA!
a la espera que la historia
a secas
nos acabe dando la razón.

61 comentaris:

Eastriver 23 noviembre, 2010  

Pues estoy de acuerdo contigo... Vivimos inmersos en la impostura global. Hace frío y no tenemos abrigos, nos los fueron robando poco a poco. Supongo que sí, que la palabra vergüenza define bastante bien cómo me siento. Aunque habrían otras palabras, posiblemente más contundentes, de esas que se escriben con b alta y sin puntitos cursis. Petons.

Jordi Pascual Morant 23 noviembre, 2010  

Ataúlfa,
tu escrito podrían ser las notas musicales que escribió Beethoven para la novena, me ha gustado el crescendo de tu rabia, como has distribuido sobre la escena política de Europa tus diferentes análisis, tan certeros y contundentes, un coro aquí, un timbal allí, las cuerdas rítmicas más allá. Yo también te aplaudo al final de tu concierto magistral.
un petó gran

ana 23 noviembre, 2010  

pues has hablado de todo y además muy bien, estoy con Eastriver en su comentario, vergúenza siento también y sobre todo impotencia.

Un fuerte abrazo

fiorella 24 noviembre, 2010  

Me gusta cuando se piensa y se plantean las cosas así, constructivamente y parando un poco la pelota, bajandola al piso. Como bien decís, hay palabras que se repiten y que bien podrían ser, lo han sido y lo son, la excusa para invadir países. Default, cesación de pago, etc....Hay que pelar esta realidad como una cebolla, aunque se nos caigan los lagrimónes y llegar al la verdad.Un beso.

Antonio 24 noviembre, 2010  

Ataulfa, solo puedo decir que me uno a tu sólida argumentación. Que esta mierda que refieres no la hemos cagado nosotros y quien lo ha hecho la está esparciendo para limpiarse el culo con nuestra piel de currantes y sufridores.

Hay una guerra económica y de intereses desde hace tiempo. La caída del muro, el desprestigio de la ideología comunista y socialista, la elevación a rango de divinidad de las democracias occidentales y del libre mercado, o sea del neoliberalismo, junto a la globalización interesada de las inversiones y del mercado, nos sitúa en un solo camino al que no hemos sido llamados los ciudadanos, pues lo han gestionado las multinacionales y sus servidores, los políticos hipócritas y embaucadores que prometen una cosa y luego sirven a su señor, que es la banca y el dinero.

Tienen su estrategia, es clara, hay que hacerse con toda actividad económica que sea rentable para el capital, las multinacionales y el mundo de la finanzas, y dejar al Estado para que asuma lo no rentable, para que los impuestos cubran esas actividades, pero pagando el propio Estado a sus empresas de servicio.

La estrategia pasa por ahogar al Estado, por cercarlo económicamente y arruinarlo. Cuentan con un sistema económico que atrapa con sus finanzas y una organización internacional que les apoya de la mano de papá EE.UU. en una trampa mortal, el abrazo del oso que hoy proponen a Irlanda y mañana a no sé quien. Qué puede hacer un Estado en quiebra? Al final vender sus empresas de servicios y pagar el servicio al proveedor, que será el empresariado. Privatizar la sanidad, la educación, las pensiones, los servicios sociales, incluso la seguridad, etc. Si falla algo y la empresa quiebra siempre acabarán socializando las pérdidas y salvando el capital de los chorizos de turno…

Y qué hacer? Desenmascararlos, crear y exigir otros organismos alternativos a los existentes que defienden a esos sinvergüenzas que nos han metido en esto… Pero para eso habrá que cambiar los políticos y regenerar la política, un rearme ideológico que desmonte esa codicia y avaricia que va dirigiendo el mundo. Si ellos globalizan el mercado, globalicemos la justicia social… pero y eso como se hace?

Un abrazo y perdona que se ha calentado el teclado

Txema 24 noviembre, 2010  

Contundencia no te falta.

saludos.

Ataúlfa Braun 24 noviembre, 2010  

Ramon, ¿y cómo son esas palabras con "B"? Ptons.

Jordi, ¡ay si Ludwig levantara la cabeza y viera cómo utilizan su Oda! No creo que le gustara nada. Me inclino al recibir tus aplausos. Un petó!

Ana, gracias por tus palabras. Hemos de transformar la vergüenza y la impotencia.


Fio, sabemos muy bien de lo que hablamos, ¿verdad? Si aquí todavía hay gente que no se lo cree, ya se lo verán encima en cualquier momento. Parar la pelota, sí, me gusta ese término; detenerse y pensar previo acto. Un beso.

Txema, ya sabes que no, amigo. ¡Salud!

Ataúlfa Braun 24 noviembre, 2010  

Antonio, te he dejado para lo último, porque tu comentario es más extenso. Si bien nosotros no hemos creado la crisis, hemos contribuído a su gestamiento. Que se me entienda bien. Alargar el brazo más que la manga no ha sido una buena solución. Durante un momento todo parecía muy bonito; digo parecía, porque a mí no, vuelvo a decir porque soy de la generación de contratos podridos.
Pero obvio, los mercaderes y los gobiernos como dijo ayer valientemente el analista de Reuters en "HOY", compraron la paz social con crédito y estado del bienestar. Yo aún diría más, se compró la paz social a cambio de esta apariencia de vivir mejor, y matando a nivel global a todos los intelectuales y pensadores de izquierda, a los verdaderos críticos. La estrategia viene de largo. Como dice Lupi en "Martín H": "hay que reconocer qe los facios son bien inteligentes; saben laburar a largo plazo".
Mira, lo de los gobiernos-Estado intervenidos y las privatizaciones ya las conocemos, están justo encima nuestro, ya delante de las narices, así que nada, paso al siguiente punto que es el interesante.
Globalizar la justicia social, dices. No sé qué es exactamente lo de justicia social, pues ambos términos son relativos según la perspectiva. Lo que sí es crear un movimiento de resistencia, cómo se hace, empieza preguntando en tu barrio, en tu pueblo o en tu ciudad. Todo se acaba entrelazando.
Querid@s mí@s hay que revisar a Marx, está claro.

Un beso.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 24 noviembre, 2010  

Ataulfa
Ya sabes qué es lo que pienso al rspecto. Amen a todo lo dicho, en las formas y en el fondo
Ahora a enfocar los esfuerzos en construir la alternativa.
Es el momento de votar a partidos, llamados periféricos, residuales, marginales (¡?). Masivamente, cada cual al que mejor cree que le representa. Izquierda Anticapitalista es mi opción. Su fraquicia en BCN es Des de Baix, y la lista la encabeza Esther Vivas
http://desdebaix.cat/

¡salud!

Ataúlfa Braun 24 noviembre, 2010  

MJ, los conozco, los conozco, hace poco estuve en una mani con ellos. Pero, claro, era sábado por la tarde y éramos pocos, ya sabes... Gente muy interesante, con un programa todavía más interesante y unas mentes privilegiadas.

¡Salud!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 24 noviembre, 2010  

La propuesta de votar a los partidos llamados residuales tiene su sentido, no es un capricho. Los actuales pertenecen, viven y proponen su vision del mundo desde dentro del sistema. Un sistema social, económico y político, que como muy bien explica Ataulfa, se ha revelado en los últimos meses como el tablero del casino en donde un par de docenas de señores y de señoras (recuerdo ahora a Patricia Botin, esa dama) llamados "los mercados" juegan a su antojo con las economías y las soberanías de los paises para enriquecerse. Como resulta que ninguno de esos partidos parece querer ver esta, casi ovbiedad, y son incapaces de enfrentarse a esos poderes y legislar para que ese tipo de movimientos especulativos se persigan, solamente queda la opción de buscar personas organizadas que propongan calaramente otras reglas del juego, o sea, un sistema diferente de relaciones económicas y políticas, que luche por la justicia y la libertad plenas.

Los seis partidos catalanes actuales, que yo sepa, no lo proponen. Más de lo mismo para los seis.

Txema 24 noviembre, 2010  

¿Y no es posible que esos partidos marginales acaben engullidos por el sistema en cuanto sean oficiantes del mismo?

Personalmente no soy partidario de desterrar por completo a las opciones de izquierda existentes.

Pero si de una revitalización de las ideas y de los hechos (la acción política), para que Ataulfa no me diga que sólo me quejo y no hago. Lo digo con un sonrisa...

Bien, entonces no se trata tanto de destruir todo el entramado democrático burgués, sino de aprovechar lo que hay en él de útil.

Una transformación de la democracia para que realmente sea lo que tiene que ser y creo, y esto lo digo con muchas reservas, que eso no se logra desde la marginalidad política.

Porque, creo que estaremos de acuerdo, que lo primero que hay que hacer es recuperar el concepto de ciudadano, desterrar el de súbdito, ayer de un borbón, hoy de un mercado.

Aún peor, porque al borbón se le puede desterrar, a los mercado parece que no, por ahora.

¿Cómo? con una recuperación del sentido ético de la política, como verdadero servicio público.

Nada de listas cerradas y bloquedas, posibilidad de destitución de los concejales, senadores, diputados y cualquier cargo electo, mediante una propuesta popular (sensata claro).

Limitación por ley de los mandatos, incompatibilidad total del cargo público con cualquier otro privado, fiscalziación del patrimonio, incompatibilidad de varios sueldos públicos y salarios razonables.

Como esto gustará a pocos, se autoeliminarán los que quieren entrar para enriquecerse.

Bueno, esta es una posibilidad que propondré a mis compañeros en las elecciones a las que concurro en mi pueblo.

un saludo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 24 noviembre, 2010  

Tu lo has dicho Txema: el sistema actual engulle, es depredador por naturaleza. Y los partidos a que me refiero proponen, sin complejos, cambiarlo. ES decir, estaríamos ante la revolución traquila, incruenta, una revolución a partir de los votos los ciudadanos. Por cierto, curioso término el de ciudadano, ligado a la forma republicana de gobierno, pero Francia es una República, y... el hábito no hace al monje. Quiero decir que de lo que se trata es de desmontar los cimientos sobre los que se asienta el sistema actual y construir otro. Evidentemente es descabellado imaginarlo con una monarquía, pero la forma de república no es tampoco una garantía. El foco hay que ponerlo en el cuerpo, no en el vestido, creo. Por lo demás, Txema, creo que las pràcticas que propones son muy bien intencionadas, pero siguen sin atacar el tema de raiz, el huevo de la serpiente, el capitalismo

¡Salud!

Txema 24 noviembre, 2010  

Claro, porque yo no puedo desmontar el capitalismo desde una modesta concejalía de un pueblo pequeño.

Pero si puedo contribuir a que el concepto de ciudadanía (si, el republicano de Robespierre) vaya calandado y el elector, deje de ser simple votante autómata para pasar a sujeto activo.

No puedo pedir que se subleve de la noche a la mañana contra el sistema, pero si "sentar las bases" para que vaya desterrando el miedo a la participación nominal.

Me gustaría recuperar el sistema de soviets, de consejos coiudadanos que determinasen cual debe ser la política de su representante. Para eso es preciso cambiar el sistema electoral.

Y además es en un pueblo pequeño más fácil de aplicar inicialmente.

Es posible que sea un conformista, puede ser, pero me planteo batallas pequeñas que podamos ganar. No pretendo hacer la revolución, sino animar a muchos a que piensen por si mismos.

De ahí, seguro que saldrá algo positivo, aunque lo más seguro es que yo ni lo vea.

saludos

Camino a Gaia 24 noviembre, 2010  

Ataulfa, gracias por este grito. De vez en cuando necesitamos de algunas sacudidas y buenas dosis de apasionamiento. Porque creo con Pobrecito Hablador, que es hora de gestar alternativas, de dejar de ser espectadores de este circo. Las crisis también son oportunidades, pero como ya dijo alguien, no hay viento favorable para quien no sabe a dónde se dirige. El futuro no está escrito, pero va llegando el momento de que tomemos papel y lápiz y asumamos nuestra responsabilidad como autores.
Creo que votar está bien, pero pienso que siempre deberíamos de dejarnos un espacio para la acción directa, para la participación en la democracia como elementos activos. Alcanzar el gobierno es algo muy diferente a obtener el poder, y así nos encontramos hoy día ante una crisis que exige el entregismo de las democracias a los "mercados".

Me parecen bastante interesantes las propuestas de Txema. Añadiría sin embargo un voto de apoyo a la marginalidad política si a ello nos empujan nuestros razonamientos. De la marginalidad a la vanguardia hay solo un paso.

Txema 24 noviembre, 2010  

Muy bien explicado Camino, estoy de acuerdo en casi todo lo que dices.

Exacto, la dicotomía gobierno y poder es lo que ha frustrado muchos intentos bien intencionados de partidos y personas de la izquierda.

Quien tiene hoy el poder? El sistema es tan complejo que creo que no hay una sola respuesta.

Podríamos decir que los mercados. pero éstos, en mi opinión, sólo son la parte de un todo.

Detrás de los mercados hay decisiones que no toman ordenadores, sino personas con nombre apellidos y dirección.

Me sumo entueiasta a la democracia participativa y ya es hora de empezar a gritar alto y claro que ese es el futuro, aunque pueda parecer volver al pasado.

Aclaro que no he dicho lo de la marginalidad en tono peyorativo, pero si cauteloso.

saludos

Camino a Gaia 24 noviembre, 2010  

Txema, creo que vendría bien que surgieran políticos que no se marcaran como objetivo "ganar" las elecciones sino ofrecer sus servicios a la sociedad, ofrecer su trabajo y su compromiso honrado con la propuesta que realizan. Asociar el poder a la responsabilidad y no al privilegio.
Que no prometan lo que no puedan garantizar, que devuelvan la política al juego de la convivencia, al juego de ganar-ganar y no al de ganar-perder.
Puede que no sea electoralista ofrecer una representatividad que a su vez exija también participación a los electores, que no los despida hasta dentro de cuatro años, pero podría ser interesante andar ese camino.
Creo que urge recuperar el valor de lo público y su defensa, retomar el punto de vista de que lo que es de todos, es de todos, y que posiblemente sea lo único que nos quede.

Txema 25 noviembre, 2010  

Los partidos se han convertido en máquinas electores mucho más que en organizaciones políticas en el sentido clásico de la palabra, es decir, destinadas al desarrollo intelectual de la política y de ahí tomar medidas políticas concretas.

Dices, "surgieran", pero de dónde?

Cono apunta Hablador el sistema ha engullido -definición exacta- todo lo que ha pillado a su paso. Los poíticos no son una excepción.

A modo de inciso, nos podemos fijar en las elecciones en Catalunya. ¿En qué se ha convertido la campaña? En un debate sobre vídeos, sobre el futuro de Montilla, o una desviación racista. Lamentable.

Pero, lo malo, no es sólo que no haya casi políticos con el objetivo que propones. Lo malo es que la ciudadanía (en el concepto republicano) prefiere ser súbdito con tal de participar dentro del sistema en las mejores condiciones posibles.

Se aceptan como válidas cosas que hace unos años nos hubieran parecido auténticas aberraciones: privatización infame de la sanidad, educación básica y superior, transporte, comunicaciones, sistema postal, etc.

Lo políticos son cada vez más profesionales del sistema; asalariados y que, por tanto, "viven" del mismo.

Por lógica no quieren perder su "puesto de trabajo", que ha dejado de ser el de un servidor de lo público, para ser un emopleado de un partido.

Deducción: el sistema de partidos parece agotado y hay que renovarlo, pero no liquidarlo porque el riesgo es caer en el cesarismo.

saludos

m.eugènia creus-piqué 25 noviembre, 2010  

Estoy de acuerdo contigo Ataulfa, pero tambien te diré que me encuentro cada vez más "acollonida".Un abrazo.

Jordi Pascual Morant 25 noviembre, 2010  

Interesante debate el que has provocado, Ataúlfa, con tu "mierda".
En definitiva no hay tal crisis, es un secuestro de la economía, ergo, del ciudadano, y el FMI y la UE se erigen como mediadores para el pago del rescate a la banca, auténticos terroristas del secuestro social, y en la banca se encuentran las máximas potencias empresariales, cuyos beneficios han sido tan desorbitados que pueden esperar varios años reteniendo la economía para que finalmente cedamos nuestra soberanía, ¿hasta cuando?.

Yo no me siento avergonzado de estar secuestrado, pero sí humillado.
Antonio dice que ahogan al Estado, buena definición, pues la erección que provoca en el ahogado le da más placer al opresor, aumenta sus beneficios.
He visitado la web "desdebaix", lástima del logotipo, pues el optimismo de sus propuestas no lo reflejan en la imagen de la flecha hacia abajo. La cuestión no es banal, es subliminal e influye. A mí me interesan sus propuestas, al menos son combativas.
La cuestión es; ¿dónde irán a parar los votos de los partidos minoritarios? Creo entender que el nulo es el único voto del que nadie puede apropiarse.
Mi opinión es que el cargo de político es incompatible con su propio ideal, pues llegado el momento que un político fuera el presidente de un Estado, debería gobernar a unos y a otros de igual forma, incluso a los que estuvieran en opciones políticas diferentes a las suyas, a los intereses de la economía, a las necesidades del propio partido, a su ego promovido por quien le arropa, en fin, incompatible lo uno y lo otro.
Lo que define un pueblo es devolver una bufanda que alguien se dejó olvidada en el vestuario, en lugar de quedártela cuando nadie te mira.
abrazos

Ciberculturalia 25 noviembre, 2010  

Como explica con claridad Naomi Klein, los mercados que nos gobiernan primero crean condiciones de alarma y después a traves de sus vasallos, los gobiernos, aplican los recortes sociales y disminuyen y adelagazan los derechos de los trabajadores. Los causantes de rositas.
Lo decía Bertol Brecht: "el delito no es robar un banco, sino fundarlo".
El delito de nuestro gobierno es seguir las pautas neoliberales que nos están llevando al desastre y lo peor es que están convenciendo a la ciudadanía que es la única fórmula para superar esta profunda crisis.
Tienes razón, Ataulfa: UNA MIERDA

Un beso

Antonio 25 noviembre, 2010  

Querida Ataulfa, lo primero sería reconocer el excelente debate que se ha organizado con tu entrada. Da gusto leer los comentarios de todos y cada uno de los intervinientes.

Dicho esto, un par o tres de cuestiones. Si bien puede ser cierto que con nuestra actitud podemos haber contribuido a la crisis, no los es menos que estamos pagando mucho más que la alícuota parte que nos correspondería por esta responsabilidad. Creo que la crisis, que se presentó como una oportunidad para tomar medidas que corrigieran los errores y resituaran el poder, ha sido muy bien aprovechada por sus causantes principales y hoy son más fuertes y dominan a los propios estados, pues está imponiendo la ley del mercado libre, donde la especulación es uno de los juegos más perversos e injusto que acompañan al sistema. El poder político se ha plegado a sus designios ante el terror que le produce la crisis y sus consecuencias, dado la interdependencia de los estados en un mundo globalizado. Por lo que el poder se ha trasladado más claramente a la banca y al mundo financiero, es decir al dinero, que es quien en este sistema tiene realmente el poder de generar trabajo, riqueza y progreso económico

El consumismo irracional fue la trampa que nos llevó a participar en esa idílica situación de bonanza, la que compró nuestra voluntad y sumisión, y en ello estamos y con ello juegan.

No me iría por los facios en este caso, pues creo que lo que está pasando va, incluso, contra sus propios principios de un estado fuerte, y se han sumado a los planteamientos de la llamada “derecha democrática”, sino más bien contra los Neoconservadores como orquestadores de un posible nuevo orden mundial y por los neoliberales como defensores a ultranza del mercado libre y, por consiguiente, de la eliminación de la influencia del estado en la dinámica de ese mercado. Volvemos a lo de siempre, conservadores y liberales, dos tendencias políticas ya clásicas y anacrónicas que se renuevan para no perder poder, una vez muerta la idea socialista por la propia evolución del comunismo, y desarmados ideológicamente los partidos de izquierda, en tanto es imposible hacer política verdaderamente de izquierdas en un sistema de mercado libre forjado por el propio enemigo, es decir por el capitalismo.

Es aquí donde entronco lo de globalizar la justicia social. El concepto de justicia social es complejo en tanto se han de definir otras cuestiones previas, pero me apoyaré en su génesis del siglo XIX., referido a las situaciones de desigualdad social, que define la búsqueda de equilibrio entre partes desiguales, por medio de la creación de protecciones o desigualdades de signo contrario, a favor de los más débiles. Es aquí donde el Estado, con su capacidad normativa, tiene que velar para que el beneficio del desarrollo y las cargas del mismo se repartan de acuerdo a esas premisas. Es lo que le justifica para intervenir en la dinámica del mercado sin complejos y eso es lo que no quieren los neoliberales.

En definitiva, creo que estamos ante la necesidad de un rearme ideológico que siembre y cree opinión entre los pueblos para que no se dejen engañar por el capital y sus acólitos políticos y mediáticos. La izquierda esta está engullida por el sistema y sus políticos están bajo sospecha, que es, al fin y al cabo, lo que les interesas a los especuladores que andan defendiendo el poder del dinero y sus reglas.

Un beso y siento mi extensión, pero es mi opinión y la mejor forma de expresarla

Txema 25 noviembre, 2010  

Me parece que la crisis no ha sido una casualidad ni producto de la codicia o avaricia de unos desalmados bien localizados.

Creo que ha sido organizada y pleneada perfectamente para lograr una serie de objetivos que, como es evidente, se están logrando.

La desmovilización casi general de las sociedades occidentales, con algunas excepción más o menos significativa, no es consecuencia de la crisis, sino previa a la misma.

El sistema se aprovecha de ello para su ofensiva contra los derechos sociales sin que la respuesta le haga tambalearse.

Todas las medidas, absolutamente todas, que se toman contra la crisis van en el mismo sentido: recortes, destrucción de empleo, bajas de sueldo, despidos masivos etc. O sea miedo y consecuentemente insolidaridad.

Y cuál es el papel de la izquierda del sistema? Pues como está engullida, no hace nada, porque no quiere hacer nada.

saludos

Antonio 25 noviembre, 2010  

Texema, Amén... pienso como tú. Si no estaba planeada al menos sabían que podía gestionarla para mejorar sus intereses.
El mundo ha dejado de pertenecer al ser humano para convertirse en propiedad de unos cuantos y han logrado el sistema que se lo garantice.
Saludos

Txema 25 noviembre, 2010  

Entonces Antonio, todo está permitido?

saludos

fiorella 25 noviembre, 2010  

La justicia social dentro de un sistema que justamente se alimenta de los débiles,difícil. Lo débiles, en su gran mayoría lo son por imposición desde hace mucho tiempo. Nadie elige no tener para comer, no tener posibilidad de obtener conocimientos,etc...Es una mentira para justificar lo injustificable y abogarse para sí y de forma vertical un entronamiento en lo alto de un pirámide y tener a disposición una gran bolsa de mano de obra que le haga rendir su capital. Los débiles los genera el mismo sistema, para ganar y hacer filantropía cada tanto. Un sistema de exclusión es eso,excluye y margina. Puedo hablar de lo que sucede en mi país, me refiero a lo que vivo a diario. Por remitirme solamente a los últimos 40 años,la deblaque social que culminó con la fruttilla de la torta (corralito).Inoculados con una cruenta dictadura, la más larga del cono sur. La izquierda, la que quedó, la que pudo volver desde el exilio y volvió a conformarse ha dado pasos en post de un mejor reparto dentro de una economía capitalista. Las revoluciones, esas que se producían por hambre,miseria, no son viables en esos términos. Las necesidades ahora son otras, por eso nos parece que no es humano todo esto, pero si lo es. Los humanos,los fuertes,los débiles hemos cambiado nuestras necesidades, olvidándonos de las escenciales. Nos hemos vendido espejitos de colores, algunos por inercia,otros a sabiendas y otros por no tener tiempo. Un beso

Antonio 25 noviembre, 2010  

Sí Txema, todo está permitido, pues la moral no existe y si existe es manipulada en beneficio de los intereses del grupo, salvo cuando se le pone trabas y se impide que se haga. Ellos van probando y colando lo que quieren; toda relación, incluso la interpersonal, implica una negociación tácita que se valora por la confrontación de fuerzas en el día a día. Van ganando paulatinamente la batalla, pero ello no quiere decir que al final la victoria sea suya, puede aparecer un entendimiento o equilibrio, o bien que una de las partes se sobreponga a la otra y la reduzca al sometimiento. El problema es la capacidad de decisión y asimilación de cada sujeto que se ha de someter, habrá que idiotizarlos, alienarlos y mediocrizarlos para ser sometidos. Descalificar a los filósofos y pensadores que cuestionen el sistema, o comprarlos con ofertas de bienestar y riquezas por la publicación de sus ideas y pensamientos, para integrarlos en el sistema como parte interesada.
Es una guerra de creación y compra de actitudes y conductas, de ideas y pensamientos, de posicionamientos políticos y sociales, de concepción de estructuras de cohesión social desde la universalidad o de la grupal.
Un abrazo

Ataúlfa Braun 25 noviembre, 2010  

Menudo debate!!! Gran calaña tenmos aquí. Hay muchas cosas por comentar.
MJ, me gusta esa imagen mítica de Jonás engullido/deglutido por la ballena: imaginario en crisis puro y duro. ¿Qué hacer? Que la ballena (nos) vomite para salir de su estómago. ¿Cómo? Por el momento utilizando nuestro derecho al voto, en la forma que sea, aunque sea devolviéndoles la misma mierda (literal) en un papel y dentro de un sobre. Que conste que la escatología forma parte de la crítica.

¡Salud!

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 25 noviembre, 2010  

Qué cosas tan interesantes se están diciendo. Creo que la crisis ha sobrevenido porque no se puso freno a determindas acciones en el mercado interbancario, porque había ganancia fácil al mínimo esfuerzo. Pero una vez que se abrió la lata, una serie de señores con nombres y apellidos (los mercados) hicieron sus cuentas y vieron que si la cosa ahondaba en determinada dirección ,todavía podrían ganar más, y, lo más importante, desarmar para siempre el llamado estado del bienestar (último vestigio de las conquistas sociales de los trabajadores en occidente) para abrir nuevas vías de negocio muy suculuentas (sanidad, pensiones,educacion) y, de paso, rebajar los derechos laborales, para que el coste de producción sea menor y los beneficios mayores.

Eso por un lado. Por otro, me asombra de ser el único que, hablando sobre estos temas diga claramente que el origen de todo estos problemas se llama "Capitalismo" ( no sólo me pasa aquí, también en otros lugares no virtuales), y que como su naturaleza es la del escorpión en la fábula en la que aparece con la rana, pues que la solución pasa por desmontarlo y crear otro sistema.

Me da la sensación de que hay un miedo tremendo a decirlo porque parece como si a continuación fuese obligatorio decir que la alternativa es el comunismo, y como está estigmatizada la palabra por la debacle soviético y el holocausto stalinista, pues entonces todos a esperar, asumiendo que la única solución pasa port humanizar el capitalismo, o controlarlo, o... pero no se puede, és inútil.

Aunque quizá tengamos miedo a decirlo porque ya nos gusta este sistema, ya vivimos bien, y tememos perder lo que tenemos, y eso nos crea la contradicción al tener en frente a nuestra conciencia, que clama justicia.

Más allá de la ortodoxia hay caminos posibles dentro de la ideología comunista, socialista, anarquista, ecologista, altermundista... Más allá del capitalismo no hay otra cosa más que capitalismo.

¡Salud!

fiorella 25 noviembre, 2010  

No se puso freno por que justamente los que deberían ponérselo son parte del asunto de forma directa,indirecta. La palabra capitalismo molesta cuando se lo nombra. Lo primero que te dicen: yo de eso no entiendo nada. Lo segundo no te lo dicen, te miran con horror como si cuestionarlo fuera la debacle ipso facto. Lo tercero es salir con: prefiero esto que el comunismo. Antes te decían:andate a vivir a Rusia!!! y vas a ver lo que es lindo.

Ataúlfa Braun 25 noviembre, 2010  

No, no,no, MJ, no estás solo para nada. Es que el problema es exactamente ése, el capitalismo. Tenemos que cambiar ya no sólo el concepto en sí, sino el lugar desde el cual hablamos, porque ese lugar es capitalista igualmente. Pese a nuestros ideales o ideologías, nos estamos cuestionando el capitalismo desde el capitalismo. Por eso no sirve la idea de esa izquierda que quedó después del 75. Esa no sirve. Por ello hay que volver al origen de la propia izquierda y revisarla y aprender de ella y cambiar lo que sea necesario.

Además, esto va también en relación a lo que dice Fiorella, lo que se consolidó en Rusia y China fue una suerte de comunismo, no el comunismo en sí. Se quedaron en la constitución del Estado y chau; el proceso no se terminaba ahí teóricamente. ¿Y Cuba? En realidad, no sabemos exactamente cuál es en sí la situación porque la información que llega es en sí capitalista.

Por otra parte además de tener en cuenta el capitalismo, debemos tener en cuenta el PODER. Como siempre digo, hay demasiados aliados, infiltrados y camuflados que hacen que el capitalismo se sostenga como tal.

Txema 25 noviembre, 2010  

Si admitimos que todo está permitido, entonces no hay esperanza, y nada podemos hacer porque el sistema es mucho más fuerte y tiene todo el poder.

Entonces sólo una catástrofe de proporciones inconcebibles podría hacer de efecto cauterizador. Los apóstoles de la guerra serían los vencedores absolutos. Sin duda.

No veo otra alternativa coherente para que el cambio sea radical.

Capitalismo: claro, ese el enemigo a batir. Por supuesto, y también lo es la segunda parte, el miedo a perder en el cambio.

Digamos que estamos dispuestos a que las cosas mejoren bien pero sin que a nosotros nos afecte demasiado.

Es más, somos conscientes de que deben cambiar e incluso colaboraremos en ese cambio si no supone un retroceso drástico en nuestras vidas.

Que cambie el sistema allá donde provoca miseria, dolor, injusticia, hambre, esclavitud etc. La revolución es buena para Haití o similares casos.

saludos

Ataúlfa Braun 25 noviembre, 2010  

A todos vosotros.

En general creo que estamos de acuerdo en puntos esenciales, pero personalmente creo que o nos activamos pronto, es decir para ya es tarde, o nos van a venir las próximas medidas encima. La Comunidad de Madrid ya está pensando en vender sus edificios públicos. Hoy el presidente de la patronal catalana decía que sobraban ayuntamientos en Cataluña...Máñana habrá MÁS Y MÁS PRIVATIZACIONES.

Esta crisis en un INVENTO, puro verso, que dirían los riplatenses. Quien quiera creerse que cada griego, cada irlandés, cada portugués, cada español, o italiano, ya se han mencionado a los belgas...en definitiva que cada uno de los asalariados europeos le debe al país o al país que prestó a su país desde otro país que asimismo estaba endeudado con otro, digo, le debe algo a alguien es que una de dos o es muy patriota o es estúpido. Los que tienen hipotecas sólo deben responder ante su banco, no ante lo que hace su banco con el dinero de su hipotecado. Venga, ¡por favor!
Y mientras desviando la atención con independencias, videojuegos, energías verdes que ya están vendidas de antemano a Deutschland y demás. INDIGNANTE.

Y que si el efecto contagio y toda esa porquería. Quien no se haya querido enterar es porque había pérdido su sentido del origen. A ver, que el 90% de la población española es de origen proletario, con abuelos prácticamente analfabetos, que tuvieron que emigrar a un lado o al otro; que en España sólo hay un millón de personas que gestionan todo el dinero del país y el resto son mileuristas. Y ahora quieren todavía ¿más por menos?

¿Hasta cuándo se va a pretender ser políticamente correcto? La democracia ya está destruida.

¡Salud!

fiorella 25 noviembre, 2010  

Humildemente creo que el capitalismo tiene una alta dosis de paternalismo y el comunismo involucra a todos por igual. Ataúlfa tiene mucha razón, pensar desde el capitalismo es una trampa, no mortal...de todo sale la luz,pero con pensamiento circulares es muy difícil ver soluciones. Txema, no creo necesaria una gran catástrofe. Día a día se suceden,como guerra de baja intensidad. Lo que pasa es que también nos gustan,dan menos trabajo, los cambios rápidos y ya sabemos que cambiar lleva siglos. Los cambios verdaderos requieren bases que los sustenten.Muchos,muchas veces,me incluyo claro está,queremos que todo cambie para que no cambie nada.

Ataúlfa Braun 25 noviembre, 2010  

Sí, Fio tienes mucha razón en la conclusión de tu comentario: cambiar para que nada cambie...No, no, vamos mal. Aquí todo el mundo se agarra al ficticio bienestar y eso es ya prácticamente historia...

Jajaja, se nos cruzan los comentarios.

Ataúlfa Braun 25 noviembre, 2010  

Txema, cuánta razón. Es la hipocresía propia del que habla desde el capitalismo. La revolución es para otros. Y eso sobre todo en el caso español, que ha olvidado de dónde proviene. Al menos en otros países de la UE están protestando, aquí, nada, como siempre: SILENCIO.

Y sí, claro que hay esperanza. Pero los cambios son largos, tú lo debes saber. Bueno, los que pretendemos nosotros son largos, los de "ellos" son bien rápidos.

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 25 noviembre, 2010  

Si, Ataúlfa, Fioerella, lo explicais muy bien, estoy de acuerdo con vosotras. No había pensado en que pensamos desde dentro. Pero ¿cómo si no?

Txema, creo que para que esto cambie, de verdad, es necesario que el cambio sea global. No hemos entendido que para que nosotros vivamos en nuestra apacibilidad filoburguesa, tiene que haber un 80% del mundo como Haití. Y por tanto, si de verdad lo deseamos, deberemos renunciar a cosas, porque se tratará de compartir y distribuir, y perder el sentido de la propiedad que ahora tenemos. No podemos ser como el comunista del cuento, al que le preguntaban qué haría si tuviese ésto o aquéllo. Él decía, "para el partido, todo para los camaradas". Pero cuando le preguntaron que qué haría si tuviese una bicleta, dijo. "eh! camarada, alto, que esa sí que la tengo". Pues algo así nos pasa...

¡Salud!

Txema 25 noviembre, 2010  

Evidentemente el cambio tiene que ser a largo plazo y muy a largo plazo.

Aclaro que he dicho que "si admitimos" que todo está permitido la conclusión es que no hay esperanza. Pero podemos no admitir que eso es así. Se puede recuperar la ética de la política.

Creo que teneís razón en lo de pensar desde dentro. pero para dinamitar el sistema, tienes que pensar desde dentro, pensar como ellos, como actuarían ellos. Es la única forma de encontrar su punto débil. Tenemos que se caballos de Troya. Cada uno sabrá hasta donde puede y quiere llegar.

Eso (estar dentro) no implica necesariamente dejarse contaminar por el sistema. No es fácil, desde luego, permancer inmune. La tentación a sucumbir es grande.

Y Ataulfa la democracia no está destruida, porque ni siquiera llegó a construirse de verdad. Aún estamos en la fase inicial. estamos en un ciclo de "paso atrás".

saludos

Camino a Gaia 25 noviembre, 2010  

Evidentemente estamos ante desafíos muy importantes y necesitamos básicamente un cambio de valores, pero necesitamos muchas cosas mas. Pienso también que el enfoque debe ser global. Concebir una democracia global y un nuevo modelo económico global.
Eso implica recuperar valores como la solidaridad, trascender los nacionalismos, y desde luego olvidarnos de cambiar para que todo siga igual, como antes de la crisis. Si renunciamos al capitalismo debemos ser consecuentes y no volver corriendo al sofá en cuando se perciba algún amago de mejora económica.

Ni se me ocurre pensar que nosotros solos podamos acabar con el capitalismo. No será necesario. Pienso que el capitalismo se está derrumbando, no es mas fuerte porque aparezca impune. Puede mentirnos, los neoliberales pueden mentirse a sí mismos, pero su idea de la autoregulación de los mercados ha saltado por los aires. Solo desde el mas absoluto cinismo, se puede reclamar la privatización de lo público como forma de solucionar la catástrofe de la gestión privada, precisamente después de agotar los recursos públicos no solo en el rescate de los bancos, sino en paliar las consecuencias sociales que ha traído consigo el descalabro. Hoy el capitalismo no es teoría económica, es pura ingeniería de eufemismos, de los que Ataulfa nos ofrece una buena muestra.
Que hayan conseguido convertir su debacle, en la debacle de los estados, no es el triunfo del capitalismo sino su último gesto posible: una gran mentira. Porque el capitalismo es una sarta de mentiras laureadas con premios Nobel. Es mentira que provenga de la ciencia, es mentira que se pueda crecer indefinidamente en un sistema cerrado. Estamos asistiendo al fracaso de la gestión de los comunes mediante la privatización, a la devastación del planeta queriendo crecer para sostener este modelo económico.

Esta crisis está llena de mentiras, pero puede que la crisis en sí misma sea una de las pocas verdades. En esto difiero con algunas opiniones. Es cierto que hay beneficiarios, carroñeros de este detritus y puede que en algunas mentes maquiavélicas se esté urdiendo el ocaso de las democracias para sustituirlas por un gobierno mundial de corporaciones económicas. Pero este es un juego donde resulta difícil no encontrar resultados indeseables. El sistema se encuentra en pantalla azul y las oportunidades no están para perderlas. Es hora de pensar un futuro sin capitalismo.

fiorella 26 noviembre, 2010  

y mientras tanto? Por que justamente, como se nos hace enoooooorme el asunto, por que los medios nos atoooooran con cifras, encuestas, bolsas que caen y suben,etc... tendemos a pensar que no hay solución posible, es todo tannnn rápido. No es rápido,recién caemos en la cuenta que es diferente.Entonces es perder el tiempo en grandes soluciones e inmediatas. Si se pueden cambiar actitudes, desacelerar, observar y no dejarse llevar por la manada. Buscarse con lo otros, encontrar caminos de protesta, compartir con otros. Suena disparatado? acá se llegó al trueque. Porsupuesto que hoy nadie trueca como en ese momento. De todos modos sirvió para cambiar la cabeza en muchas cosas, en otras no, somos humanos y tropezamos varias veces.Muchos empezaron a cultivar la tierra, gente permitía que otros plantaran en su jardín o fondo, etc...Algunos tomamos conciencia del derroche de recursos,por ejemplo, de replantearse las verdaderas necesidades. La idea es que nos quedemos paralizados aguantando el temporal o las siete plagas. Fui y soy optimista, pero idiota y tarada no. Un beso a todos.

Txema 26 noviembre, 2010  

Bien, parece que hay consenso en cuanto a quwe hay que pensar en un futuro sin capitalismo.

Pero, cómo? No está en nuestras manos, porque no tenemos el poder y quienes lo tienen ya hemos visto para que lo quieren. Y digo poder, no gobierno.

Por la vía de los partidos alternativo-marginales dudo mucho que se llegue a buen puerto.

Recuerdo ahora, a muchos compañeros e incluso amigos que pertenecían al ORT y PTE. Ambos partidos eran partidarios de Mao. Hoy están en el Psoe. Paca Sauquillo es un buen ejemplo de ello.

La izquierda marxista está acomplejada todavía por el desastre de lo que fue el proyecto de la URSS y sus consecuencias.

La socialdemocracia ya no es tal cosa, sino un remedo vergonzante de centrismo ridículo.

Y pensar que el capitalismo se va desmoronar sin que se le empuje me parece un poco utópico.

Pues ya me diréis...

un saludo

El Pobrecito Hablador del Siglo XXI 26 noviembre, 2010  

¿Izquierda Anticapitalista? Mira su web Txema. En Francia crecen, y crecen, traquilos, sin aspavientos, sin estreses, pero creciendo.

Hay grupos de jóvenes muy, muy preparados que trascienden con su pensamiento las teorías marxistas decimonónicas y las adaptan al nuevo siglo, a las nuevas circunstancias. Tenemos que hacer que esta gente crezca, con el voto, por ejemplo.Lo que hay ahora, IU, IC, EUA, ya no sirve, es más residual y testimonial que lo nuevo que está por aparecer

¡salud!

Txema 26 noviembre, 2010  

Conozco a estos compañeros. Durante años colaboré con la LCR.

En mi opinión lo que podríamos hacer es, como diría mi amigo Desclasado, golpear juntos aunque marchemos separados.

Creo que es la única solución. No tiene sentido ahora dirimir batallas ideológicas, cuando el capitalismo está en plena ofensiva y estamos en absoluto retroceso.

Si, hay que defender lo que se ha logrado hasta ahora y después pasar a la ofensiva.

Ya habrá tiempo de decicir dónde y cómo. Esta no es una guerra de ideas y necesitamos a todos los que están dipuestos a actúar.

saludos

Ataúlfa Braun 26 noviembre, 2010  

Txema, cuando hablaba de la destrucción de la democracia lo decía a nivel global; la de España ha sido siempre una estafa bien atada...

Hablar desde dentro del capitalismo no significa que estemos fuera del sistema. Quiero decir, que se hace difícil ver con claridad porque estamos inmersos en él. Por otra parte, creo que Txema tiene razón de que unirnos desde distintos frentes podría llegar a ser ciertamente interesante, aunque algunos de esos frentes podrían llegar en algún momento a frenar la coyuntura en contra de lo que luchan (ahí me uno a MJ).

Fuere como fuere, no nos enfrentamos ya al capitalismo, sino a algo que está por encima de él: el cambio de paradigma, de sistema o de como le queráis llamar. La era de la globalización terminó, estamos a comienzos de otra. Si uno se fija en los detalles, como dice Fiorella, tanto en Uruguay como en Argentina quedaron abiertas cicatrices, no sólo en las personas, sino en los edificios, en las instituciones y en las calles. La postglobalización se hace más efectiva y visual en Latinoamérica y en Asia. Se ve claramente un nuevo matiz. Si seguimos en la historia, si la tenemos en cuenta yo diría que nos encontramos más cerca de principios del siglo pasado que del período tan gritado por los medios de la II Gran Guerra. Por mucho que EEUU hayan querido constituirse como imperio y haya hecho mucho daño con ello, Europa es la gran generadora de cambios, para bien y para mal. En este caso, no tengo ninguna duda de que es para mal. Los cambios de sistema los hace el viejo continente, siempre.
Ahora me diréis, si claro, pero los países emergentes. Nada, son emergentes porque las empresas europeas se han trasladado a sus territorios. Desde ahí se mueve el capital en un ida y vuelta transversal. Y mientrastanto, Alemania engordando como una gran vaca...

Txema 26 noviembre, 2010  

Ataulfa coincido en parte con tu apreciación, especialmente en lo de los países emergentes.

Discrepo algo en que marchas juntos (no unidos) tenga repercusiones paralizantes. Si hay que saber hasta dónde hay que ir juntos.

Alemania? Estamos ante el IV reich?

Lo que Hitler quiso hacer por las malas lo ha conseguido Merkel sin pegar un sólo tiro.

saludos

fiorella 26 noviembre, 2010  

Sin ánimo de aburrir, les dejo un link donde Agazzi, dirigente tupamaro y ahora senador, explica un poco,y creo que bastante bien, el asunto del capitalismo y como darle un giro. Un beso y espero les guste.
http://www.ired.gub.uy/contenido/2010/07/2010072603.htm

Ataúlfa Braun 26 noviembre, 2010  

Desde luego Txema, si la gente es como tú, elimino todas mis dudas acerca de esa posible paralización ;)

Lo de Alemania...Se están comprando todas las empresas europeas, pero te hablo de verdaderos monos. Recuerdo cuando cayó el muro, estaba en clase de historia (8º de EGB) y mi profe nos decía que a Alemania siempre había que tenerla agarrada por los pies...

Abrazos

Txema 26 noviembre, 2010  

Jajaja. Tampoco es para tanto.

Es un país que conozco bastante bien (lo digo sin petulancia).

El problema no es la ciudadanía alemana, sino quienes resucitan (o intentan) volver a ese espíritu alemán; esa especie de concepto, entre melancólico y nacional romántico, que tanto mal ha causado a la propia Alemania.

Ni siquiera es pangermanismo, es una mezcla extraña de mesianismo y creencia en la "sippe" como redención.

Seguro que recuerdas las distribas de Schopenhauer contre esa idea.

saludos

Ataúlfa Braun 26 noviembre, 2010  

Fiorella, para nada aburres. Pero creo que Agazzi se dejó el espíritu tupa un poco al margen. En esta entrevista me parece un bien queda, que habla de lo transnacional como si nada, cuando verdaderamente lo transnacional sigue siendo una empresa extranjera (para vosotros) que va sedimentándose en distintos países. Además, el concepto transnacional es muy complejo y más aplicados a países de Latinoamérica donde el "nacionalismo" suele ser exacerbado. Por lo demás hay puntos que me interesan por cuanto marcan la diferencia respecto de allá hacia aquí:
-cuando habla de hacer una reflexión en tiempo de no elecciones. Aquí en la UE eso ahora es imposible. En breve hay elecciones en Irlanda e Italia, en 2010 en España, a Francia pronto le toca ya, y Reino Unido me da a mí que tendrán que volver a rehacerlas o pasará algo. Es decir, la reflexión era antes, ahora estamos en la ola.
- por lo que respecta a la invitación de las inversiones extranjeras, me parece un tanto hipócrita, bien cuando es sabido que los alemanes no pagan impuestos en Uruguay cuando compran terrenos.
- y ya lo más, es lo de la oligarquía. Existe, vaya si existe, vendidos, pero eso siempre ha sido así.

No tengo claro el programa de Uruguay, todavía no tengo tantas diferencias, pero sabes que la instalación de esas transnacionales pasan por vuestra avenida principal. El Santander toma terreno. Y las clases medias ya no son tan clase media, sólo hay que ver los precios de las cosas...
Personalmente creo que no sólo es una crisis europea, lo que pasa es que ésta marca la pauta, mientras los gobernante de allá esperan o intentar preparar algún as en la manga.

Besos

Ataúlfa Braun 26 noviembre, 2010  

Texema, no claro, no me refiero a los ciudadanos en sí (o al menos no a todos). Respecto a Schopenhauer no sé lo que decía en referencia a la sippe; no soy yo muy shopenhariana. ¿Me lo puedes explicar?

Txema 26 noviembre, 2010  

Si, "Schpope" en una anti nacionalista alemán, país del que detestaba incluso el idioma.

A sus perros les hablaba en inglés y les chillaba en alemán.


Una de sus frases es esta:
cuando el derecho de pertenencia no se basa simplemente en el título de ciudadanía, y tiene algún componente añadido, que puede ser étnico (Sippe), cultural, de cualquier naturaleza, entonces empieza a ser peligroso porque empieza a ser excluyente de los otros.

Detesta el concepto de Sippe que es uno de los exponentes claves del romanticismo alemán.

Lo malo es que era un machista de tomo y lomo.

Ya sabes que soy heredero de la idea del ciudadano que nació en 1789.

saludos

Ataúlfa Braun 26 noviembre, 2010  

Pues la verdad que Shoppe tiene toda la razón en ese aspecto y parece que la idea de "sippe" la están aplicando bien. A mí alguien me tiene que explicar por qué Merkel tiene a todos pillados, cuando Alemania ha sido la primera especuladora con sus socios de la UE. Ayer escuchaba que los alemanes habían estado poniendo cada uno 30 Euros por cada euro que pagamos nosotros de impuestos. ¿Y qué nos cuentan? Los sueldos allí también son mucho más altos que aquí. Es que de verdad, ya no le encuentro sentido. ¿De qué quieren convencernos? No hago más que hacerme preguntas retóricas, en ralidad.

Gracias por la explicación. Sí yo también prefiero la herencia de 1789.

Saludos,

Txema 26 noviembre, 2010  

Y hay más. Investiga quién es el primer acreedor de Grecia y quien propició la independencia unilateral de Croacia. Ya verás que sorpresa te llevas.

saludos

Txema 26 noviembre, 2010  

Añado que los bancos alemanes son los que más han prestado y lo que tienen más deuda.

saludos

Ataúlfa Braun 26 noviembre, 2010  

Sí, que eran los principales acreedores, junto con Goldman Sachs, lo tenía claro. ¿Pero lo de Kosovo? Y sí, sí, claro lo de los bancos es obvio cada vez que muestran algo...¿Qué se llevan entre manos Alemania y EEUU?

Isabel Martínez Barquero 26 noviembre, 2010  

Bien, Ataúlfa. Te aplaudo con ganas la pasión y, sobre todo, el hecho de que hayas metido el dedo en la llaga, que conviene nombrar a los que de veras nos tienen a todos con el corazón en un puño.

No sé qué turbios designios han decretado para nosotros aquéllos que nunca se sacian, pero BASTA YA, ya es bastante.
Posiblemente, aún quede un resquicio para volver a intentar los sueños de las personas, no los intereses de los mercaderes, posiblemente...

Un abrazo grande, que me encanta tu apasionada brillantez.

Camino a Gaia 27 noviembre, 2010  

Estoy con Fiorella: no es cambiar a los gobernantes, es cambiar a los electores. Es olvidarnos de que democracia es solo delegar poder y responsabilidades políticas individuales, es recuperar una parte de ellas. Es hablar de acción directa, de hacer, de cambiar cambiando y no cambiar esperando.

En cuanto al capitalismo como sistema es evidente que estamos inmerso en él, el sistema capitalista somos nosotros. Una buena mayoría preferimos trabajar unas horas, cobrar y olvidarnos. Los sindicatos mayoritarios (y la mayoría de los minoritarios) no cuestionan el capitalismo, por eso la caída del sistema nos ha dejado ante la pregunta: ¿Y ahora qué hacemos?
Así que mas o menos a regañadientes estamos aceptando todos los sacrificios que nos imponen como algo inevitable.

La experiencia de otros países dónde ha ocurrido algo parecido a lo que nos llega puede sernos muy útil.

Ataúlfa Braun 29 noviembre, 2010  

Isabel, muchas gracias por tu comentario y por el cariño de tus palabras. Un beso.

Camino, que hay que fijarse en Argentina y Uruguay es algo que tengo presente desde hace años. Salud.

Txema 30 noviembre, 2010  

Camino me parece que quieres decir "no sólo es delegar", así tiene sentido o yo lo he entendido mal.

saludos

Camino a Gaia 30 noviembre, 2010  

Txema, me temo que he liado un poco(bastante) las cosas

1.- Es olvidarnos de que
democracia es solo delegar poder...

2.- Es olvidarnos de que
democracia NO solo es delegar poder...

2.- Si nos olvidamos de que "democracia No es solo delegar poder", entonces llegamos a la conclusión de que "democracia es solo delegar poder".

Realmente parto de la premisa de que actualmente consideramos, en una buena mayoría, que la democracia es solo delegar poder, votar una vez cada cuatro años.

Perdona por todo este embrollo. Realmente es una doble negación bastante confusa, pues usa el verbo olvidar como elemento negatorio. Hubiera sido mejor expresarlo de forma directa y decir:

1.- Pensar que la democracia es algo mas que delegar poder y responsabilidades políticas individuales, es recuperar una parte de ellas.

Un saludo y gracias por la apreciación.

Txema 01 diciembre, 2010  

Estamos de acuerdo. Y estaba claro, salvo lo del no que, por otra parte, era obvio.
saludos

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP