Mendoza

>> 18/10/10

Hace escasamente dos días nos desayunábamos con la noticia de que este señor tan simpático de la imagen se había llevado el premio planeta 2010.

Que quieren que les diga. Eduardo Mendoza me cae bien. Y no es sólo la imparable corriente de afecto que puede emanar de la innegable cara de buena gente que luce en la imagen, (que también). Son más cosas.

En determinadas ocasiones, la insalvable zanja que separa los productos con calidad artística de los productos comercialmente rentables desaparece para convertirse en una de esas franjas de intersección de conjuntos que nos enseñaban de pequeños en clase de matemáticas. Hay un terreno, privilegiado, en el que merced al talento de algunos, florecen-¡oh, milagro!- productos de calidad artística que asimismo conectan con el gran público.

Shakespeare llenaba el Globe Theatre en cada función. Cervantes convirtió a su quijote en un éxito de público ( otra cosa es que entonces no existía la SGAE y el pobre Don Miguel, padre de la novela moderna, no vió mucho fruto económico de su meritoria revolución literaria) …y, al modesto entender de quien esto escribe Mendoza es un escritor que consigue con su narrativa el milagro de entretener a muchos lectores, a veces emocionarles, a veces descojonarles de la risa, y a veces, hasta hacerles pensar….

Mi particular relación de afecto con este buen hombre nace en la más tierna adolescencia, cuando mi profesor de literatura de tercero de BUP, añade, motu proprio, a los libros de lectura obligatoria de literatura española la recomendación de que nos leyésemos “ la verdad sobre el Caso Savolta” .

Un texto que, como otras de sus obras, bajo el envoltorio de una novela policiaca nos muestra una visión de la políticamente convulsa e industrialmente hiperactiva Barcelona de principios de siglo XX. La Barcelona que emergía tras siglos de decadencia. La Barcelona violenta de la Semana Trágica. La Barcelona de las exposiciones de 1888 y 1929. La Barcelona de los anarquistas y del pistolerismo de la patronal. La “Rosa de Foc”…”la ciudad de los prodigios”.


Y supongo, que hay otra razón afectiva en el que suscribe para sentirse unido a la obra de Mendoza…y es el hecho de que un buen día de 1919, mi bisabuelo y mi bisabuela emprenden el camino desde un pueblo de su Aragón natal hasta Barcelona, en la que nacería su descendencia hasta el día de hoy. Un servidor desciende de alguien que dejó el arado para cavar zanjas en las obras del metro de Barcelona, empresa en la que trabajaría el resto de su vida. Como muchos de los que quizá lean esto ahora, soy un producto vivo de la ciudad de los prodigios.

Salud, paz y Amor a todos.




14 comentaris:

ana 18 octubre, 2010  

muchas gracias por la entrada, nunca he leído nada de este escritor, pero nunca es tarde para empezar.

besitos

Txema 18 octubre, 2010  

Pues a mí también me cae bien este señor.

Sólo he leído la del caso Savolta que -creo- después fue una película bastante floja. No recuerdo bien.

Tendré que retomar a este autor.

saludos

Eastriver 18 octubre, 2010  

No sabría decirte... He leído poco, algunas cosas más interesantes que otras. Pero me cae bien, eso es cierto.

Lo que me ha dejado de piedra es lo de tus bisabuelos con el metro de Barcelona. Es muy curioso. Recuerdo esa peli de Fellini, sobre la construcción del metro de Roma. En cualquier caso nada es casual: qué bien te define eso, genéticamente casi. Siempre pensé que eras un buscador del subsuelo... Una gran abraçada...

Antonio 18 octubre, 2010  

Acabo de leerte y he recordado que en mi biblioteca anda esperando lectura “La ciudad de los prodigios”. En cuanto termine el libro que tengo entre manos, paso a leer este.

Gracias por tu orientación.

Un abrazo

Camino a Gaia 18 octubre, 2010  

Hace ya bastante tiempo que leí "El misterio de la cripta embrujada" y si hay algo que me fascina y me hace ser un admirador de la obra de Eduardo Mendoza (por lo menos del libro que he leído) es su capacidad para hacernos reír. Gila decía que el humor es el traspiés de la solemnidad y creo que Mendoza hace buen empleo de esa ley universal de la naturaleza.
Un saludo

Ataúlfa Braun 18 octubre, 2010  

Yo también soy nieta de gentes que vinieron a buscarse el pan a la ciudad prodigiosa, y eso les hace prodigiosos a ellos allá donde estén.
"La ciudad de los prodigios" y "La verdad sobre el caso Savolta" son absolutamente geniales. Te hacen leer y leer del tirón hasta la última página. Antes de que existieran Zafones y demás, Mendoza con su pluma cargada de humor, sarcasmo y alevosía nos ponía al tanto de esta ciudad que poco a poco va dejando de ser prodigiosa, puesto que quedan pocos rincones para la ensoñación.
Una bonita entrada.

Salud!

Jordi Pascual Morant 18 octubre, 2010  

A mí también me cae simpático Eduardo, pero nada en absoluto el premio Planeta. Deberían presentarse sólo dos autores, y no crear falsas ilusiones al resto. Lo mismo pasaba con los que dejaban los pueblos cargados de ilusiones, cuanta decepción.
un abrazo

RGAlmazán 19 octubre, 2010  

Lo del premio Planeta, francamente me repatea, pero Mendoza me ha apasionado. Un hombre que, como bien dices, querido Fritus, emociona.
Creo que La ciudad de los prodigios es una de las novelas mejor construidas de la literatura en castellano del siglo XX.
Creo haber leído casi toda su obra y es de los escritores con los que más he disfrutado. Su trilogía policiaca-humorística con ese detective peculiar tiene humor y literatura.
Un buen escritor a los que siempre apetece leer y releer sus obras.
Un abrazo para usted y sus diosas fenicias.

Salud y República

Isabel Martínez Barquero 19 octubre, 2010  

Me uno al espíritu de entrada, pues me cae genial Eduardo Mendoza.
De él, leí "La ciudad de los prodigios" y "La isla inaudita". Sobre todo, la primera es una de esas novelas que permanecen en la memoria y explica la Barcelona de los años que van entre las dos Exposiciones Universales que allí se celebraron.

Escribe bien, es ameno y cumple el viejo dicho de "enseñar deleitando".

Un placer esta entrada, Fritus.

fritus 19 octubre, 2010  

Apreciados compañeros,

Ante todo, muchísimas gracias por vuestros amables comentarios, ...por mi parte confesar que estoy un poco avergonzado por un par de cosillas . La primera, por lo poco que comento, -en este mismo blog y en la blogosfera en general, cosas de un curro que me abduce, de otro curro doméstico que me secuestra, y de una niña de dos años que me abduce también-, y la segunda, y por los mismos motivos, por lo escaso de este post ( mi idea inicial era dedicar una entrada al mismo tema con un recorrido, más o menos detallado, por impresiones de la Barcelona de principios del XX, pero confieso sin rubor que me pilló el tiempo.)
ANA, efectivamente, no sólo nunca es tarde para empezar sino que garantizo entretenimiento seguro.
TXEMA, sí señor, como suele ocurrir la película no hizo honor al libro... decádas después también ocurrió en la versión cinematogràfica de “la ciudad de los prodigios” y eso que estaba dirigida por el siempre solvente Mario camus.
RAMÓN ...Algo de razón tienes....de mi bisabuelo no sólo heredé su figura desgarbada de torpón de 1’85 ( “tu bisabuelo Manuel no pasaba por esa puerta...” solía repetir con amor filial mi abuela, supongo que por eso le ficharon inmediatamente para cavar zanjas) sino cierto amor a rebuscar en el subsuelo...sí, soy tu hombre, una auténtico ratón de sótanos y de historias olvidadas..

fritus 19 octubre, 2010  

ANTONIO…de veras no te arrepentirás, compañero

CAMINO A GAIA. Muchas veces en mi vida he pensado en los muchos señores Sugranyes( creo recordar que algún, o algunos personajes se llamaban así) que me he ido encontrando por el camino. Y sí, el humor no es solo eso que dices, sino una auténtica tabla de salvación ante lo que nos rodea…yo intento agarrarme siempre que puedo.

ATAULFA…gracias por tus bellas palabras, y desde luego, es una gran verdad lo que dices, cualquier inmigrante sale del ámbito de lo estrictamente normal para entrar en la categoría de lo heroico. Lástima que en este país de señoritos nuevorricos muchos lo han olvidado.

JORDI coincido contigo en una tirria inmensa al premio planeta y lo que significa, pero sinceramente, antes de el pelotazo de su impresionante dotación económica se lo lleve alguna expresentadora de Tv u otro producto prefabricado, …pues que se lo lleve Mendoza.

RAFA …si es verdad, 5 siglos después, Mendoza bebe de las fuentes de la picaresca española y del modelo cervantino, sin dejar de ser un escritor muy actual.

ISABEL…gracias por tus palabras. La isla Inaudita, es una de mis pendientes de Mendoza, y me pondré a ello…

Un abrazo a todos, amigos.

Eastriver 19 octubre, 2010  

Dani Fritus, ni se te ocurra excusarte porque no hay delito. La vida va como va, y a veces tira por un lado y otras por otro, como un traje con el que debemos aprender a convivir. Adaptarnos, vaya... Te secuestra el trabajo y te secuestra la peque. Lo primero, què hi farem. En cambio lo segundo te ennoblece. Así que a hacer lo que se pueda, priorizando lo realmente importante. Yo sólo lo siento por una cosa: porque me gustaría poder leerte en tu blog más a menudo. De todas formas, aunque sea a veces breve, tú también ennobleces Grito de Lobos. Ni lo dudes.

Ciberculturalia 20 octubre, 2010  

Aunque algo tarde, te diré que yo me he alegrado por Eduardo Mendoza, autor que me gusta mucho. También pienso que Mendoza no necesita el premio Planeta en absoluto, salvo quizás por el aspecto económico.

Uun premio el Planeta literariamente bastante desprestigiado, aunque los últimos tiempos están intentando mejorar su imagen.

Un beso

RAB//. 22 octubre, 2010  

Bueno, yo no tenía ni idea de que existiera... de lo único que tengo idea es de que por el Planeta te sacas unos 600.000€. Así que espero que, además de ser buen escritor, sea buena gente. Que si a todos los que son buena gente les dieran esa pasta otro gallo cantaría...
Un saludo

Publicar un comentario

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP